jueves, 6 de agosto de 2015

Lo más cercano a Dios es la respiración

 
Al atardecer, cuando ya se está un poco cansado, no se tiene esa capacidad de atender al Ser. Se atiende al Ser liberando el foco de atención, y liberando el foco de atención se refuerza la identidad con él.

Pues bien, a medida que va pasando el día, parece más bien producirse una resistencia inconsciente.

Por la noche se puede producir un reflujo del ego que parece aprovecharse de la inconsciencia para ponerse en primer plano.

Es conveniente intentar desenfocar la atención para pasar a una alerta serena cuando algo nos absorve demasiado, como la comida, una ducha, charla, representaciones, atracción sexual, alta emocionalidad tras algún acontecimiento, molestia, dolor..., basicamente cuando la mente se ve inundada de miedo, ira, deseo, incomodidad o dolor.

La práctica exige exponerse a desafios cuando uno se ve lo suficientemente fuerte.

Cuando te sientas desorientado pregúntate: ¿Qué soy? (espacio para la experiencia inmediata) y, seguidamente, dirige la atención a la respiración.

Lo más cercano a Dios es la respiración.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...