jueves, 2 de septiembre de 2010

Cómo es la vida...


La vida...

Fluye como un rio, en ocasiones bravo, en ocasiones tranquilo.

Unas veces el agua es fria como el invierno y otras cálida como una caricia.

Hay veces en que nos transporta una sólida embarcación y otras una frágil canoa.

Y nuestra mente se colorea con cada situación, como la cara de un niño ante el placer o ante el dolor.

Cuántas veces se nos olvida que el viaje es sólo nuestro, que tenemos que vivirlo tal y como es; no como nos imaginamos que navegan los demás.

Cuántas veces renegamos del rio y la canoa.

¡No deberia ser asi!; pensamos

Y digo yo...¿ por qué no ?

El viaje es muy largo, y el rio también.

Tal vez en el próximo recodo...


8 comentarios:

Antoniatenea dijo...

¡¡Qué fuerza tienen tus palabras..tus reflexiones!!por eso siempro vuelvo a tu blog y de hecho odio perderme cosas.

Claro que sólo uno mismo hace su camino y por supuesto que siempre tomamos referencias de los demás y pensamos siempre que lo que le está ocurriendo a los demás siempre es más brillante, hasta que un día decidimos que cada minuto es una fiesta en nuestra vida y que no le debemos rendir cuentas al rey ni a nadie excepto en lo junstísimamente necesário a nestras obligaciones y que nadie es modelo de nadie..y que nuestra canoa y nuestro río son los más maravillosos y si no lo han sido vamos a hacer que lo sean.
Un besazo!

Susana Terrados Sánchez dijo...

Te felicito me ha gustado mucho tu comparación de la vida...es muy bonito.
Saludos.

El Gaucho Santillán dijo...

Eso, es la ilusiòn!!!

La cuestiòn, es no remar demasiado solo.

Un abrazo.

Carlos Ignacio dijo...

Gracias por tus amables y entusiastas comentarios, Antonia.

Tienes razón, hay que hacer de nuestra vida el centro de nuestra atención. Es la única que vivimos.

Besos

Carlos Ignacio dijo...

Gracias, Susana, tus elogios me animan un montón.

Besos

Carlos Ignacio dijo...

"No remar demasiado sólo..." Sí, Gaucho, la vida se enriquece mucho cuando se comparte la navegación.

Un abrazo

Alejandro Levi dijo...

Lo bueno es que me gusta nadar.

Carlos Ignacio dijo...

Me parece bien, Alejandro, de vez en cuando un chapuzón, seguro que le da colorido a la vida.

Saludos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...