viernes, 3 de diciembre de 2010

¿ Para qué sirve la desesperación ?


Qué extraña paz nos inunda cuando, tras un examen de conciencia, nos damos cuenta de que, al fin y al cabo, somos nosotros mismos quienes nos equivocamos.

Que el dolor y sus derivados, como la rabia por ejemplo, procedieron de nuestros propios errores.

Es una paz preludio del aprendizaje; aprendizaje, preludio del cambio para seguir hacia adelante.

El "yo" no es algo estático, es un proceso. Cada dia que pasa es un dia nuevo y el "yo", cuando amanece, es un poco otro "yo".

Lo mismo le pasa a los grupos, sociedades y naciones. Nada es estático. Si hay una ley consistente en el Universo es la ley del cambio constante.

Pero, ay amigos, el cambio siempre es un desafio. Un desafio a un estilo de vida en el que nos refugiamos pretendiendo o creyendo que todo podrá seguir siempre igual.

El cambio amenaza nuestros vínculos, nuestra sensación de control e identidad. Cosas que tienen que ver con la propia supervivencia.

Llega un momento en que ese estilo de vida en el que nos refugiamos ya no nos proporciona la seguridad de antaño y, de una u otra forma, lo debemos modificar.

Para iniciar el cambio, la desesperación ayuda.

miércoles, 1 de diciembre de 2010

Estilo de vida inviable


Que un estilo de vida se vuelva inviable quiere decir que ya no nos es posible mantener con él, los roles habitulaes, vínculos, capacidad de control de nuestro medio, ritos, costumbres etc.

Por todo lo anteriormente mencionado, nos podemos llegar a ver a nosotros mismos sumidos en el miedo a la soledad, al desarraigo, al aislamiento etc. Es entonces, cuando uno llega a sentir la desesperación de ver que el estilo de vida de siempre ya no nos proporciona seguridad, vinculos sólidos, identidad etc; cosas que tienen que ver con el instinto de supervivencia.

En este caso podemos sentir lo que podemos llamar un miedo existencial (equivalente al miedo a la muerte en los animales menos evolucionados). Esto último es lo que nos llevaria a un sentimiento de desesperación, antesala a un cambio en el estilo personal de vida, para lo cual, se nos deben presentar a su vez nuevas oportunidades.

domingo, 28 de noviembre de 2010

"Yo como agente" "Yo como objeto" y "Yo como experiencia"



Una vez un amigo mio me dijo..." Yo soy mi cuerpo ".

Me quedé un rato pensando...pero hombre, si digo que yo soy mi...lo que sea, yo tendré que ser ese "alguien" que posee ese cuerpo, por ejemplo el que echando un vistazo a mi cuerpo exclama:

" Éste no es el cuerpo que a mi me gustaría tener ".

Entonces eché un vistazo a mis emociones... ¿seré yo eso? ¿mis emociones?

Y pensé..."No puede ser" yo debo ser quien está ya harto de sentirse a veces como se siente, quienquiera que sea yo, ese yo es alguien que quiere sentirse mejor".

Veamos ¿y mis capacidades mentales? ¿mi inteligencia? ¿seré yo las capacides cognitivas que tenga? ¿lo que me hace pensar?

No, definitivamente no, he sufrido demasiado con mis limitaciones. En todo caso debo ser quien quisiera ser más capaz, más perspicaz. Además esas capacidades es algo que yo poseo, así que yo tendré que ser el dueño de todas estas características o atributos que me están dando más dolores de cabeza que otra cosa.

Como diría Eugenio D´ors, yo sería una potencia contra una fatalidad que se le resiste (Religio est Libertas, 1925)

Así que muy en el fondo yo soy, sobre todo, quien padece todas estas imperfecciones. Soy un deseo infinito de amor, poder y libertad; y todo junto, por muy incompatible que pudiera parecer, "alguien" para quien todas esas cosas que he mencionado al principio (físico, emociones, inteligencia etc.) no serian más que limitaciones.

Ahora estamos hablando del "Yo como agente", el cual sería todo lo mencionado más arriba, las capacidades, identidad, historia, propiedades y atributos psicológicos y físicos, todo lo cual seria insuficiente para aplacar la sed de infinitud, de libertad, amor y poder absolutos.

Este es el "Yo como agente", un yo no podría ser percibido directamente sino solamente a través de sus capacidades.

Extendiendonos un poco más en el concepto de "Yo como objeto", yo soy alguien que se llama como se llama y tiene una historia. Es la memoria de mi mismo, de mi cuerpo a lo largo del tiempo y mis experiencias pasadas.

Entonces...yo soy esto último también, el "Yo como objeto", el autoconcepto y autoimagen. Sí, como objeto, ya que en el fondo este "yo" son estructuras de conocimiento, el cuerpo, capacidades, creencias, insertado todo ello en el cerebro, parte en la corteza cerebral que representa el esquema corporal y parte en la memoria que se aloja primeramente en las profundidades del cerebro, en el hipocampo, y en el neocórtex después.

El "Yo como objeto" vendria a ser la actualización de todo nuestro pasado, biológico y psicológico, en el presente.

Pero tambien soy un "yo experiencial", el "Yo como experiencia", justo este ente que está escribiendo; que es consciente en este mismo momento; que ve la pantalla y las letras correr mientras escribe; que siente como siente en el momento presente, que lo recorre como un surfista que no tiene en este mundo otra cosa más que la tabla y la ola que le arrastra, olvidado de sí mismo y de su historia, momento cumbre que nos conecta con el ahora mismo. Soy los colores y formas que inundan mi visión, mi vista. Los sonidos que escucho, cercanos y lejanos, mi propio peso, aquello que perciba en este momento de mi propio cuerpo, y un recuerdo...un recuerdo...un recuerdo...

Abandono inconscientemente mi yo experiencial (Yo como experiencia) y un nuevo personaje surje en escena. El peso del pasado, mi "Yo como objeto" y el sufrimiento; sufrimiento de no ser lo que deseo; el "Yo como agente", ese ente incognoscible...

viernes, 26 de noviembre de 2010

¿ Existe el libre albedrio ?


Si nos tomamos en serio los presupuestos de la ciencia, tendriamos que ser rigurosamente deterministas; y yo mismo, fascinado por ese punto de vista, lo he sido durante mucho tiempo, negando el libre albedrio y creyendo a pies juntillas en que éste no era más que una simple ilusión.

Pero parece ser que no es tanto asi. Es evidente que estamos dotados de un organismo, regido por su sistema nervioso, el cual nos hace capaces de prever las cosas, de evitar peligros y de buscar insaciablemente lo que más deseamos, siendo capaces de conseguirlo en cierta medida.

Como he explicado en otra ocasión, somos todos un organismo en proceso y en ese organismo cabe detectar varios fenómenos a los que podemos denominar "yo".

Cuando decimos "yo", nos podemos referir a la imagen que tenemos de nuestro cuerpo, nuestro nombre y la historia que nos hacemos de nosotros mismos. Algo, en sí, construido de manera un tanto artificial. De hecho nos podriamos cambiar nuestro propio nombre y variar u olvidar nuestra propia historia.

En fin, este último aspecto del yo es algo que está ahi, es como un objeto, el cual puede ser de una u otra manera, puede variar, o incluso desaparecer, como les pasa a quienes tienen la desgracia de sufrir la enfermedad de Alzheimer.

Es por eso que yo le llamo el "Yo como objeto"

Este "Yo" no decide nada, está ahi, a merced de otro "Yo", del "Yo como agente" que es el portador del deseo infinito de amor, poder y libertad, junto con todas las características corporales, consideradas todas ellas de forma exhaustiva.

Este último "Yo", el "Yo como agente" es el que nos convierte en agentes, esa parte de nosotros mismos capaz de mirar hacia el futuro y hacer los reajustes y planes necesarios.

El "Yo como experiencia" no es lo mismo que el "Yo como agente", el "Yo como experiencia" somos nosotros en este mismo instante, este yo consciente de lo que va ocurriendo en nuestro mundo segundo a segundo; se trata de nuestra consciencia con un sentido del yo, de lo contrario sería una simple experiencia, presente cuando soñamos, por ejemplo.

Somos una maquinaria que desea, una maquinaria loca que dispone de unas maravillosas capacidades para evitar peligros e intentar conseguir todo aquello que desea, todo aquello que nuestro "Yo como agente" se proponga, no sólo para evitar peligros, sino para sobrevivir e intentar ser todo lo más satisfactoriamente posible, estableciéndose una metas, de acuerdo con unos valores.

