jueves, 31 de diciembre de 2015

Noche vieja


El dolor primordial se compone principalmente de impotencia, frustración, indefensión, sentimiento de inferioridad, de soledad, miedo, tristeza y dolor. También se pueden añadir ideas o frases como "eres tonto" "eres malo" "no te sabes defender" "tendrías que haberlo evitado" en relación a aquellas personas o situaciones que lo reactivaron.

El rechazo de este estado emocional genera rabia apartándole a uno aún más de la quietud del espíritu y dejándole al individuo pegado a su dolor y con la necesidad de resarcirse en el futuro a través de una victoria vindicativa.

La aceptación del dolor primordial, dándole espacio, y el perdón, no reaccionando ante él, hace que fluya.

¡Feliz noche vieja y próspero año nuevo!

Auld Lang Syne - Lea Michele
https://www.youtube.com/watch?v=cKtQS_prDh0


jueves, 24 de diciembre de 2015

Noche de paz, noche de fe



Yo soy quien ve, no quien es visto. Yo no soy porque se me experiencie, yo soy porque experiencio. Yo no soy lo que dictaminan mis circuntancias en un determinado momento. Ni siquiera soy lo que mi mente interpreta sobre mis circunstancias.

Yo soy aqui y ahora, una consciencia abierta a todos los fenómenos que aparecen ante ella, incluido este organismo cuerpo-mente que proyecto al mundo; ésa es la identidad que nos libera; ése es mi principio absoluto, mi fe.

Feliz Navidad
https://www.youtube.com/watch?v=F_EG6QtRIhA

lunes, 21 de diciembre de 2015

Lo más importante



Ante un desafío emocional es recomendable darle a la presencia una mayor intensidad; una mayor intensidad de presencia puede facilitarse optando por focalizar la atención en algo que te pueda enraizar firmemente en el presente, como la respiración, por ejemplo.

Aceptar es dar espacio a un fenómeno y no reaccionar ante él. Si no sabes lo que hacer simplemente estate en silencio y deja que aparezcan los fenómenos sin reaccionar, incluso si en determinado momento surge automáticamente el ego autocrítico o te has evadido, de esa manera, "no haciendo nada", estás haciendo lo más importante: Erosionar el ego.

viernes, 18 de diciembre de 2015

Después de las palabras y el esfuerzo, una oración

Han sido cinco años de intentar explicar lo inefable y tratar de practicarlo. Ha llegado el momento de la oración; ha llegado el momento de postrarse en tierra y pedirle humildemente al Gran Espíritu del Universo que nos habite, aunque no seamos dignos. Son muchas nuestras debilidades y pretensiones; mucha la inercia, la inercia de esta frágil mente a la que nos agarramos desesperantemente creyendo que un día podremos compensar, a través de ella, todo el dolor acumulado.

Gran Espíritu, danos fuerzas para aceptar todos los desafios emocionales que se nos vayan presentando a lo largo del camino. Te pido que seamos capaces de dejarnos inundar de tu paz, de tu luz, de tu grandeza. Yo no soy digno de que me habites pero te ofrezco este ilusorio ego que me ha servido y aún me está sirviendo de refugio.

Loreena McKennitt Full Circle subtitulada esp
https://www.youtube.com/watch?v=SJNGYxz94AY

viernes, 11 de diciembre de 2015

Discernimiento espiritual

Está lo que es real y lo que es ilusorio o transitorio. Nuestro trabajo es con la discriminación, con el discernimiento entre lo permanente y lo impermanente, es una práctica continua de observación. Es la visión de aquello que está detrás de la forma.

Asi pues, el verdadero discernimiento espiritual es la facultad de la mente de discriminar entre lo real y lo irreal, entre lo que es eterno-imperecedero y lo que es efímero-caduco; se podría decir que es el "suicidio" de la mente, ya que es el reconocimiento por parte de ésta de que ella misma es un constructo inconsistente.

Hay tres metáforas que nos pueden llevar a una experiencia de comprensión de la discriminación entre lo que es real y lo que es ilusorio o transitorio: "espacio-objetos", "consciencia-imagen en el espejo" y "pantalla-película".

El "suicidio" de la mente fue bellamente expresado por San Juan de la Cruz en su noche oscura del alma; fue el gran dolor que tuvo que contemplar su consciencia al final del camino antes de verse inundado por la luz del Espíritu.

