sábado, 14 de agosto de 2010

Atribuciones


Se trata de las atribuciones que hacemos sobre los motivos o intenciones del comportamiento de los demás.

Está demostrado que a lo que reaccionamos emocionalmente no es tanto a lo que nos pasa, como a las atribuciones que hacemos de las causas o las razones que encontramos a lo que nos pasa.

Cada uno tiene una forma "instintiva" personal de reaccionar a lo que le ocurre, dando unas razones especiales, propias de cada individuo, y tiende a ver intenciones particulares en los distintos comportamientos de los demás.

Por supuesto las causas, intenciones o atribuciones que cada uno haga de lo que le pasa o del comportamiento de los demás pueden estar más o menos ajustados a la realidad y algunos errores pueden dar lugar a un gran sufrimiento, al ser precisamente las atribuciones de lo que el otro hace, lo que le hace a uno reaccionar emocionalmente, no lo que ocurra o lo que hagan los demás.

Lo que intento es explicar el proceso de atribución, esto es, todo el proceso psicológico que seguimos desde que comprobamos un hecho o comportamiento de alguien hasta que establecemos su causa.

No es ninguna tonteria, porque de la causa que establezcamos depende el cómo nos vamos a sentir. Los hechos, comportamientos y demás acontecimientos, inesperados o no, en sí mismos no nos afectarian demasiado, pero cuidado con las atribuciones que hagamos de las intenciones y causas que ha habido detrás de lo que hemos observado o presenciado, porque eso sí va a determinar nuestra respuesta emocional.

Por ejemplo: ¿Por qué me han rechazado? ¿Por qué he fracasado?

La verdad es que no es fácil hablar de este tema y dar algo de luz en unas pocas lineas.

Me conformaré con indicar que unas veces hacemos incapié en los factores externos para explicar una conducta, el ambiente u otras cosas ajenas a las persona y otras veces atribuimos un comportamiento a la persona en sí, a su forma de ser, a su intención personal, o sea, a algo que estaria completamente bajo su control.

Esta orientación es muy buena para destapar o descubrir prejuicios que han influido en nuestra forma de pensar, originándonos problemas emocionales de todo tipo.

Tal vez en otra ocasión abunde más sobre este tema. En el formato en el que suelo expresarme, lo dicho hasta ahora será suficiente.

8 comentarios:

Susana Terrados Sánchez dijo...

Hola Carlos! Interesante tu entrada porque creo que es una reflexión imprescindible. ¿No crees que muchas de nuestras predisposiciones son causadas por el miedo a que nos juzguen mal, a que no nos comprendan, a que no nos acepten, a que nos hagan daño....y ¿ese miedo o inseguridad es el que nos hace equivocarnos al atribuirle a los demás actitudes que no son?
A mi me pasa y es una gran error.
Saludos y ¡Feliz fin de semana!

Mery Larrinua dijo...

Ha sido bien interesante este tema, para pensar,ademas nos ayuda a entender nuestras reacciones.
un abrazo

El Gaucho Santillán dijo...

Es un tema interesante.

Cuantos problemas se evitarìan, si uno no fuese tan proclive a endosarle "segundas intenciones", a los demàs.

Un abrazo.

Carlos Ignacio dijo...

Efectivamente, Susana, esas prevenciones y prejuicios hacen que muchas veces no captemos las intenciones de los demás y las causas de las cosas que nos pasan.

¡feliz fin de semana!

Carlos Ignacio dijo...

Gracias por tu comentario Mery

Carlos Ignacio dijo...

Asi es , Gaucho, a veces nosotros mismos con nuestres equívocos nos disgustamos más de lo que corresponderia.

Un saludo muy cordial

Anónimo dijo...

Hola, muy interesante el post, saludos desde Mexico!

Anónimo dijo...

Gracias intiresnuyu iformatsiyu

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...