Somos libres de crearnos todo un mundo de valores y formas por las que creemos que podemos dar satisfacción a nuestro "Yo como agente", es decir, a ese anhelo interno, insaciable, de amor, poder y libertad que forma todo nuestro organismo "cuerpo-mente".

Somos todo lo libres que podemos ser, gracias a que somos un agente capaz de establecerse los objetivos que cada uno considere, siempre como base de todos ellos, la propia supervivencia.

¿ Estamos determinados ? sí, casi en su totalidad.

¿ Disfrutamos de alguna libertad, es decir, tenemos libre albedrio ? seguramente que sí (dependiendo de cómo definamos el libre albedrio)

Y esa es la gran creación de un Universo ininteligible que es capaz de producir criaturas como nosotros.

sábado, 20 de noviembre de 2010

Límites del " Yo como sujeto "


El " Yo como agente " contiene en sí mismo, deseos que pueden tropezar unos con otros.

¿Cómo podrian satisfacerse simultanea y plenamente el amor, el poder y la libertad?

Pero no es ése el único límite a nuestros más profundos, conflictivos e insaciables deseos.

Debemos considerar también la necesidad de supervivencia de los grupos, familias, sociedades, naciones y estados, los cuales nos exigen a veces nuestro propio sacrificio, pongamos por ejemplo, como caso extremo, los kamikazes japoneses que entregaron su vida por su nacion.

Hablaremos de todo esto más adelante y veremos las funciones de las neuronas espejo, origen de la empatia y formación del "nosotros", instancia que coharta los deseos infinitos del " Yo como agente "

domingo, 12 de septiembre de 2010

¿ Sentimiento de vacio ?


Despierta, alma dormida, y habla. No lo dejes de hacer nunca. Bastante silencio habrá después de la muerte.

Pero, por ahora, deja que fluya ese mundo interior, que se convierta en grito, que despierte otras conciencias, que se produzca una vez más ese milagro de la conexión.

No existe el vacio; si se comparte, un vacio expresado deja de serlo en el mismo momento en que es verbalizado.

Cada uno está en su isla, pero hay otras islas más allá, y lo sabemos porque, a veces, tenemos los ánimos suficientes y hacemos el esfuerzo de recorrer su distancia en la canoa.

Otras veces los ánimos no nos acompañan y ni usamos la canoa ni vemos otras islas pero, las veamos o no, siempre están ahi.

Una vez alguien me insinuó que yo era blando y yo le repliqué con las palabras de Ovidio:

"¿Qué cosa más dura que la piedra? ¿Qué más blando que el agua? Pues el agua blanda cava la dura piedra"

sábado, 11 de septiembre de 2010

Descanso


Es que no me gusta repetirme, dar vueltas sobre el mismo tema. Me gusta la variedad, cambiar de pensamientos dejando que fluyan libremente.

Pero nuestra capacidad tiene un límite, límite que es fuente de sufrimiento.

No me gustan las divagaciones ni elucubraciones. Me gusta pisar en firme y describir hechos o acontecimientos que sin lugar a dudas ocurren en mi interior.

Yo siempre parto del sentimiento, no tanto del pensamiento. Los pensamientos son empujados muy frecuentemente por lo que siento. Me fio más del mundo emocional que del intelectual.

La emoción está más enraizada en la carne. Los pensamientos, reflexiones o argumentos desconectados del mundo emocional son humo.

Y como ahora mismo no siento gran cosa, me limito a tratar de explicar intelectualmente el proceso que creo que tiene lugar dentro de mi cuando escribo.

Por eso no me parece demasiado importante la ocurencia de hoy. Es una ocurrencia que parte más de la cabeza que del corazón.

Buenos dias


viernes, 10 de septiembre de 2010

Dragones


Además de un diamante en bruto somos...¡unos dragones!

Sí, amigos, miramos con codicia lo que el otro posee, se lo queremos arrebatar; y los demás a su vez desean comerse parte de lo que nosotros tenemos, si no todo.

Algunas personas son tan ingenuas que no ven esta parte de la naturaleza humana en los demás.

No aceptan este hecho, y o bien lo ignoran, o se revelan contra ello pensando y sintiendo fuertemente: "Eso no debe pasar" "no trago que haya alguien que tenga tan rastreras intenciones".

Pero es lo que hay; tenemos que vivir con dragones y tal vez también debamos aceptar, por muy ingenuos que seamos, que también nosotros tenemos bastante de dragón.


jueves, 9 de septiembre de 2010

Diamante en bruto



Todos y cada uno de nosotros somos un diamante en bruto.

Sí, amigos. La vida es un martillo que nos va puliendo. Nos golpea para que aprendamos y pasemos a una fase posterior de mayor perfección.

Nuestra visión de la vida se va perfeccionando a base de conmociones.

Nos topamos una y otra vez con los límites de nuestra comprensión. Los desafios son retos a nuestra capacidad de ver las cosas con mayor acierto.

Nuestro errores, frustraciones, disgustos, traumas, fracasos, no son más que indicaciones de que debemos captar y aceptar la vida tal y como es; a nosotros mismos tal y como somos; y a los demás tal y como son.

Si a lo largo de la vida no nos vamos haciendo más sabios, estamos perdiendo el tiempo. Tal vez sea esa la única manera de perder el tiempo. Yo no veo otra.

La sabiduria consiste en ver las cosas, la vida y a los demás con mayor claridad. Nuestra miopia de la realidad se va corrigiendo con cada tropiezo, con cada dolor.

Al final somos piedras preciosas bien pulidas o "desperdicios".

En todo caso, un nucleo de belleza está presente, se actualice o no.

La idea de la reencarnación tal vez se base en el deseo de poder disfrutar de otra oportunidad para mejorar, para conseguir lo que tal vez no pudimos en toda una vida:

Hacer que brille la joya que todos llevamos dentro en nuestro interior.


miércoles, 8 de septiembre de 2010

Lo perfecto es enemigo de lo bueno




Hoy en dia nos resulta complicado elegir entre tanta oferta. Queremos lo mejor, y no sabiendo dónde está lo mejor, nos quedamos con la sensación de que algo se nos está escapando.

¿Vamos a comprar ropa? ¡la mejor!

¿Queremos comprar un libro? ¡el mejor!

¿Un coche? ¡el mejor!

¿Pareja? ¡la mejor!

Pero todos tenemos la sensación de que al final lo que tenemos no es lo mejor. Nos resulta difícil ser felices con lo que tenemos, que aunque lo que tengamos sea bueno...¡tendria que ser lo mejor!

¿Y nosotros? ¿no podriamos ser mejores? sí, pero... ¡tendriamos que ser el mejor!



Aunque en realidad...hablando con más formalidad (perdón por las palabras malsonantes)

Tal vez lo dificil sea descubrir cuál es el propio camino; echamos vistazos a nuestro al rededor para buscar ejemplos o ideas. Cosas que al final son cosas de otros.

Entramos en competiciones absurdas, es verdad.

A veces nos sentimos tan desorientados...caemos en la tentación de renunciar a nuestro verdadero yo y de coger referencias de fuera, las cuales podrian resultar vanas a nuestra propia naturaleza.

¡Qué difícil es apuntar en la verdadera dirección! ¡y qué vital es dar en la diana!

No podemos apuntar bien si ni siquiera sabemos donde está nuestra diana.

Algunas veces sólo descubrimos nuestro verdadero sentido en la vida cuando ya hemos recorrido un largo camino...


martes, 7 de septiembre de 2010

El sentimiento de fracaso


Uno de los sentimientos más penosos es la sensación de fracaso.

Por otra parte uno de los proverbios más populares afirma: "No hay mal que por bien no venga"

Y es que todo lo que nos va ocurriendo es por algun motivo, el cual se nos escapa casi siempre.

Hay razones o factores que no podemos controlar, los cuales son los que van perfilando nuestro destino.

Ya hemos hablado de ellos algunas veces; el mundo inconsciente, los factores sociales y familiares, el propio organismo con su constitución, la historia personal, los deseos más profundos que algunas veces ni conocemos ni tal vez queramos reconocer...

La cuestión es que todo ocurre por alguna razón; el rio de la vida fluye por donde debe fluir y su curso está marcado por la geografia correspondiente.

Los sueños premonitorios, las profecias y videncias, aunque no pueden ser controladas de manera científica, es tal su casuística que resulta absurdo ignorarla.