The Dark Night of the Soul - Loreena McKennitt https://www.youtube.com/watch?v=wNetL4qCKT0

martes, 8 de diciembre de 2015

Una definición metafórica del despertar espiritual



Despertar es estar perdido en el laberinto de la existencia (angustia básica) y renunciar a encontrar una salida a través de la mente, para volver a ser "aqui y ahora", aceptando el momento presente sin resistencias al dolor propio de la angustia básica.

Es un cambio de identidad: de la identidad egoica a la identidad del ser. El dolor, cuando no se convierte en odio ni da lugar a una identidad de víctima o de "ser raro", es fundamental en este proceso por ser el fuego purificador que lo facilita.

sábado, 5 de diciembre de 2015

Dolor primordial

No tiene por qué hacerse presente el ego cuando uno está solo, pero sí puede haber neurosis en la soledad. El ego es una herramienta cuando uno está con alguien y tiene una función útil para la interacción interpersonal, pero el ego suele traer consigo su propia neurosis, la cual hace que el ego pase de ser una función a una "realidad" y esto lo hace a través de la identificación. De manera que cuando uno está solo puede verse afectado por su neurosis haciendo que el ego siga influyendo en su ánimo en estas circunstancias.

El grado de neurosis depende, sobre todo, de la reacción personal que uno tenga hacia su propia herida. La reacción más tóxica es la reacción de odio suscitada por el dolor, dolor propio de la angustia básica, a la cual podemos llamar dolor primordial, el cual se actualiza en el momento presente, disfrazado, muchas veces, de impaciencia, frustración, irritación, aburrimiento o enfado. El sufrimiento es una resistencia al momento presente con su dolor primordial.

jueves, 3 de diciembre de 2015

Es más importante el caminante que el santo



El camino comienza con el discernimiento espiritual, el cual consiste en discriminar lo verdadero de lo efímero, o sea, ser consciente de ser consciente, es decir, de lo que permanece.

Darse cuenta de que todo lo que existe para la percepción está destinado a desaparecer. Saberlo intelectualmente no es suficiente, hay que recordarlo lo más posible, ponerlo en práctica con intensidad en la vida diaria.

La clave es re-descubrir e identificarse con quienes somos realmente, o sea, la consciencia abierta, el origen y contenedor de un mundo en perpetuo cambio.

El caminante debe estar al corriente de los grandes desafíos que irán presentándose a medida que vaya progresando.

Dante´s Prayer - Loreena McKennitt https://www.youtube.com/watch?v=K8_a0_e8I1g

martes, 1 de diciembre de 2015

La herida familiar

Los familiares son los que más nos pueden herir, porque dependemos de ellos para nuestra felicidad o bienestar; cuando percibimos que su comportamiento es de desprecio o rechazo, el dolor se actualiza de forma aguda y puede convertirse en rabia e incluso odio ocasional, lo cual nos ata de una manera aún más rígida al familiar correspondiente. La liberación proviene de aceptar y darle espacio al dolor sin resentimiento. La no-reacción erosiona el ego y nos libera.

Daniel J. Boorstin

El mayor enemigo del conocimiento no es la ignorancia, sino la ilusión del conocimiento.

viernes, 27 de noviembre de 2015

Es importante saber que no se sabe



Es todo un descubrimiento reconocer que uno no tiene ni idea de por qué está más o menos aislado con su correspondiente dolor. Es normal que no se sepa porque se trata del recorrido vital de ese ente incognoscible que al que llamamos "yo como agente", el cual sigue su propio destino.

Es el "yo como objeto", o ego, el que se empeña en que las cosas tendrían que ser de otra manera y se encarga de buscar "culpables" en uno mismo o en los demás.

martes, 24 de noviembre de 2015

Dependencia de estimulacion externa

Es el dolor primordial o angustia básica, junto con el autorrechazo resultante, la que le puede a uno hacer ciego al gozo proveniente del ser y le obliga a buscar compulsivamente, a través de la mente egoica, un alivio o compensación procedente del mundo "exterior". Todo esto es lo que le hace a uno dependiente de algo o alguien.

sábado, 21 de noviembre de 2015

Huellas en la arena (cuento anónimo)

Una noche tuve un sueño... soñé que estaba caminando por la playa con el Señor y, a través del cielo, pasaban escenas de mi vida. Por cada escena que pasaba, percibí que quedaban dos pares de pisadas en la arena: unas eran las mías y las otras del Señor.

