viernes, 11 de diciembre de 2015

Discernimiento espiritual

Está lo que es real y lo que es ilusorio o transitorio. Nuestro trabajo es con la discriminación, con el discernimiento entre lo permanente y lo impermanente, es una práctica continua de observación. Es la visión de aquello que está detrás de la forma.

Asi pues, el verdadero discernimiento espiritual es la facultad de la mente de discriminar entre lo real y lo irreal, entre lo que es eterno-imperecedero y lo que es efímero-caduco; se podría decir que es el "suicidio" de la mente, ya que es el reconocimiento por parte de ésta de que ella misma es un constructo inconsistente.

Hay tres metáforas que nos pueden llevar a una experiencia de comprensión de la discriminación entre lo que es real y lo que es ilusorio o transitorio: "espacio-objetos", "consciencia-imagen en el espejo" y "pantalla-película".

El "suicidio" de la mente fue bellamente expresado por San Juan de la Cruz en su noche oscura del alma; fue el gran dolor que tuvo que contemplar su consciencia al final del camino antes de verse inundado por la luz del Espíritu.

The Dark Night of the Soul - Loreena McKennitt https://www.youtube.com/watch?v=wNetL4qCKT0

2 comentarios:

RECOMENZAR dijo...

El suicidio de la mente
Imposible entenderlo
Sería mejor
la locura que a veces nos invade..

ante la desesperación de algo pasado.

¿ como logras salir de esos estados de locura?
Cuenteme doctor
Para mi es caminando las baldosas de la calle
y mirando al cielo tratando de entender mis lagrima que muchas veces he derramado

Rafael San Andrés Renedo dijo...

Hola, Mucha,

Me hace gracia ver a una mujer como tú, tan vital, alarmada con la idea del "suicidio", aunque sea de la mente :-)

En realidad me estás haciendo un favor, ya que a veces me olvido de que alguien puede estar leyéndome por primera vez y no estar al corriente de algunos conceptos ya expuestos y que asi, de repente, pueden parecer incomprensibles.

Por otra parte me das la oportunidad de aclarar que me estoy refiriendo a la mente regida por el ego, no por ese alma, fuente de toda inspiración.

Una forma de liberar el espíritu, de hacer que lleve las riendas de nuestra vida, es hacer que el ego vaya disminuyendo en importancia y dejar que dismunuya hasta su mínima expresión; es a esto a lo que llamo "suicidio" de la mente en esta entrada.

De todos modos estos son conceptos, llamados espirituales, que a quien no le interesen demasiado no llegan a tener mucho sentido.

Sin embargo, aún en este útimo caso, se puede disfrutar de un buen espíritu, como el tuyo, el cual te hace caminar sobre esas baldosas de tu ciudad, de las que eres consciente mientras caminas, y te quedas absorta con tu mirada puesta en la inmensidad de ese cielo al que entregas tus lágrimas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...