Podemos decir que hay evidencias de que el futuro está ya escrito, aun cuando reconozco que podemos tener un cierto margen de maniobra. Seria como la libertad que tendriamos de usar una determinada caligrafia o un tipo de color de la tinta sobre algo ya dictado, o el papel que debemos representar, el cual lo podemos llevar a cabo con mayor o menor maestria.

Todo esto nos lleva a concluir que los sentimientos que a veces sentimos de fracaso no son más que dolores a los que etiquetamos como tales, aunque en la realidad no sólo no lo sean, sino que es el único camino a recorrer.


lunes, 6 de septiembre de 2010

Vivir el presente


A veces miramos hacia atrás...

Quién nos puede reprochar que a veces miremos al pasado con nostalgia, que queramos vivir de nuevo aquellas escenas de fuego que quedaron marcadas en el alma.

Quién nos puede reprochar que de camino hacia la escuela, al dar la vuelta a la esquina, echemos un último vistazo, para verle a nuestra madre sonreir mientras nos ve partir.

Para qué está la memoria, si no es para almacenar un tesoro de vivencias, en una maleta que recogeremos a la hora de la muerte.

Hay que vivir el presente, sí, mejor dicho, dejarse arrastrar por la ola del presente, como lo hace un surfista para el que no hay en este mundo, en ese momento, otra cosa más que el mar.

Sin olvidar lo que guarda nuestro pecho, ese peso, testigo de nuestro largo caminar.

El presente, sí, pero cimentado en el pecho, raiz de uno mismo.


sábado, 4 de septiembre de 2010

Dios


Hay una cosa cierta; nuestra vida no la controlamos ni de lejos. Nos gusta pensar que sí, que la cosa está en nuestras manos, supongo que eso nos hace sentir importantes y nos produce cierta euforia.

Pero hay tantos factores que intervienen en nuestro particular devenir...

Concretamente hay dos que están muy por encima de nuestra voluntad consciente. Nuestro mundo inconsciente y el conglomerado social al que pertenecemos.

Es por eso que necesitamos confianza. Un sentimiento básico que nos permite ponernos en las manos de...¿Dios?

Efectivamente, podemos llamarle Dios a todo aquello que controla nuestro destino.

El hombre siempre ha tenido tendencia a creerse el centro de todo: que si el Universo giraba al rededor de la tierra, que si la ciencia psicológica residia en nuestro mundo consciente, que si la ciencia es capaz de explicarlo todo...

No nos hagamos ilusiones, siempre tendremos necesidad de ponernos en manos de algo superior. Tener fe o confianza en lo inefable, lo innominado...nada que ningun ser humano pueda controlar.

Algunas veces hemos querido ver a Dios personalizado en ciertas personas; ¿no hacia el fürer las veces de Dios para muchos fanáticos de su época?

Pues a mi me apetece ver a Dios en algo que no tiene nada que ver con nadie nacido de madre como yo. Hay algo que está más allá de esta cadena biológica de seres sufrientes y acontecimientos cósmicos.

Al final Dios es una creación de la confianza que necesitamos para vivir. Por lo tanto, Dios nos da la vida; lo mismo que "nos la quita" cuando dejamos de creer en él.


viernes, 3 de septiembre de 2010

Unas letras para ti...


No lo tengo fácil, porque no es un dia de esos en los que me suelen venir ocurrencias a la cabeza. Pero sí sé que ahí hay alguien esperando algun mensaje.

Es verdad que tengo hambre de conocimientos, de conocimientos profundos sobre el ser humano y su devenir a lo largo de la Historia.

El mundo de hoy en dia es completamente diferente del que conoci en mi infancia, y sin embargo sé que las emociones son las mismas: con Internet o sin Internet, con televisión o sin televisión, con teléfono o sin teléfono.

Tenemos muchas más oportunidades de conocer a gente de tierras lejanas, de ponernos en contacto con alguien, de estar en contacto con nuestros seres queridos si están lejos. Tenemos conocimientos a nuestro alcance, de una manera que ni podriamos soñar en el pasado.

En teoria estamos mejor que hace 50 años, y sin embargo la gente cantaba con más frecuencia, incluso mientras trabajaba. La competitividad era menor, yo diria. Las normas y valores en general orientaban el comportamiento de la gente de una forma más segura que hoy en dia.

Dicen que todo tiempo pasado fue mejor, es sólo una frase, pero de hecho la gente cantaba más por todas las esquinas.

Hay un refrán alemán que dice "Alli donde veas a la gente cantando, puedes instalarte, es buena gente".

Los niños parecian más prudentes y propensos a seguir las indicaciones de los mayores. Hoy en dia te encuentras con suma facilidad chavales de 10 años con cara de matón deslizándose en esos monopatines, importandoles un bledo si molestan o no. Más bien, por la cara que ponen bastantes de ellos, se diria que eres tú quien les molesta. Te perdonan la vida, vaya.

Ya sé, ya sé, esto suena a la historia de siempre; esa de que antes los jóvenes eran más educados y bla bla bla, y probablemente tengan razón y no sea más que eso, una protesta de carrozón que no quiere que le molesten, como tampoco querian que les molestaramos los carrozones cuando nosotros eramos mozalbetes y nos daba igual que nos daba lo mismo.

Yo creo que en el futuro habrá una revolución de los viejos, que ya está bien de soportar tanta prepotencia de juventud, que la prepotencia conlleva mucha estupidez, que se enteren, y eso no es acertado. Los viejos han aprendido a ser más humildes, y esos que llegan a viejos prepotentes...¡no los aguanta ni su padre!

Bueno, seguro que habré incurrido en contradicciones, prejucios, injusticias y percepciones erroneas, pero me ha apetecido darle a la tecla, aun sin demasiado que decir.


jueves, 2 de septiembre de 2010

Cómo es la vida...


La vida...

Fluye como un rio, en ocasiones bravo, en ocasiones tranquilo.

Unas veces el agua es fria como el invierno y otras cálida como una caricia.

Hay veces en que nos transporta una sólida embarcación y otras una frágil canoa.

Y nuestra mente se colorea con cada situación, como la cara de un niño ante el placer o ante el dolor.

Cuántas veces se nos olvida que el viaje es sólo nuestro, que tenemos que vivirlo tal y como es; no como nos imaginamos que navegan los demás.

Cuántas veces renegamos del rio y la canoa.

¡No deberia ser asi!; pensamos

Y digo yo...¿ por qué no ?

El viaje es muy largo, y el rio también.

Tal vez en el próximo recodo...


miércoles, 1 de septiembre de 2010

¡ Dios mio, estoy pecando !


Es una gozada disponer de una pizarrita como ésta donde escribir lo que a uno de vez en cuando se le pasa por la mente y poderlo compartir con alguien.

Está la mañana completamente iluminada, el cielo azul alegra las pupilas y la gente se aproxima a la playa cercana, deseosa de ponerse morenita y darse un chapuzón.

El mundo parece feliz y yo...

Me sorprendo sintiendo lástima de mi mismo y me autocompadezco; de repente caigo: ¡Dios mio, si estoy pecando!

Esto no puede ser; y me dispongo a cambiar de actitud.

Entorno los ojos y me acuerdo de su dulce sonrisa, de su aire de niña, dulce e ingenua como una margarita y gracias a mi memoria, sonrio yo a mi vez complacido.

No pasa nada, en lo sencillo está el secreto y hoy, amigos, seré feliz mientras siento que mi corazón late tranquilo.

Buenos dias


Carlos Ignacio

martes, 31 de agosto de 2010

Me estoy haciendo viejo


Creo que ya me estoy haciendo muy mayor...Dicen que no son los años lo que le hacen a uno envejecer, que son más bien las enfermedades, accidentes y pequeñas invalideces con que se tropieza uno a lo largo de la vida.

Siempre tocando madera en primer lugar, a mi, de momento, no me ha pasado nada para que no pueda conservar esa juventud con la que me identifico en mi interior.

No amigos, a veces no son las enfermedades, sino las desilusiones las que le hacen a uno envejecer.

Se va perdiendo la fe. No la fe en Dios, en el cual a mi manera creo y siempre creeré; me pondré en sus manos hasta la muerte.

Pero no sé cómo decir...es una pérdida de fe en las personas...los vínculos no son tan fuertes como uno creia.

Cuando uno es pequeño, tiene una fe inquebrantable en que los demás no le van a traicionar.

Yo he llegado a un punto en el que veo la traición como algo previsible y natural.