Cuando la última escena pasó delante nuestro, miré hacia atrás, hacia las pisadas en la arena y noté que muchas veces en el camino de mi vida quedaban sólo un par de pisadas en la arena. Noté también que eso sucedía en los momentos más difíciles de mi vida.

Eso realmente me perturbó y pregunté entonces al Señor: "Señor, Tu me dijiste, cuando resolví seguirte, que andarías conmigo, a lo largo del camino, pero durante los peores momentos de mi vida, había en la arena sólo un par de pisadas. No comprendo porque Tu me dejaste en las horas en que yo más te necesitaba".

Entonces, El, clavando en mi su mirada infinita me contestó: "Mi querido hijo. Yo te he amado y jamás te abandonaría en los momentos más difíciles. Cuando viste en la arena sólo un par de pisadas  fue justamente allí donde te cargué en mis brazos".
 

En realidad, cuando las energias del espíritu, o sea, las del "yo consciencia" están "secuestradas" por la mente, es que esta última las necesita para sobrevivir; puede haber, en ocasiones, sufrimiento y hasta auto-odio, pero son en definitiva las energias del espíritu, las que nos hacen seguir hacia adelante en los peores momentos de la vida.

jueves, 19 de noviembre de 2015

La prisión de la libertad

El "yo mente", o sea, todos los procesos mentales, son inconscientes; son como un mundo, al que podemos denominar interior, que está ahi y puede ser, en parte, iluminado por el "yo consciencia", lo mismo que éste "ilumina" al mundo que consideramos exterior. La libertad es el "yo consciencia" desapegado. Lo malo del dolor, en cualquiera de sus formas, es que tiende a secuestrar al "yo consciencia" y asi la consciencia se pierde en el "yo mente" y, de esta manera, el "yo mente" se convierte en su prisión.

lunes, 16 de noviembre de 2015

Queja y aceptación

Queja y aceptación son dos polos que van oscilando como los dos tiempos de la respiración, lo mismo da una queja contra uno mismo que una queja contra otro, en los dos casos se trata del mismo ego, el cual va alternándose con la consciencia abierta, una veces la mano está abierta, y acepta, y otras forma un puño, el cual representa al ego que rechaza. La diana consiste en alcanzar un equilibrio entre las dos tendencias, es decir, no apegarse a ninguno de los dos extremos.

viernes, 13 de noviembre de 2015

Lo máximo que podemos hacer para el despertar es tratar de percibir la irrealidad del ego que creemos ser y esto lo llevamos a cabo a través de la reflexión cada vez que el ego nos ciega y a través de toda la presencia que seamos capaces de practicar en la vida cotidiana.

miércoles, 4 de noviembre de 2015

En cualquier caso, no te sientas culpable

En el proceso de despertar no se puede uno dormir en los laureles del conocimiento. Es necesario practicar constantemente la sabiduria de la quietud. Pero si pasa un tiempo y no te acuerdas...acepta la pena y no le des gusto al ego, el cual estará encantado de que te sientas culpable. Simplemente cuando veas que estás medio presente, opta por profundizar en la presencia, a través de la atención difusa, la cual te llevará de nuevo a la quietud, lo que tú en el fondo eres.

domingo, 1 de noviembre de 2015

Qué hacer con el sufrimiento



Aceptar un dolor es darle espacio, de tal manera que, ampliar el foco de atención al espacio que somos, disolverá gran parte del dolor y lo hará más soportable.

De todas formas hay que estar alerta, ya que el ego, con su resistencia, tenderá a colarse por la puerta de atrás, y a fin de cuentas, el sufrimiento es el resultado de un ego que enjuicia, se resiste, lucha y trata de controlar las experiencias que considera dolorosas temibles o amenazantes. Aceptar el dolor equivale a erosionar el ego.

