viernes, 13 de agosto de 2010

El estilo de vida



Pues verán ustedes, hoy querria hablarles de cómo nos amoldamos a los estilos de vida para compensar nuestro miedo existencial, el cual es debido a nuestro sentimiento de separatidad como seres humanos.

Separatidad con respecto al medio ambiente, o al Otro con el que nos identificamos. Necesitamos un sentimiento de unidad con los seres queridos.

Partimos de que por una parte necesitamos sobrevivir, apegados a aquellas personas o situaciones significativas para nosotros. Esto se mantiene por medio de un determinado estilo de vida.

Por otra parte, hemos de considerar que las circunstancias, o sea, el "mundo" va cambiando.

Estos procesos de cambio constante ponen en peligro la viabilidad de los estilos de vida a los que nos acomodamos, porque puede llegar un momento en que dichos cambios hacen que el estilo de vida actual no llegue a satisfacer nuestras necesidades de relación con aquello que realmente nos llena. Nuestro estilo de vida empieza a ser inviable.

Un estilo de vida nos sirve mientras nos sirve.

Pero a todo esto ¿qué es un estilo de vida?

Pues un estilo de vida es un conjunto de roles que adoptamos, normas, rituales y relaciones. Todo esto define lo que llamamos un estilo de vida. El mantenimiento de relaciones sociales importantes con las que nos identificamos y con la sensación de que esas relaciones son previbles y sobre las que ejercemos cierto control.

Todo aquello que amenace el vínculo con las personas significativas con las que nos identificamos o que amenace el "control" que ejercemos sobre ellas, provoca un miedo existencial y tratamos de hacer lo que sea para mantener el mismo estilo de vida aunque se estén produciendo cambios que pudieran indicar que ese estilo de vida ya es menos viable o no nos satisface tanto.

Pero ay amigos, llega un momento en que la desesperación nos inunda, y ésta nos obliga a amoldarnos a nuevas circunstancias, a adoptar un nuevo estilo de vida, diferente al anterior, si es que se nos presenta la oportunidad, en el que veamos que nuestro miedo existencial se vuelve a reducir, una nueva situación con nuevos comportamientos, normas, rituales y relaciones personales con las que de nuevo nos identificamos.

En este punto pasamos a una fase de adaptación a las nuevas circunstancias, al nuevo estilo de vida, el cual intentaremos mantener, hasta que nuevos cambios nos obliguen a su vez a buscar nuevas fórmulas para acallar de nuevo nuestro miedo existencial a la soledad, en definitiva, a la muerte social.

4 comentarios:

Susana Terrados Sánchez dijo...

En resumen, que nos movemos al son de nuestros miedos sociales y emocionales que marcan nuestro estilo de vida, no?.
Reconozco que todos caemos en esa trampa, tal vez algún día superemos miedos, necesidades sociales y aprendamos a vivir.
Saludos.

El Gaucho Santillán dijo...

Yo me muevo en base a las necesidades de mi familia.

Ojalà pudiera elegir!!

Igualmente, acuerdo con lo intranquilizadores, que son los momentos de cambio.

Un abrazo.

Carlos Ignacio dijo...

Tal vez ese dia lo que aprendamos es a morir, Susana.

Mientras estemos en este mundo estamos obligados a sobrevivir y las amenazas a la supervivencia nos marcan el camino.

Saludos

Carlos Ignacio dijo...

Claro, Gaucho, es la familia lo más importante. Es lo que nos hace vivir y estar en el mundo.

Agradezco mucho tus visitas y aprecio mucho siempre tus comentarios.

Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...