Sí amigos, me estoy haciendo viejo...

lunes, 30 de agosto de 2010

¿ Hay algun pecado imperdonable ?


Yo siempre oi, de pequeño, que el único pecado que no perdonaba Dios era el de la soberbia, pecado por el cual su ángel favorito, Luzbel, fue condenado a los infiernos, convietiéndose de esa manera en el representante del mal, cuya misión, desde siempre, ha sido pervertir al hombre y a la mujer; esa creación de Dios que tanto él envidiaba y ante la cual no se quiso inclinar.

Pues bien, más tarde escuché de un buen amigo mio, un sabio que por desgracia murió hace unos años, que el único pecado imperdonable era el de la indolencia.

Si me lo preguntaran a mi hoy en dia...diria que el único "pecado" que nos lleva inexorablemente a la perdición y con muy difícil solución es "La baja confianza junto con una alta desconfianza".

Sí, amigos, la confianza y la desconfianza son dos variables independientes, como asi lo ha demostrado Rodrigo Yañez Gallardo, de la Universidad de La Concepción de Chile en el 2006.

Asi que cuando se encuentran estos dos factores mencionados, La baja confianza junto con una alta desconfianza, el individuo asume motivos negativos de parte de otros y asume también que su mejor defensa es el ataque.

Una vez entrados en esta dinámica es muy difícil salir de ahi; y por eso creo yo que hay que ser muy inteligente para llegar a redimirse, dándose uno cuenta del error y tener la responsablidad para pasar a tomar medidas al respecto.

jueves, 19 de agosto de 2010

Química interpersonal


Todos sabemos que para que se produzcan resultados satisfactorios en una relación es necesario eso a lo que llamamos química, pero...¿ya sabemos de lo que estamos hablando cuando empleamos ese término?

Pues no, no lo sabemos, porque lo único que percibimos es que con alguien nos sentimos bien y punto. Las razones no son nada fáciles de determinar.

Se ha hablado de muchos factores que tienen relación con la química que se produce entre las personas; y muchos de esos factores son inapreciables de forma consciente.

Se ha hablado de olores, olores similares a los de nuestros progenitores (sobre todo al de sexo opuesto) que nos llevarian a una atracción por alguien, y por supuesto, no sabiendo por qué, porque no serian sensaciones que percibiriamos conscientemente.

Hay un factor importante; hay gente a la que le gusta la gente y por supuesto, es más fácil encontrarnos a gusto con personas que en general están abiertas y les gusta la gente.

Nosotros mismos podemos encontrarnos en una situación o estado mental óptimo, en un momento y lugar determinado, a través del cual se podria producir con más facilidad una relación exitosa, de la que diriamos que se trata de una relación en la que hay química, dependiendo en este caso más de factores externos, como el momento y el lugar, que de factores internos de la personalidad de las personas que se encuentran.

En fin, que habria muchos factores que influirian en esa magia de la química y no habria forma de predecir cuándo ni por qué se producirá.

Se ha hablado hasta de factores hormonales en ciertos casos muy concretos.

Se sabe por algunas investigaciones, que la mujer mostraria mayor preferencia por hombres majos, de rasgos y características femeninos, cuando no tienen niveles muy altos de estrógenos, que serian los hombres que eligirian para compartir el dia a dia.

No obastante, en los periodos de mayores niveles de estrógenos, esto es, cuando están ovulando, mostrarian mayor preferencia por hombres de rasgos muy masculinos, con altos niveles de testosterona, hombres menos fiables para compartir la vida, pero mejores como portadores de genes más favorables para la futura prole.

En fin, este último es un caso muy particular y algo que , por supuesto, es completamente inconsciente en principio.

En definitiva, que no hay manera de aclarar lo que es eso de la química, aunque sabemos que es la condición "sine qua non", para que se produzca una relación exitosa entre las personas.


Carlos Ignacio

Confianza con cautela


Ésta es como una carta que envio a un amigo desconocido, alguien sin voz ni rostro donde proyecto mi afecto desde mi soledad.

¿Es mala la soledad?

En todo caso lo que sí es nocivo es sentirse solo. Yo no me suelo sentir solo, el deseo de conocer la verdad me acompaña, y también me acompaña la esperanza del reencuentro. Sí, amigos, hay que reconciliarse con el mundo, lo que no significa reconciliarse de una manera ingenua.

Debemos fomentar la confianza, primer paso hacia el contacto humano. Confianza de que en principio nadie nos desea mal, pero con ojo ante las señales que nos indiquen lo contrario.

Por cierto, éste era un primer tema que me proponia tratar como intento de "formación" de las personas de a pie, aquellas que pudieran tener un interés en aprender cómo llegar a ser más "terapeuticas" en sus relaciones interpersonales. Por supuesto teniendo siempre en cuenta que también es necesario detectar aquellas relaciones con las cuales no sólo estamos imposibilitados de ser "terapeuticos", sino que nos pudieran perjudicar; para salir corriendo.

Y dirán ustedes ¿esto es un farol? ¿una señal de pedanteria inaceptable? ¿tiene algun valor lo que nos pueda decir?

En fin, son preguntas lógicas, ante las cuales no tengo nada que decir. Hay que respetar también los recelos que también son necesarios.

En cualquier caso quien quiera aprender aprenderá y yo me sentiré presionado para explicar las cosas de una manera lo más clara posible, lo que podria servirme de estímulo, como cuando tenia que esforzarme cuando era profesor en mis años de formación.

No sé si será posible llevar a cabo esta tarea.

Por hoy dejaria esta reflexión:

Sin confianza no hay nada, pero ojo; confianza con cautela.

miércoles, 18 de agosto de 2010

Relaciones interpersonales terapeuticas


Las relaciones interpersonales pueden ser más o menos terapeuticas.

La psicoterapia es el tratamiento a través de una relación interpersonal que se establece entre alguien que se dedica a ello, titulado terapeuta, y otra persona a quien se le denomina paciente o cliente (también denominado usuario en los ámbitos de la medicina pública, aunque a mi ese término me parece horroroso).

Pues bien, si basicamente se trata de una relación personal, relaciones personales son lo que se establecen normalmente entre la gente, amigos, familiares, compañeros, conocidos etc.

De manera que las relaciones, en general, resultan más o menos terapeuticas o positivas.

Me pregunto yo si mereceria la pena establecer una formación básica, para el público en general, con objeto de enseñarles a ser más terapeuticos o a detectar relaciones negativas o antiterapeuticas con gente que no les está aportando nada positivo.

La mente también necesita respirar


La inspiración es el movimiento de inhalación de aire por parte de los pulmones.

La mente también necesita llenarse de aire para crear nuevas situciones, obras u ocurrencias.

Asi, de repente, se me ocurre que el aburrimiento es esa falta transitoria de aire que sufre nuestra mente en algunas ocasiones. Ese estado en el que a uno no se le ocurre absolutamente nada.

Necesitamos estar inspirados, sentir que el aire no sólo entra en nuestros pulmones sino también en nuestra mente.

Y eso es lo que me propongo, pensar sobre qué podria hablar, intentar comunicar alguna cosa y hacerlo a mi manera.

No partimos de la nada. Estamos inmersos en un mundo cultural repleto de arte, descubrimientos e invenciones y de ello debemos extraer el aire para crear algo nuevo o, en todo caso, recrearlo a nuestra manera.

Me he propuesto algo muy difícil, esto es, aportar algo cada dia, y me veo obligado a revisar algunos conceptos con los que elaborar mis aportaciones. Es el aire que respira nuestra mente, el germen de toda inspiración.

martes, 17 de agosto de 2010

Tristeza



Algunas veces me imagino que dentro, muy dentro, allí donde se aloja nuestro mundo emocional, existe una meteorologia donde se producen tormentas, dias de sol, dias nublados, lloviznas y chubascos, dias aburridos de viento sur, un sol glorioso de verano y dias tristes de cerrado invierno...

Si el sol está detrás de los nubarrones, tal vez lo único que hay que hacer es no olvidarse de que, a pesar de que no se pueda ver, él esta siempre ahí.

El estado mental


El Estado Mental, hace referencia a la experiencia subjetiva de interpretar un rol determinado.

Ahora mismo ¿qué rol tengo la sensación que estoy desempeñando?

Yo diria que de animador del foro, no es un mal rol, me siento bien, lo único que no encuentro fácil animar a quienes están ahi detrás de su pantalla e ignoro quienes son.