La clave en el proceso de maduración y crecimiento espiritual consiste en la comprensión y aceptación del dolor, porque todo ello disminuye el miedo, libera de apegos y evita el odio generado por la impotencia ante él.

sábado, 31 de octubre de 2015

Si aceptas el dolor que te trae tu destino, tu destino, sea cual sea, se llenará de luz.

viernes, 30 de octubre de 2015

Si aceptas el dolor que te produce la Naturaleza, la Naturaleza te dará, a cambio, toda su magnificencia.

viernes, 23 de octubre de 2015

El gran obstáculo en el camino a la libertad

El excesivo apego a la autoimagen glorificada de sí mismo lleva al miedo a que ésta se vea dañada, y este miedo, junto con la falta de confianza en si mismo, lleva a la hostilidad y a la severa autocrítica. Estas son las cadenas de las que debemos liberarnos.

miércoles, 21 de octubre de 2015

Sanar la herida

El propósito de la vida sería sanar la herida ocasionada por la necesidad de defender el ego (yo como objeto). Esta herida estaría provocada por el conflicto entre las fuerzas de atracción (afirmación) y las fuerzas de repulsión (negación) y esa herida se puede sanar a través de la emergencia de una tercera fuerza descrita, entre otros, por Gurdieff, una fuerza neutra o reconciliadora, o sea, una propiedad del mundo real: lo que Es y lo que Soy (yo como experiencia).

domingo, 18 de octubre de 2015

Conducta contraproducente

Lo central o nuclear es el rechazo, odio y desprecio inconsciente de uno hacia si mismo y, periférico a ello, las reacciones o comportamientos, llevados a cabo por uno mismo, los cuales encuentra como justificaciones para su autocondena. Uno viene a ser una queja, autodesprecio o culpa en busca de una causa; cuando la causa es elaborada por uno mismo, es a esto a lo que llamamos conducta contraproducente.

viernes, 16 de octubre de 2015

¿Qué es lo que determina el crecimiento espiritual?

Es el "yo como agente" quien determina el surgimiento de la presencia en un momento dado, y éste es un proceso inconsciente. El crecimiento en presencia, lo que significa prestar cada vez más atención al espíritu que somos, es decir, a ese espacio o quietud donde todo lo impermanente discurre, no se produce a través de la voluntad consciente, sino por la comprensión de la importancia de la experiencia de la presencia. Se presta atención a ella cuando surge y se la valora. El cambio de identidad, desde el "yo como objeto" o ego, al espíritu, se produce por un cambio de valores y creencias, lo cual lleva a que se preste más atencuón al "yo como experiencia".

martes, 13 de octubre de 2015

El propósito de la vida

¿Nos acercamos al espíritu a través de nuestra comprension de él más la intención de fomentarlo? o ¿Se presenta él ante nosotros? Los dos procesos van, normalmente, al encuentro el uno del otro. Es posible que en algunos se presente el Espíritu sin ninguna búsqueda consciente previa. Puede ser que las condiciones de la mente sean demasiado difíciles, en algunos casos, para que el Espíritu se manifieste. Por otra parte es posible que, antes de llegar al final del proceso, la vida del cuerpo llegue a su fin. Pero el propósito de la vida, seamos conscientes o no, siempre es el mismo: El florecimiento del Espíritu.

domingo, 11 de octubre de 2015

Obstáculos para la liberación

Debajo del autorreproche, persistente y severo, suele haber, a veces, una necesidad de apego al vínculo famiiar u otras personas significativas y, debajo de esto, un miedo a no ser querido, a la exclusión y al aislamiento. Estos suelen ser los principales obstáculos en el camino hacia la luz que recorre todo ser humano; éste es su propósito en la vida: Recorrer el camino hacia su liberación. Es necesario dejar, en gran parte, en manos del espíritu la tendencia a su majestuosa eclosión.

viernes, 9 de octubre de 2015

A través del contacto con una alerta libre y espaciosa, en el aqui y el ahora, se experimenta una paz que se irradia a los demás produciendo efectos benéficos.

jueves, 8 de octubre de 2015

¿Dónde estoy?

Una de las resistencias a prestar atención al presente es que, cuando se opta por dirigir la atención al aqui y al ahora, a uno le da la impresión de que, al desviar la atención del pensamiento, no va a saber lo que está pasando.

martes, 6 de octubre de 2015

Ego como defensa y Ego como herramienta

En el psicoanálisis se suelen interpretar ciertas reacciones del individuo como defensas que uno mismo construye. En realidad uno no construye ni es responsable de ninguna defensa. La defensa aparece por sí misma. En el proceso de aceptarse a sí mismo se encuentra la aceptación de las mismas defensas creadas por la mente, o sea, por esa contracción ilusoria de la consciencia a la que llamamos ego. Este último, es el ego defensivo, que hay que diferenciar del ego social, el cual no es más que una herramienta más para el efectivo comportamiento de los grupos humanos. Yo soy la consciencia y todo lo que aparece en ella, incluidas las manifestaciones de los diferentes egos.

