viernes, 18 de diciembre de 2015

Después de las palabras y el esfuerzo, una oración

Han sido cinco años de intentar explicar lo inefable y tratar de practicarlo. Ha llegado el momento de la oración; ha llegado el momento de postrarse en tierra y pedirle humildemente al Gran Espíritu del Universo que nos habite, aunque no seamos dignos. Son muchas nuestras debilidades y pretensiones; mucha la inercia, la inercia de esta frágil mente a la que nos agarramos desesperantemente creyendo que un día podremos compensar, a través de ella, todo el dolor acumulado.

Gran Espíritu, danos fuerzas para aceptar todos los desafios emocionales que se nos vayan presentando a lo largo del camino. Te pido que seamos capaces de dejarnos inundar de tu paz, de tu luz, de tu grandeza. Yo no soy digno de que me habites pero te ofrezco este ilusorio ego que me ha servido y aún me está sirviendo de refugio.

Loreena McKennitt Full Circle subtitulada esp
https://www.youtube.com/watch?v=SJNGYxz94AY

2 comentarios:

RECOMENZAR dijo...

Me propongo ser lo mejor que puedo y si el diablo me sale pensaré que es un juego

Rafael San Andrés Renedo dijo...

La única respuesta que puedo darte es una amplia sonrisa de simpatia por tu mundo interior.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...