jueves, 31 de diciembre de 2015

Noche vieja


El dolor primordial se compone principalmente de impotencia, frustración, indefensión, sentimiento de inferioridad, miedo, tristeza y dolor. También se pueden añadir ideas o frases como "eres tonto" "eres malo" "no te sabes defender" "tendrias que haberlo evitado" en relación a aquellas personas o situaciones que lo reactivaron.

El rechazo de este estado emocional genera rabia apartándole a uno aún más de la quietud del espíritu y dejándole al individuo pegado a su dolor y con la necesidad de resarcirse en el futuro a través de una victoria vindicativa.

La aceptación del dolor primordial, dándole espacio, y el perdón, no reaccionando ante él, hace que fluya.

¡Feliz noche vieja y próspero año nuevo!

Auld Lang Syne - Lea Michele
https://www.youtube.com/watch?v=cKtQS_prDh0


10 comentarios:

RECOMENZAR dijo...

Buen dia doctor
le cuento
se puede perdonar lo que es mas dificl es olvidar
lo que te hicieron......
Cuando te mienten y no me refiero a enganios con otras mujeres(cheatting)


Trabajo con mujeres abusadas y violadas como voluntaria
esas mujeres no podran olvidar el haber sido vejadas...pero hay que ser mujer para entenderlas

Rafael San Andrés Renedo dijo...

Buena día, querida Mucha,

Tengo que aclarar que en ningún caso estoy hablando de condonar, es decir, evitarle a alguien las consecuencias de mal hecho.

No estaba pensando en casos de violencia extrema como las que estás viendo día a día en tu trabajo, pero aún así, nunca condonando, haciendo que cada quién pague las consecuencias de su delito, es bueno para todo el mundo, en cualquier caso, intentar no personalizar con el tiempo lo sucedido y dar cabida al perdón, si es posible hacerlo por parte de la superviviente del trauma.

En cuanto olvidar, no sé, a mi me parece absurdo pretender que se te borre la memoria de cosas que han pasado que te impresionaron fuertemente.

Un abrazo inmenso

RECOMENZAR dijo...

Entonces si no olvidas
como perdonas
y sigues viviendo con la misma persona????
feliz enero

Rafael San Andrés Renedo dijo...

Bueno, no hace falta olvidar para perdonar, de hecho si uno espera a olvidar para perdonar no perdonaría nunca, ya que tenemos memoria. Otra cosa es que aquello que ocurrió se interprete de manera diferente, por ejemplo aceptando que lo que hizo el otro fue algo impersonal y movido por la inconsciencia (lo cual no eximiría de sufrir las consecuencias).

Pero supongo que cuando dices "olvidar" te refieres a otra cosa distinta a un borrado de memoria, algo asi como dejarlo estar, no sé...

En todo caso si alguien sigue o no con la persona que cometió un grave error o agresión es independiente del perdón, es decir, uno puede decir adiós en paz a la otra persona, pero no por odio o deseos de venganza, sino porque ya no la ama. Y si la sigue amando sería cuestióen de ir elaborando la experiencia, que nunca se olvidará, pero sí entendiéndola, disolviéndola y evolucionando con la pareja que en su momento pudo ser brutal. Eso sí, si la cosa se repitiera de la misma manera yo si aconsejaría que se replantearan el seguir juntos. Pero en fin, la verdad es que cada cual sigue un destino misterioso cuyas fuerzas nos son ocultas.

Feliz primer mes del año, que sea presagio de un año favorable en todos los sentidos

Carmen Magia dijo...

Yo voy tomando nota de tus consejos... Es mejor no oponerse a las cosas...

Feliz año!!!

Muchos besos

Rafael San Andrés Renedo dijo...

Me alegra que mis escritos encuentren eco en ti, Carmen

Feliz año, guapa

Un beso grande

Ana Mora dijo...

Ciertamente los hechos no se olvidan, se intentan no recordar. El perdón es para sentirte tu bien contigo mismo,cuando perdonas es porque lo has superado, porque has logrado que aquello que te hacía tanto daño, no sólo ya no te sale sino que no sea una constante en tu mente y en tu alma. El perdón conlleva quitar de nosotros el rencor que nos maltrata el alma y que va rascando el corazón hiriendolo día a día. Por ello al perdonar, no estamos diciendo al otro que no se preocupe más por lo que hizo que ya le he olvidado. Si no que nos estamos dando la oportunidad a nosotros mismos de seguir viviendo sin dolor.

Rafael San Andrés Renedo dijo...

Exactamente, Ana Mora, es asi como yo también lo veo, lo has expresado muy bien.

Anónimo dijo...

Cuando alguien ha sufrido cualquier tipo de agresión, sea consciente o inconscientemente, debería hacer un trabajo personal de meditación y reajuste interior. En ocasiones el ser humano necesita de esas experiencias para reaccionar y decidir, si quedarse donde está o seguir caminando en busca de la más cómoda senda por la que debe transitar tanto su vida como sus logros y fracasos personales. Desde mi experiencia decir muy breve: Perdonar? Si tu alma así lo precisa, perdona. Olvidar? Olvida el sufrimiento y el dolor causado, pero no olvides que eso pudo ser traumámico, y gracias a ello y a partir de tu necesidad de crecer, lo dejas relegado a una parte de la memoria. Permitete la paz interior que te mereces, el rencor te restará energía para seguir creciendo. Crece, vive y no olvides si no lo necesitas. Archivalo.

Mae (Sra. de West)

Rafael San Andres Renedo dijo...

Hola, Mae, entrañable Sra. de West

Me da la impresión que tu respuesta tiene el sentido de alguien con experiencia que ha tenido que aprender muchas cosas en la vida y ha llegado a la concluisión que como la paz no hay nada.

Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...