domingo, 4 de octubre de 2015

La inmortalidad

Miramos el mundo como si eso fuera una cosa distinta de la consciencia, es decir, de nuestro ser. Lo que se muere de nosotros no tiene importancia, que desaparezca no producirá demasiado efecto, es una forma más que aparece y desaparece. Lo más importante o, más bien, lo esencial, siempre permanece.

sábado, 3 de octubre de 2015

Libertad

Una situación, a la cual podemos considerar desfavorable, o dolorosa en algún sentido, es redimida por la aceptación de la misma porque su aceptación deja a la consciencia libre.

martes, 29 de septiembre de 2015

La verdadera meditación

En la verdadera meditación no hay nada especial en lo que enfocar la atención, es más bien un desenfocar la atención, de manera que abarque el amplio momento presente, incluido el propio cuerpo y la sensación mental del ego y, sobre todo, la experiencia de percibirse como sujeto o campo en el que todo aparece y desaparece.

lunes, 28 de septiembre de 2015

Mirar con los ojos del alma

Lo que se va aprendiendo en el proceso de despertar, es a mirar con los ojos de la mente transparente, podriamos decir con los ojos del alma, lo que está ocurriendo en el momento presente, a diferencia de lo que hace la mente egoica, la cual tiende a mirar lo que está ocurriendo a través de los temores y pensamientos formados por memorias o recuerdos del pasado, o por los pensamientos de expectativas de lo que se desea o se teme que ocurra.

jueves, 24 de septiembre de 2015

El miedo se combate exponiéndose uno a él.

miércoles, 23 de septiembre de 2015

Círculo vicioso y círculo virtuoso

Un ejemplo de círculo vicioso sería la reacción de culpabilidad por sentirse mal, con miedo, dolorido o con falta de energía. La aceptación de estos estados daría lugar a un círculo virtuoso.

martes, 22 de septiembre de 2015

La periódica pequeña crucifixión

En los periodos de miedo, impotencia y autodestrucción, paciencia, y no olvidar que está esperando su turno el amor.

sábado, 19 de septiembre de 2015

No somos lo que vemos en el espejo

El pensamiento es una herramienta maravillosa, pero nos condenamos cuando lo convertimos en el espejo en el que nos miramos. Lo mismo que un espejo es muy útil, pero una trampa cuando acabamos creyendo que somos lo que vemos en él.

domingo, 13 de septiembre de 2015

Ser digno de ser amado

Todo el movimiento de la memoria es un gran espejo. El pasado es el espejo en el que se mira la persona. La clave está en dirigir la atención más allá del espejo, de todo tipo de espejo. Ensanchar el foco de atención e incluir el momento presente. El dolor en el pecho le ata al individuo al pasado, a la memoria; es la vida del ego. La naturaleza misma del cambio, a lo largo de la vida, provoca una frustración porque a uno no le gusta que lo bueno se termine y piensa que lo malo no debería de haber ocurrido nunca. Todo este proceso "confirma o demuestra" a muchos su deficiencia o carencia de capacidad. Esto es lo que lleva al dolor, a la tristeza y a las dudas sobre la propia adecuación y falta de seguridad de ser digno de ser amado.

jueves, 10 de septiembre de 2015

El arma más poderosa del ego

El miedo... a su muerte. El miedo a la soledad, porque si se renuncia a los apoyos habituales del ego, el ego no puede menos que sentir pavor ante la soledad, pero sería una soledad del ego, no del yo real. Esto es equivalente al miedo de su muerte, la muerte del yo neurótico, que es lo que en realidad se convierte el ego.
Por cierto una señal de que recientemente ha estado uno avanzando es el casi continuo contacto en que ha estado con el cuerpo interior y la respiración.

Esta última actividad es la mayor garantia de que uno está instalado en el yo como experiencia en vez de en el yo como objeto, formado este último por la mente egoica con sus pensamientos y sentimientos.

El gran avance de la Psicología Occidental en las últimas décadas ha sido el descubrimiento del yo como experiencia (En general, sólo el yo como objeto ha sido motivo de investigación y de ahi que no entendiera lo que se ha llamado misticismo)

Barry Wolf llamó la atención sobre la diferencia entre el yo como objeto y el yo como experiencia.