Qué puedo ofrecer, a ver...¿actualidad? no mucha, ¿poesia? no me siento inspirado en estos momentos, ¿tal vez una reflexión? pues no se me ocurre nada...

Pues sí que lo tengo difícil ¡no sé ni a quienes ni cómo animar el cotarro!

De todos modos yo ya le he echado un vistazo a mi estado mental.

Igual intento explicar qué es eso de los estados mentales...

Pero será en otra ocasión, ahora me toca trabajar y adoptar el rol de serio trabajador empeñado en producir buenos resultados en lo que haga.

lunes, 16 de agosto de 2010

¿ Por qué es tan difícil escuchar ?


Es curioso, una de las cosas que más bien nos hace, como personas, es sentirnos escuchados. Que alguien esté ahi interesado en lo que tenemos que decir, en lo que necesitamos comunicar.

Parece que es fácil, que sólo tenemos que dejar que el otro hable, pero eso no es suficiente. La escucha que necesitamos es una escucha activa y ¿ qué es una escucha activa ? ¿ por qué resulta tan difícil que alguien nos escuche de esa manera ?

Empezaré por tratar de explicar lo que significa para mi una escucha activa.

Una escucha activa es sobre todo el interés de saber o enterarse de lo que la otra persona está tratando de decir, de cuál es su necesidad, de hacer un esfuerzo para comprender y preguntar lo que haga falta, si pensamos que no lo estamos consiguiendo.

Pero siendo esto en teoria tan fácil y, por otra parte, tan importante para nuestro bienestar psicológico ¿ por qué resulta tan dificil hacerlo, o conseguir que nos escuchen de esa manera ?

Esto es cuestión de opiniones y la mia es que lo que ocurre es que sólo estamos interesados en nosotros mismos, cualquier cosa que resulte disonante con nuestro pensamiento o estado emocional actual nos incomoda, y nos ponemos defensivos ante cualquier cosa que altere nuestro estado mental actual. Tenemos miedo a descarrilarnos. La rigidez nos impide escuchar, la falta de confianza en nosotros mismos y sobre todo...la falta de interés en lo que el otro nos quiera decir.

La indolencia, en definitiva, ese pecado que segun un antiguo amigo mio, que en paz descanse, decia que no tenia perdón.

domingo, 15 de agosto de 2010

La vida es sueño


Qué gran verdad. Qué dificil distinguir entre sueño y realidad.

Todo lo que construimos es pura invención. Empezando por el lenguaje. Si alguno fuera bueno no habria tantos ¡y tan diferentes!

Un idioma, comparado con otro algo lejano, es ya un ruido sin sentido.

Y qué me dicen del arte. Un mundo recreado por nuestra imaginación y fantasia. Qué hay de realidad objetiva en todo ello...

¿Y lo que pensamos? ¿no es todo una fabulación para dar sentido a lo que nos pasa y a nuestra existencia?

Cuando soñamos reaccionamos igual a como lo hacemos en la realidad. Nuestras alucinaciones nocturnas nos pueden llevar del terror al éxtasis. Como la vida misma.

La vida igual que el sueño es... ¡una pesadilla!

(a veces)

sábado, 14 de agosto de 2010

Atribuciones


Se trata de las atribuciones que hacemos sobre los motivos o intenciones del comportamiento de los demás.

Está demostrado que a lo que reaccionamos emocionalmente no es tanto a lo que nos pasa, como a las atribuciones que hacemos de las causas o las razones que encontramos a lo que nos pasa.

Cada uno tiene una forma "instintiva" personal de reaccionar a lo que le ocurre, dando unas razones especiales, propias de cada individuo, y tiende a ver intenciones particulares en los distintos comportamientos de los demás.

Por supuesto las causas, intenciones o atribuciones que cada uno haga de lo que le pasa o del comportamiento de los demás pueden estar más o menos ajustados a la realidad y algunos errores pueden dar lugar a un gran sufrimiento, al ser precisamente las atribuciones de lo que el otro hace, lo que le hace a uno reaccionar emocionalmente, no lo que ocurra o lo que hagan los demás.

Lo que intento es explicar el proceso de atribución, esto es, todo el proceso psicológico que seguimos desde que comprobamos un hecho o comportamiento de alguien hasta que establecemos su causa.

No es ninguna tonteria, porque de la causa que establezcamos depende el cómo nos vamos a sentir. Los hechos, comportamientos y demás acontecimientos, inesperados o no, en sí mismos no nos afectarian demasiado, pero cuidado con las atribuciones que hagamos de las intenciones y causas que ha habido detrás de lo que hemos observado o presenciado, porque eso sí va a determinar nuestra respuesta emocional.

Por ejemplo: ¿Por qué me han rechazado? ¿Por qué he fracasado?

La verdad es que no es fácil hablar de este tema y dar algo de luz en unas pocas lineas.

Me conformaré con indicar que unas veces hacemos incapié en los factores externos para explicar una conducta, el ambiente u otras cosas ajenas a las persona y otras veces atribuimos un comportamiento a la persona en sí, a su forma de ser, a su intención personal, o sea, a algo que estaria completamente bajo su control.

Esta orientación es muy buena para destapar o descubrir prejuicios que han influido en nuestra forma de pensar, originándonos problemas emocionales de todo tipo.

Tal vez en otra ocasión abunde más sobre este tema. En el formato en el que suelo expresarme, lo dicho hasta ahora será suficiente.

viernes, 13 de agosto de 2010

El estilo de vida



Pues verán ustedes, hoy querria hablarles de cómo nos amoldamos a los estilos de vida para compensar nuestro miedo existencial, el cual es debido a nuestro sentimiento de separatidad como seres humanos.

Separatidad con respecto al medio ambiente, o al Otro con el que nos identificamos. Necesitamos un sentimiento de unidad con los seres queridos.

Partimos de que por una parte necesitamos sobrevivir, apegados a aquellas personas o situaciones significativas para nosotros. Esto se mantiene por medio de un determinado estilo de vida.

Por otra parte, hemos de considerar que las circunstancias, o sea, el "mundo" va cambiando.

Estos procesos de cambio constante ponen en peligro la viabilidad de los estilos de vida a los que nos acomodamos, porque puede llegar un momento en que dichos cambios hacen que el estilo de vida actual no llegue a satisfacer nuestras necesidades de relación con aquello que realmente nos llena. Nuestro estilo de vida empieza a ser inviable.

Un estilo de vida nos sirve mientras nos sirve.

Pero a todo esto ¿qué es un estilo de vida?

Pues un estilo de vida es un conjunto de roles que adoptamos, normas, rituales y relaciones. Todo esto define lo que llamamos un estilo de vida. El mantenimiento de relaciones sociales importantes con las que nos identificamos y con la sensación de que esas relaciones son previbles y sobre las que ejercemos cierto control.

Todo aquello que amenace el vínculo con las personas significativas con las que nos identificamos o que amenace el "control" que ejercemos sobre ellas, provoca un miedo existencial y tratamos de hacer lo que sea para mantener el mismo estilo de vida aunque se estén produciendo cambios que pudieran indicar que ese estilo de vida ya es menos viable o no nos satisface tanto.

Pero ay amigos, llega un momento en que la desesperación nos inunda, y ésta nos obliga a amoldarnos a nuevas circunstancias, a adoptar un nuevo estilo de vida, diferente al anterior, si es que se nos presenta la oportunidad, en el que veamos que nuestro miedo existencial se vuelve a reducir, una nueva situación con nuevos comportamientos, normas, rituales y relaciones personales con las que de nuevo nos identificamos.

En este punto pasamos a una fase de adaptación a las nuevas circunstancias, al nuevo estilo de vida, el cual intentaremos mantener, hasta que nuevos cambios nos obliguen a su vez a buscar nuevas fórmulas para acallar de nuevo nuestro miedo existencial a la soledad, en definitiva, a la muerte social.

jueves, 12 de agosto de 2010

El deseo más profundo


En el núcleo más profundo de nuestra personalidad hay un deseo, cristalizado en nuestra más tierna infancia. Este deseo consiste en el deseo de ser el Otro.

A ese Otro se le ha denominado de muchas formas, pero en todo caso ese Otro es el espejo en el que nos miramos un día, cuando descubrimos que fuera de nosotros hay un mundo a parte, y ese mundo está regido por algo que está fuera de nosotros.

Nos percibimos como algo que no es el centro precisamente, y deseamos ser el centro de todo.