El fortalecimiento del Yo como experiencia es notablemente más importante y transcendental que las modificaciones en la estructura del Yo como objeto.

Casi tan importante como el fortalecimiento del yo como experiencia es el reconocimiento del yo como objeto o ego cuando éste se hace fuerte. Se puede reconocer por un aumento del dolor, miedo, ira y la tendencia a tomar las cosas personalmente o a quejarse o rechazar; también le podemos percibir cuando hay una tendencia a sentirse una víctima o inadecuado.

El miedo será el arma más poderosa del ego y percibirlo y aceptarlo es lo que le derrota.

En lo más esencial, tal vez la percepción del ego sea una experiencia no verbal, tal y como lo es también la percepción del yo como experiencia. La cuestión ahora es darse cuenta de aquellas operaciones mentales que alimentan al ego, como las quejas, el victimismo etc. En todo caso, si el ego se ve contra la espada y la pared, intentará sembrar el miedo, su más poderosa arma. Miedo ante la crítica o rechazo de los demás, fallos, deficiencias, equivocaciones etc, en definitiva ante su destrucción.
Cuando uno no puede encontrar la satisfacción a través de los demás, la tiene que hallar en uno mismo. Gracias a Dios hay dos yoes, uno el público, el que depende de los demás, es decir, el ego y el otro íntimo, la experiencia directa de uno mismo, de lo cual nadie te puede dar cuenta, excepto tú mismo.
El ego se puede experimentar como un bucle "zona emocional"-pensamiento. Sería una parte del yo como experiencia en el cual sería conveniente que se disolviera. Normalmente este proceso, cuando se lleva a cabo, se hace con una gran resistencia por parte del ego. El ego es como una reactividad emocional a algo que no queremos aceptar por miedo, es un "NO".

lunes, 7 de septiembre de 2015

La segunda oportunidad


A veces las cosas no son como nos hubieran gustado. A veces ocurren acontecimientos o interacciones que nos hubiera gustado que hubieran sido de otra manera.

Cuando ocurre esto te daja un ánimo de rebeldia ante lo acontecido. Uno siente que hay un culpable o causa de su sufrimiento o, dicho de otra forma, le sirve de alimento para su ego, el cual juzga lo que ha pasado como injusto, y los comportamientos de los demás como estúpidos.

Este "No" a lo que ha ocurrido, o a lo que pensamos que ha ocurrido, fortalece un ego, el cual, a su vez, tiene que pagar un precio. El precio del dolor.

Las experiencias o pensamientos que no aceptamos se convierten en dolor; de esta manera, tenemos una segunda oportunidad de adaptación, a lo que percibimos como una realidad inaceptable, aceptando dicho dolor.

sábado, 5 de septiembre de 2015

La experiencia del ego

El ego es una contracción ante la ilimitada apertura del yo como experiencia, tratando de ese modo de establecer alguna medida de seguridad y control. El ego es miedo, es querer algo que no tenemos en este momento, es decir, una resistencia al presente, a lo que está ocurriendo aqui y ahora. El ego es además una herida que aparece por todo aquello que no admitimos en nuestro pasado, y esa no admisión se paga con dolor. El ego es la rabia porque las cosas no son como deberian ser de acuerdo a nuestro gusto. Es el miedo al abandono.

El ego se suele percibir directamente como un centro de tensión o contracción corporal compacto, firme y opaco y esto en relación con un yo-pensamiento que no podemos vivenciar directamente en su totalidad; de forma que la mayor parte de la idea, imagen y concepto que tenemos de nosotros mismos es inconsciente a nuestra experiencia directa.

Podemos deducir de forma indirecta la actividad del ego, porque desde ahí se perciben los acontecimientos de forma egocéntrica, personalizando en exceso o a través de quejas o acusaciones que lo fortalecen y separan del mundo, en definitiva, lo podemos deducir a través de una incesante cháchara interior. Las cosas se ven de manera distinta desde el yo como experiencia que desde el yo como objeto o ego. Podríamos decir que existe una mente egóica y una mente libre, las cuales se hallan en conflicto, un conflicto del tipo en que lo están las dos riendas que tiran de un caballo.

El abandono de la mente egóica dando paso a la mente libre, con una nueva forma de percibir el mundo, sería a lo que se ha llamado iluminación o despertar.

miércoles, 2 de septiembre de 2015

¿Hay algo que se pueda hacer para despertar?


Para ensanchar el espíritu es bueno optar por la presencia y aceptar el momento presente. No obstante, para optar por la presencia y aceptar el momento presente hay que darse cuenta de la verdad que encierra su práctica, lo cual hace posible una alerta relajada. La quietud se produce con naturalidad al rendirse uno al momento presente.

¿Práctica o comprensión? ¿la comprensión da la práctica? o ¿la práctica lleva a la comprensión?

¿Y la función del sufrimiento en todo este proceso?

¿Hay una habilidad específica y personal en la capacidad para percibir al ser o "yo como experiencia"? La percepción del ser es una experiencia no verbal, por tanto puede haber algo en ti mismo que SABE inconscientemente.

¿O es solo la presencia de un ego inmenso la que te ciega a la verdad? (al menos esto sería cierto, en todo caso, temporalmente)

El hartazgo, tras una intensa práctica, también puede frenarla, aunque haya una previa comprension de la verdad.

Al final, la comprensión de la verdad, más el sufrimiento, te pueden llevar de nuevo a la práctica.

El secreto para alcanzar la paz interior es la aceptación del momento presente, pero para esto es necesario ejercitar el espacio interior que lo hará posible, es decir, la identificación con el "yo como experiencia". 

Para conseguir esto último, aparte de practicar la presencia, se pueden hacer ejercicios muy efectivos, como los ejercicios ante el espejo, donde se practica la desidentificación con la imagen reflejada y la identificación con el testigo de todas las impresiones del aqui y el ahora, incluida esa imagen del cuerpo que vemos reflejada en el espejo.

Sin embargo, para realizar estos ejercicios con convicción, tal vez se requiera un darse cuenta de su validez y eficacia o una cierta inteligencia espiritual.

domingo, 30 de agosto de 2015

Un signo de avance


Un signo de avance espiritual es la transformación del pesar, producido por la consciencia perdida durante un cierto tiempo, en agradecimiento por la consciencia recuperada en el momento presente.

Cuando tenemos un mal dia en el que resulta más difícil conectar con el espíritu, o meditar, hay que sospechar una rebelión del ego, lo cual se puede manifestar como una especie de hartazgo por el esfuerzo realizado con anterioridad y por las limitaciones de siempre.

Tal vez el ego no llegue nunca a rendirse completamente. Esto último también habrá que aceptarlo como una realidad. Siempre surge, tarde o temprano, un ego con la ilusión de que una situación sin límites es posible en este mundo, de ahí su rebeldia a lo que hay.

Aceptar el hartazgo, cuando se presenta, también es un signo de avance.

viernes, 28 de agosto de 2015

¿Quién soy? ¿De dónde vengo? ¿A dónde voy?


El "Yo como agente" tiene las respuestas, es decir, sabe lo que es, de dónde viene y a dónde va, pero a nuestro consciente no le es dado conocerlas debido a la construcción del "Yo como objeto" o ego, también llamado yo social o yo falso.

Todas esas respuestas se hallan dentro de la misma incognoscibilidad en la que se encuentra el "Yo como agente".

A medida en que el "Yo como experiencia" se va abriendo paso entre el  "Yo como objeto" o ego, debilitándole o reduciendo al ego a la mínima expresión, los secretos y respuestas del "Yo como agente" se van desvelando.

Vean qué emocionante
https://www.youtube.com/watch?v=dm6Nccy6QnQ

domingo, 23 de agosto de 2015

Una experiencia que ilumina el Espíritu


La percepción de la siguiente experiencia no verbal te ayudará a despertar:

"En el espejo no hay un reflejo de ti, sino que en ti hay un reflejo del espejo y todo lo demás"

Esta frase no es más que un dedo o señal que apunta hacia el yo como experiencia o Espíritu.

Al final uno llega a darse cuenta de que el sujeto no es nada que se mueva o cambie, sino que es la quietud de la consciencia libre.

Tú no eres consciente de nada, sino que hay una consciencia que es testigo de ti, de tus pensamientos, imágenes, memoria, emociones y percepciones.