Y me preguntarán, a qué viene todo esto.

Pues verán ustedes, es un intento de explicación del origen de todos los "pecados" capitales y de la locura humana que a tantos sufrimientos nos ha llevado en nuestra historia desde que el ser humano lo es. Desde que abandonó esa existencia inconsciente en la que daba igual si era el centro o no, porque ni se lo planteaba.

Gautama, el buda, lo intuyó cuando predicó que el nirvana se podría alcanzar con la renuncia del deseo, y por supuesto, habría que erradicar el deseo más profundo ¿seria esto posible?

miércoles, 11 de agosto de 2010

Un acertado sentido de la vida



Un objetivo importantre en la vida es llegar a conseguir estar bien, sean cuales fueren las circustancias, asi haga frio o calor, asi caigan chuzos en punta o el mundo se ponga en contra de nosotros.

La fuente del bienestar debe estar dentro de uno mismo, no fuera.

No se puede evitar chocar a menudo con algunos comportamientos caprichosos, actitudes falsas, intentos de manipulación, engaños, abusos u otras agresiones.

Tampoco podemos evitar el haber cometido errores en el pasado.

El primer paso seria detectar los propios errores e intentar no volverlos a cometer.

El segundo conseguir que los comportamientos de los demás no nos afecten demasiado.

Y el tercero, hallar las fuerzas dentro de nosotros mismos.

Alcanzar el amor y el bienestar.

Dicho en unas cuantas frases, el sentido de la vida.

lunes, 9 de agosto de 2010

La imaginación, un arma de doble filo


Está comprobado que la imaginación ejerce unos efectos similares a la realidad.

Una separación imaginaria es capaz de producir un duelo como el que se produciria en una separación real.

Imaginar que se está enfermo es una enfermedad en toda regla.

Imaginar que uno está amenazado por peligros sin cuento, crea una ansiedad enorme.

Pero ay amigos ¿y si utilizamos nuestra imaginación para lo bueno?

Pues hoy me apetece imaginar que estoy entre amigos, sí, sentado con todos ustedes en una sala, donde la confianza y el buen humor reinan en el ambiente.

Y asi, aunque esté sólo en la realidad, puedo sentir su calor, su apoyo y comprensión. Su cariño y respeto.

Les invito a todos ustedes a que se acerquen, pasen, pasen, siéntense, les ofrezco justo lo mismo.

Imagínenlo con todas sus fuerzas.

Siéntanse queridos, respetados y admirados. Al fin y al cabo, la vida de cada uno de ustedes es digna de una buena novela. No lo duden.

¿Defectos? claro que sí, yo el primero, pero qué me dicen de todos los atributos que les adornan. Todas esas cualidades que les han servido para sobrevivir. Todas esas cosas que les han hecho imprescindibles en los grupos en los que participan.

Dejemos que nuestra imaginación nos sirva para estar más sanos, no más enfermos, que ya está bien.

Que hoy nuestra imaginación nos haga más felices a todos ¿lo intentamos?

domingo, 8 de agosto de 2010

Periodos de silencio


Los periodos de silencio son esos periodos de gestación que necesita nuestro subsconsciente para elaborar una idea que posteriormente será expresada con fluidez.

Son dias de tormento en los cuales parece que no hay ideas. No sabe uno cuando será capaz de poder comunicarse con la claridad y elegancia suficientes.

La mente esta vacia, parece que no hubiera nada que decir. Un bloqueo impide la palabra y el malestar interno es la señal de que dentro, muy dentro, se está librando una batalla.

Las contradicciones encuentran soluciones y salidas en lo más oscuro del incosciente. A veces son los sueños los que las diseñan, muchas veces de manera disparatada.

Qué importante es dejar que la mente funcione por su cuenta. Ella se encarga de ponerlo todo a punto en el lugar y momento adecuado.

Todo esto me lleva a pensar en la importancia de los sueños. Misterio aún no resuelto. Tal vez porque no todos ellos tengan la misma función. Lo que sí sabemos es que a veces construyen aquella síntesis que necesitamos para resolver una contradicción.

Pero hablando de los sueños, aquellos que más me intrigan e interesan son los sueños premonitorios.

Aquellos sueños que nos indican que el futuro está ahi, de forma harto misteriosa.

¿No será el presente nada más que una escena de una película ya rodada?

Esta idea está ya expresada de una u otra forma, lo que pasa que hoy me toca un periodo de silencio...


sábado, 7 de agosto de 2010

El mayor drama del ser humano


Hay veces en las que nos embargan los sentimientos de odio.

Odiamos a los que obstaculizan nuestro camino, a los que creemos que amenazan nuestra identidad o la idea que tenemos de cuál es nuestra nación, a los extraños, al vecino molesto, al de la moto, al que de forma inesperada nos suelta una impertinencia, a los adversarios políticos, al rival etc.

En otras ocasiones creemos que somos odiados, y ya según salimos a la calle nos puede dar la impresión de que practicamente todo el mundo nos odia.

Sin embargo, si profundizaramos aún más, llegariamos a comprender que en realidad nos estamos odiando a nosotros mismos. No es fácil de verlo, la mente tiene sus trucos para hacernos ciegos a aquellas cosas que le convienen.

Es en los momentos de angustia cuando el odio se manifiesta proyectivamente, de forma activa, odiando, o de forma pasiva, sintiendonos odiados.

Pero en el nucleo de nuestro ser, se está produciendo el mayor drama al que se enfrenta el ser humano, esto es, el odio a sí mismo.

Alcancemos la paz con nosotros mismos, y sintámonos libres de decir lo que sentimos y pensamos de una manera asertiva.

La asertividad, ese arte, no siempre fácil de cumplir.

viernes, 6 de agosto de 2010

La respiración


No se puede decir que no haya hecho esfuerzos por escribir la ocurrencia del dia y he pensado en hablar de la prodigiosa función de la respiración.

Es un tema importante. Fíjense lo curioso que es, que nuestro cuerpo está regulado en su totalidad, bien por la musculatura lisa, la cual funciona al margen de nuestra consciencia, de forma autónoma, o por musculatura estriada, la cual funciona obedeciendo a nuestra voluntad.

El aparato digestivo y los vasos sanguíneos están regulados por el sistema nervioso autónomo que inerva a la musculatira lisa y funcionan por su cuenta, mientras que el sistema musculoesquelético está a nuestro servicio voluntario y consciente.

Pero ay amigos, hay una excepción maravillosa, ni más ni menos que el aparato respiratorio, regulado tanto por el sistema nervioso autónomo como por el voluntario que inervan respectivamente a la musculatura lisa y a la estriada. Y esto qué quiere decir.

Pues muy fácil, no tenemos que estar pendientes de la respiración, porque a través del sistema muscular autónomo funciona por sí misma, pero al estar activado a su vez por la musculatura propia de la volición, responde a nuestra voluntad.

Y de esa manera se produce el milagro. La Naturaleza nos ha conferido el poder de regular una función capaz de influir en nuestro ánimo.

Cierren los ojos y realicen una inspiración profunda y echen lentamente todo el aire. Notarán un alivio inmediato en su ansiedad.

Ahora relájense, y ordenen a toda su musculatura que se afloje, que se deje ir y se aplome profundamente. Noten a su vez cómo su respiración se va haciendo más y más profunda.

Está en nuestro poder.

A través de la respiración se nos abren las puertas del cielo.

Agradezcamos a la Naturaleza este prodigioso instrumento del que nos ha dotado.


jueves, 5 de agosto de 2010

Salieron de su pecho


Salieron de su pecho dos palomas y éstas se perdieron entre las rocas y el rocio.

La mañana encendida de rojo rompió los lamentos de aquella criatura que perdió sus ilusiones. No hubo quien la consolara y quedó enquistada su tristeza en una celda gris, escondida en un mundo de cristales amarillos.

El tiempo se hizo nieve, copos que se van depositando, frio que se estrella contra el fuego y unos brazos de algodón, el jilguero canta los recuerdos derretidos y la noche recoge su cosecha, haciendo para sí aquello que nunca se dijo a las estrellas ni a la luna.

Dos cuchillos en el cielo se convirtieron en palomas que regresaron a su pecho.


Carlos Ignacio

miércoles, 4 de agosto de 2010

Cómo se forman las empresas


Damos por supuesto que, ya que nos conviene cooperar y colaborar unos con otros para el beneficio de cada uno, no seria un problema el tema de cómo se forman las empresas, pero hay algo que no está aún aclarado.

No es que alguien nos organice, es que pasa algo que nos organiza a todos, es algo que aún está por determinar, algo que organiza incluso a los aparentes organizadores.

Un mecanismo que podria estar en conexión con los mismos mecanismos que organizan a las hormigas y otras especies a nivel muy inferior al nuestro.



Carlos Ignacio

martes, 3 de agosto de 2010

Ruido en la comunicación interpersonal




Considero que hay mucho ruido ambiental e incluso mucho ruido en algunas conversaciones. Todo aquello que no contenga información clara o que sea redundante es puro ruido.

Hay personas que se dedican a hablar, se toman su tiempo y éste no guarda ninguna proporción con la información que comunican.

Pareceria que lo utilizaran para que se les atienda, para que estén pendientes de ellos, y todo eso a base de turrar con un discurso que no aporta casi nada.

Carlos Ignacio


¡ Qué limitados Estamos...!


Tenemos el cerebro que tenemos, limitado en su capacidad por el tamaño del cráneo.

Tenemos unos circuitos neuronales contados y unos programas que son los que son.

Nuestra capacidad creativa llega hasta el punto que llega y no podemos alcanzar a las estrellas.

Cómo me gustaria ser un poeta genial y vertir mis versos como cascadas que llegaran al mar.

Poder movilizar tus sentimientos creando un puente entre los tuyos y los mios.

Pero qué difícil es llegar a ti.

Prisionero estoy de mi patético egocentrismo, de mis límites, de mi torpeza con las letras.

Pero ay amigos, algo tengo que decir y si no se me ocurre nada un dia, reviento.


Carlos Ignacio

lunes, 2 de agosto de 2010

Amor imposible



Nos separa la eternidad, un mar de soledades arropadas por violetas.
Entre tú y yo hay una distancia sideral, una imposibilidad monstruosa con dientes de tigre.

Dentro, muy dentro, un hambre devoradora incendia las entrañas, mientras tú, allí a lo lejos, muy lejos, intentas saludarme desde el infinito.

Cómo es posible que el vacío sea capaz de recorrer distancias impensables, cielos como galaxias repletas de estrellas.

Una estela de fuego quiere recorrer lo que nos separa, y lo que nos separa es un desierto inhabitable.

Los latidos del corazón, en nuestra intimidad, hacen el amor e intentan mojar volcanes de hielo.
 

domingo, 1 de agosto de 2010

Abogado del diablo ¿corridas de toros?



Como siempre, dominado por mis tendencias conciliadoras, querría dar algo de razón a las dos partes.

¿El toro sufre durante la "fiesta nacional"?
Sí.

¿El toro sufre tanto como los antitaurinos proclaman?
No.

Para nosotros, los seres humanos, hay algo mucho más grave que el dolor y el miedo. El miedo al dolor y al miedo, hacen que se multipliquen de una manera extraordinaria ambas sensaciones.

Si aprendiéramos nosotros a quedarnos con las cosas, tal como son, sin que interveniera nuestra imaginación, nos sentiríamos como en el cielo, la vida sería un camino de rosas.

Ya quisiéramos muchos vivir la vida de un toro de lidia. Mimados durante toda la vida y tener una muerte relativamente rápida en la que, por mucho que se diga, no sufre como lo haría un ser humano en esas circunstancias.

Dicho esto, insisto en que yo también aboliría las corridas de toros, pero lo haría sin necesidad de mensajes distorsionados, exagerando la nota y poniendo un dramatismo donde sólo lo habría poniéndonos nosotros mismos en la piel del toro, cosa absurda porque el toro es un toro y los seres humanos, seres humanos, con un imaginario muy superior a al de aquél.

Eso no quita para que nos tengamos que recrear en el sufrimiento de un toro, sufra éste mucho o poco.

Pero déjenme que ponga una nota siniestra, aunque con visos de realidad.

¿No se han fijado ustedes en aquello a lo que se da más importancia?

Cuando un torero es cogido por el toro, cuando le hinca el cuerno, cuando le arrastra empitonado con riesgo de muerte de aquél. Es eso lo que da más emoción. Es eso lo que se repite una y otra vez en la televisión, como se repiten una y otra vez los goles de un partido de futbol.

El morbo no consiste en ver sufir al toro, que va, amigos, es morbo consiste en el riesgo que corre el torero, en su posible tragedia ¿por qué creen que tiene tanto éxito José Tomás?

viernes, 30 de julio de 2010

La enfermedad


No tengo los ánimos muy allá, pero esto me ayuda. El escribir unas sencillas palabras para que las lean unos cuantos me basta para sentirme mejor.

El problema es tener la sensación de que no se tiene nada que decir. Esto es un error, amigos, siempre hay algo que decir. Como dijo alguien, si no hablamos nosotros lo harán las piedras por nosotros.

A veces me pregunto si las piedras a las que se hizo alusión no serian el propio cuerpo. Sí, el cuerpo que reacciona a lo que no decimos. El cuerpo hablando por nosotros. Este seria el germen de todas las enfermedades psicosomáticas.

Decia el psicoanalista Angel Garma, que un niño con asma infantil seria un niño con el llanto sofocado, o que la úlcera duodenal, por ejemplo, seria el mordisco de la madre.

¿Cómo? ¿que no han entendido? Es igual, el caso es que hablar no puede ser malo, y si se lo proponen, verán que todos tienen algo que decir.

jueves, 29 de julio de 2010

La gratitud


La gratitud es un sentimiento, sobre todo un sentimiento. No hay acción ni palabras que lo puedan expresar en su totalidad.

Propongo que la sintamos ahora mismo. Gratitud por el cuidado que nos prestaron nuestros padres cuando eramos niños.

Gratitud por aquel profesor que supo darnos en su momento una palabra de aliento.

Gratitud por la sonrisa de los vecinos, compañeros y amigos con la que nos dicen que nos quieren.

Gratitud a la vida por darnos lo que nos ha dado. Podemos leer, escribir y pensar...

Gratitud a esa mujer que nos quiso tanto.

Gratitud por la muerte que terminará con todos nuestros males.

Y gratitud a ti, que me lees, a quien le deseo unos buenos dias.

miércoles, 28 de julio de 2010

El sentimiento de inutilidad


Hay un sentimiento que va aumentando con el tiempo a medida que uno se hace mayor. Es el mayor veneno al que se debe enfrentar un ser humano en plena madurez.

El sentimiento de inutilidad.

Es paradógico, porque en plena madurez se dispone de una sabiduria difícil de alcanzar en edades más tempranas.

Pero uno es consciente, de una manera lacerante, de todo lo que ignora. De todo aquello que ya nunca será capaz de aprender y realizar ¿o tal vez sí?

El caso es que uno es más independiente, más autónomo, ocupa un lugar seguro en la sociedad, pero debe caminar con ese insidioso y doloroso sentimiento, como si de un maldito compañero de viaje se tratara.

Hay un proverbio chino que dice "No podemos evitar que los pájaros de la tristeza sobrevuelen sobre nosotros, pero podemos evitar que se posen en nuestra cabeza"

Pues con esa clase de sentimientos viene a ser lo mismo. El sentimiento de inutilidad suele sobrevolar sobre el hombre maduro (cuanta más edad más probabilidad de madurez), pero éste ha de evitar que anide en su cabeza.

El hombre maduro es más solitario y desapegado. Quedaron atrás los tiempos en que su presencia era requerida, en la familia, por ejemplo, pero hay un halo interesante en él.

Ejerce una influencia benéfica con su presencia.

martes, 27 de julio de 2010

Aquello que buscamos, se halla a su vez en nuestra búsqueda



Una vez alguien escribió, no sé quién ni cuando, que aquello que buscamos se halla a su vez en nuestra búsqueda.

Es de las cosas que más me han impresionado ultimamente de lo que aqui se ha escrito.

Es una gran verdad y yo la quiero completar con una explicación que tal vez no se entienda bien, pero que refleja una ley psicológica fundamental.

Nuestro mundo interno, repleto de deseos, fantasias, afectos, modelos, sueños e ideales, tiende a ser coherente con nuestro comportamiento modelador del mundo externo.

Lo interno y lo externo tienden a ser congruentes, de manera que lo interno construye lo externo y lo externo lo interno.

Lo que se halla de nuestra piel hacia dentro, con el tiempo, hace que lo que está de la piel hacia fuera coincidan, se refuerzan ambas fuerzas, ambos mundos y se funden en un todo coherente, sintónico, armónico.