Ésta es la médula de toda forma de meditación, pero ¡ojo! el "demonio", o ego, a través de una multitud de pensamientos "esperanzadores", se intentará colar por la puerta de atrás.

https://www.youtube.com/watch?v=KnQGs24U1e8

domingo, 16 de agosto de 2015

Apertura del canal entre el yo como experiencia y el yo como objeto. Equilibrio


Hay veces que nos sentimos mal y tendemos a creer que es por circunstancias externas que no podemos controlar. Otras veces, sin embargo, observamos que las circunstancias son las mismas y nos sentimos animados y seguros. No podemos predecir cómo será lo siguiente, porque nunca es exactamente lo mismo.

La voz interior puede llegar a preguntarse: "Si no soy yo ¿quién soy?" y el ser interior escucha la pregunta...y repite por dentro: "La experiencia directa de ti mismo, incluida la voz y el sentimiento que la acompaña". Y con esto queda patente que ya se ha abierto un canal entre el yo como experiencia y el yo como objeto. El proceso ya se ha iniciado.

Pero no se trata de un instalarse en la identificación con el ser, o yo como experiencia, solamente, sino de equilibrar las dos experiencias, la experiencia directa, desde uno mismo, y la identificación con la forma; pensamiento, autoimagen, recuerdos, metas, actividades etc., permitiendo que la dimensión del ser se infiltre en el mundo de la forma y los objetos, los cuales corresponden al propósito secundario de la vida.

La actividad de un estado de infelicidad profunda, por ejemplo, es una forma, la cual hay que aceptar y hacer que se infiltre en ella, el propósito primario, o sea, la experiencia inmediata de uno mismo. Esta última es la que facilita la aceptación de lo que hay, en el espacio de la consciencia, y facilita la llegada de nuevas formas.

domingo, 9 de agosto de 2015

El enemigo interior


Una cosa son los pensamientos conscientes de severa autocrítica con los que nos solemos identificar, y otra el motor de dichos pensamientos, los cuales no hacen mas que transmitir, algunas veces, la condena proveniente de un ego interior.

Ese ego no es el pensamiento que dice "eres malo", con lo cual tú te identificas, sino la instancia inconsciente que te lleva a pensar asi. Es como un ente cruel que parece alojarse dentro de uno. Un ente que necesita hacer daño para sentirse fuerte.

Dicho ego interior parece que no puede ser consciente más que de forma indirecta, a través de los juicios, aseveraciones y pensamientos negativos sobre la propia historia de uno. Es el enemigo interior, del cual sólo podemos ver sus flechas.

Y en este punto, una vez más, debemos de recordar la palabras de Paracelso: "Jamás te creas solo ni débil, porque hay detrás de ti ejércitos poderosos que no concibes ni en sueños. Si elevas tu espíritu, no habrá mal que pueda tocarte. El único enemigo a quien debes temer es a ti mismo".

jueves, 6 de agosto de 2015

Dirige la atención a la respiración


Al atardecer, cuando ya se está un poco cansado, no se tiene esa capacidad de atender al Ser. Se atiende al Ser liberando el foco de atención, y liberando el foco de atención se refuerza la identidad con él.

Pues bien, a medida que va pasando el día, parece más bien producirse una resistencia inconsciente.

Por la noche se puede producir un reflujo del ego que parece aprovecharse de la inconsciencia para ponerse en primer plano.

Es conveniente intentar desenfocar la atención para pasar a una alerta serena cuando algo nos absorbe demasiado, como la comida, una ducha, charla, representaciones, atracción sexual, alteración emocional tras algún acontecimiento, molestia, dolor..., básicamente cuando la mente se ve inundada de miedo, ira, deseo, incomodidad o dolor.

La práctica exige exponerse a desafíos cuando uno se ve lo suficientemente fuerte.

Cuando te sientas desorientado pregúntate: ¿Qué soy? (espacio para la experiencia inmediata) y, seguidamente, dirige la atención a la respiración.

O tal vez primero dirige la atención a la respiración.

sábado, 1 de agosto de 2015

El verdadero secreto


No te olvides de quién eres y haz lo que quieras, todo irá bien; dará igual si estás solo o acompañado.

Es inevitable que en ocasiones se produzca una identificación con la mente reactiva, pero a continuación es posible mirar a este fenómeno como una partecita más del momento presente y conectar de nuevo con el "yo como experiencia", esa identidad infinitamente más amplia que los reflejos de la mente, es decir, que los reflejos de todo el movimiento de la memoria del pasado.

Uno no es lo que parece ante el espejo físico, ni lo que parece ante el espejo psicológico de los demás
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...