Lo interno y lo externo propenden a la unidad. Las fuerzas más profundas e inconscientes de nuestro interior son atraidas por aquellas del exterior que las satisfacen, que las complementan y realizan.


Carlos Ignacio

lunes, 26 de julio de 2010

Mentiras e Internet


El paraiso de los mentirosos.

Eso es lo que parece, hasta ahora, este mundo de internet y de los foros en particular.

Los que mienten se consuelan y justifican diciendo que esto es un mundo de mentiras. Como si hubiera alguna norma que permitiera dar rienda suelta a todo tipo de tropelias en este medio.

Mentir es pisotear el derecho que tienen los demás a saber la verdad en la medida que sea posible y oportuno.

Hay quien incluso se siente muy inteligente por verse muy capaz de mentir astutamente al personal.

Pero, ay amigos, la mentira tiene una vida autolimitada, y tarde o temprano se sabe la verdad

¡ Incluso en este medio !

De momento el mentiroso y quien quiera engañar o abusar se siente impune delante de la pantalla de su ordenador, pero todo se tiende a normalizar, y llegará un dia que uno se podrá permitir excesos o abusos, en la misma medida en que se los puede permitir en su propio barrio.


Carlos Ignacio

domingo, 25 de julio de 2010

La sabiduria del anacoreta






Querria ofrecerles algo que les dejara satisfechos y se olvidaran de malos rollos.

Querria obsequiarles con algo hermoso para dejar que entren ustedes en este rinconcito y se acerquen al fuego del hogar (hay que ver cómo me pongo...)

Yo no tengo enemigos, sólo gente que no repara en mi, pero eso es normal, cada uno repara en lo que repara. Nuestros cerebros son ordenadores ya programados, y por mucho que nos empeñemos siempre mostrarán las querencias que se hallen insertadas en su respectivo software.

Asi que si les llama la atención este lugar, les desafio a que se incorporen a él.

Y ahora les voy a contar una historia que nos dejó Sakkarah un dia. No la tengo aqui pero venia a decir asi.

Habia una vez un anacoreta que se hallaba con un joven discípulo en mitad del desierto.

Al de un tiempo el joven se empezó a poner nervioso. Se hallaba inquieto.

El anacoreta le miraba y esperó al anochecer para preguntarle.

¿ Qué te pasa, querido discípulo ?

Y el joven le respondió "No sé...llevamos aqui ya bastante tiempo y no conseguimos nada, no llegamos a ninguna parte. Me parece que estamos perdiendo el tiempo. Aquí no lograremos nada"

El anacoreta le respondió, tras un silencio: "bueno..., ya sabía que era eso lo que te estaba preocupando. Es normal, pero te digo una cosa que casi nadie sabe. La vida no está en conseguir cosas, riqueza, posición, victorias ni notoriedad. La vida se asemeja más al tiro al arco. Todo el tiempo que emplees en apuntar a la diana no es tiempo perdido, como si empeñas toda tu vida en ello".

Y se dispuso a preparar la sopa para la cena.

sábado, 24 de julio de 2010

Inteligencia animal


Dejo que mis dedos golpeen las teclas al ritmo de piano man. No sé aun lo que escribir, probablemente no se me ocurra nada.

A veces lo importante es la intención, la necesidad de comunicarse. No siempre nos acompañan las palabras. No siempre tenemos los instrumentos adecuados para expresar lo que llevamos dentro, lo que sentimos, lo que pensamos...

Algunas veces me he preguntado si los elefantes, los chimpancés o los delfines no tienen un mundo emocional tan rico como nosotros. Lo cierto es que aunque lo tuvieran, poco podrian hacer con él. No tienen un aparato laringofaríngeo como nosotros, capaz de fabricar un lenguaje articulado, ni estos dedos pinza que nos permiten realizar tantas labores con las manos.

¿ Se imaginan ? ¿siendo nosotros pero sin poder hablar ni poder realizar practicamente nada con las manos? ¿sin que haya otros que nos quieran ayudar? ¿que nos quieran encerrar o cazar para su negocio particular?

Soy poco propicio a los discursos de protección de animales, pero ante la evidencia de unos cerebros, casi tan o más complejos que el nuestro, no puedo menos que quitarme el sombrero.

viernes, 23 de julio de 2010

La Luna


No sé qué es lo que tiene la Luna...

No me puedo quedar indiferente ante ella. Nadie puede.

Luna misteriosa, Luna que acaricia, Luna que estimula.

Tal vez merezca la pena venir a este mundo sólo para contemplarla.

Nuestros abuelos la adoraban, era una diosa.

¡ Cuántas danzas bajo la Luna !

Su frío te envuelve y se torna cálida de repente.

Aunque también es dañina.

A la Luna hay que odiarla o adorarla, pero sigue siendo una diosa.

Me entrego a ella, y que haga de mi lo que quiera.

¿ que me deja insomne ? lo acepto

¿ que me vuelve loco ? lo acepto

Pero no te vayas nunca. No podríamos vivir sin ti.

¡ Cuanto amor ha presenciado bajo su luz !

Luna llena, Luna loca, déjame dormir esta noche y deja que te adore.

Las brujas lo comprenderán.

Larga vida a este muro, y líbranos de la muerte.

Amén

Boig per tu. Sau
https://www.youtube.com/watch?v=8e9qkRcwXeM



jueves, 22 de julio de 2010

La niña que no era feliz


Alicia era una niña de 10 años que no tenia padres. Le cuidaba su abuela en una casa en las afueras de la ciudad.

Se sentia muy sola. No tenia amigos. Y no es que ella no lo intentara, al revés, siempre buscaba alguna oportunidad para incorporarse a alguna cuadrillita de su barrio.

Una vez lo intentó con un grupo de niños que jugaban en unos soportales, pero se rieron de ella, les parecia feucha, y además vestia como una pobre niña, triste y algo desgarbada.

En otra ocasión se acercó a otros niños que jugaban en el parque, pero éstos le miraron con desconfianza, no le conocian y ni conocian a su abuela. Eran niños de cierto nivel y no querian relacionarse con niños pobres.

Y esto le ocurria siempre que lo intentaba, por una razón o por otra la rechazaban.

Un dia se decidió a ir a hablar con Don Claudio, el párroco del barrio. Queria preguntarle qué podria hacer ella para encontrar a alguien con quien jugar.

El párroco le dijo que habia un sitio en el que se reunian otros niños que también habian sido rechazados. Iban todos con la misma ropa y con un antifaz. Asi todos eran iguales y no habria ningún motivo para sentirse diferente.

Inmediatamente se dispuso a seguir las indicaciones requeridas y se dirigió a ese lugar que Don Claudio le habia indicado.

Se incorporó a la cuadrilla de los marginados, vestida con sus mismas ropas y con su antifaz.

Un anochecer, se encontraban todos los niños enmascarados al rededor del fuego, era la noche de San Juan.

Alicia le preguntó a uno de los niños si era feliz, y le sorprendió escuchar que no lo era. Fue preguntando a otros, y ninguno de ellos era feliz.

Simplemente estaban al rededor de la hoguera.

En ese momento, Alicia se quitó la máscara. Todos los demás niños le miraron sorprendidos, y se empezaron a reir con una mezcla de miedo y nerviosismo.

Uno de los niños se decidió a hacer lo mismo. Y asi fueron sumándose uno tras otro, hasta que todos ellos se quedaron sin máscara.

Se miraban los unos a los otros con emoción, ¡cómo les palpitaba el corazón!

Las risas se oyeron por todo el barrio, y una dulce mezcla de respeto y cariño mutuo les unió a aquellos niños, convirtiendolos, en ese mismo instante, en la cuadrilla más feliz del pueblo.

miércoles, 21 de julio de 2010

¿ Renacer ?


Hoy se me ocurre hacerles una pregunta.

Imaginen que antes de nacer, les dan la oportunidad de elegir si nacer o no. Por supuesto les dan antes una información exhaustiva de las condiciones en que se encuentra el género humano en estos momentos sobre la tierra. Les informan de su Historia y de todos los riesgos de sufrimiento y privaciones. También les hablan de las posibles alegrias, por supuesto.

Pero claro, esto de nacer donde nacemos y através de los padres que tenemos es un misterioso azar, por lo tanto les presentan un bombo, donde se hallan todas las posibles madres parturientas en el tiempo en que nació.

¿Pedirian que se ponga en marcha el bombo? ¿que están decididos a nacer?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...