domingo, 31 de enero de 2010

Tema de discusión



¿Sabía Usted que lo que pensamos conscientemente, lo que queremos y planeamos, no es más que una pequeña embarcación a la deriva en un mar que la arrastra a voluntad a través de sus poderosas corrientes?

Pensar otra cosa, o sea, creer que somos dueños de nuestro destino, no es más que un autoengaño propiciado por nuestra vanidad y algunas formas de pensamiento que no han hecho más que fomentarla.

El instinto de conservación

Autor Imagen: Joan Miró


Se acostumbra a decir que si queremos seguir viviendo es porque poseemos un instinto de conservación.

Yo me pregunto si este instinto de conservación no está en relación con la idea de que alguien o algo nos necesita.

La idea de que de alguna manera somos necesitados nos ata irremisiblemente a este mundo. Nos condena a él hasta que nuestro destino final llama a nuestra puerta.

¿No creen ustedes que ese instinto de conservación se extinguiría si llegáramos a ser conscientes de que nadie en absoluto nos necesita?

sábado, 30 de enero de 2010

Una pregunta en el aire


¿Porqué nos cuesta tanto aceptar que las cosas son justo como son y no de otra manera?

¿Porqué tenemos que dar tantas vueltas cuando una historia se acaba?

Pero señores mios

¡Si al final lo que pasa es que todo empieza y termina cuando lo debe de hacer!

y seguramente por motivos que jamás comprenderemos...



Carlos Ignacio


Ríase de aquellos que con cara de asco dicen que es difícil encontrar pareja.


Solo necesita Usted entusiasmo y deseos de cambiar su estilo de vida para amoldarse al estilo de vida de otra persona.

Si se dan estas condiciones, ríase usted de los agoreros que pronostican dificultades sin cuento en la cosa del hallazgo de pareja sentimental.

¿Se ve a si mismo en dificultades? entonces preguntese si en el fondo se resiste a hacer los cambio necesarios o si tal vez en el fondo no quiera encontrar nada.

Carlos Ignacio


viernes, 29 de enero de 2010

Hoy vengo algo llorón


No estoy en absoluto inspirado, pero querría comentar algo.

Uno busca la felicidad y las dos fuentes más importantes de felicidad son la libertad y el amor. Eso me parece a mi por lo menos.

Pues bien. Yo encuentro que uno lucha por mantener su autenticidad con uñas y dientes, y en ésta lucha, no hace más que partirse el pecho de dolor al intentar compaginar ésta con el amor.

Es como si te malinterpretaran. Le ven a uno como egoísta o algo así.
Pareciera que uno debe someterse a no sé que leyes de la otra persona y renunciar a buena parte de su identidad.

Debo de confesar que yo aún no he encontrado el equilibrio y en este empeño en ser yo mismo, no hago otra cosa que recibir tortas, desengaños, abandonos y desprecios.

Nadie parece comprender mi naturaleza y ya estoy empezando a estar harto de todo.

Disfruto de la felicidad que me proporciona la libertad, pero me está empezando a parecer que esta vida no merece mucho la pena si, para mantenerla, hay que renunciar al amor.

Carlos Ignacio


Vayamos al fondo



Lo único que veo claro es mi confusión y en mi vida lo más consistente es la inconsistencia.

Tiempo de meditar



Nosotros fuimos una generación pegada por sus maestros y ahora somos una generación pegada por sus alumnos.

Esta generación que pega a sus maestros, será una generación que pegue a sus alumnos (si no al tiempo...)

Así transcurre la Historia y aún no somos capaces de verlo, por muchos cambios sociales y tecnológicos que nos llevemos a la cara.

jueves, 28 de enero de 2010

En verdad...

Autor imagen: Joan Miró



En verdad os digo que ya va siendo hora de aplaudir menos al que la vida le lleva al éxito y respetar más a aquellas criaturas que han sido menos dotadas por el azar, que bastante mérito tienen con sobrevivir en un mundo que enriquece a los ricos y empobrece a los pobres.

Diferencias


Que las cuantiosas diferencias entre los miembros de una pareja se conviertan en un desastre con mal final o en una esplendorosa oportunidad de mutuo enriquecimiento personal, depende enteramente de la inteligencia de los componentes de la misma.

Carlos Ignacio



Importante



Parece ser que hay cuatro modos fundamentales de ver la vida.

Son actitudes muy profundas que impregnan nuestra forma de percibir las cosas, personas y acontecimientos.

1. Visión cómica

2. Visión trágica

3. Visión romántica

4. Visión cínica

Por descontado, ambos miembros de una pareja que hace frente a tal desafío en cuanto a sus diferencias, deben compartir al menos una visión romántica de la vida, pero hasta ahí las exigencias requeridas.

A partir de ahí, es una aventura que emprenden ambos, sabiendo que hay muchas dificultades por delante, pero tienen la valentía de arriesgarse a fracasar.

Sobre minusválidos e inferioridades varias.



He llegado a la conclusión, tras unos minutos de reflexión, de que jamás se fundará un imperio, una empresa o congregación que dure mil años, mientras estas entidades se impregnen de un exagerado sentimiento de auto importancia y desprecien o simplemente "no vean" a las masas desheredadas que les rodean, el sufrimiento de los hambrientos y el dolor de los más desafortunados.

miércoles, 27 de enero de 2010

Desesperación



Es posible que se encuentre usted en estado de desesperación.

Le diré que esto no es malo. Es simplemente una señal de que algo debe de cambiar en su vida. Su estilo de vida le ha traído hasta aquí, pero es la hora de un cambio bastante radical que le lleve a un estilo de vida diferente.

Se imponen nuevas costumbres, actividades y valores, junto con nuevas relaciones de confianza.

Abandone el pasado y póngase manos a la obra.
Deje que su instinto le oriente y trate de encajar en un nuevo mundo.

martes, 26 de enero de 2010

Observación



El Mundo y las personas no son como a nosotros nos conviene que sean.

En la medida que no aceptamos eso, no podemos ser todo lo felices que podemos ser.

lunes, 25 de enero de 2010

La epidemia silenciosa.


Una autoimagen degradada

Esta es la plaga más severa que conocemos y nunca detectada. Es algo contagioso. Se da en amplias capas de la población y se ven afectadas por ello familias enteras.
Instintivamente se va protegiendo cada uno como puede instalando imaginarios egos en su mente.

Los egos deben ser protegidos con uñas y dientes para no dejar al descubierto la propia piel, llena de vergüenza y humillación. Nos vamos pasando los unos a los otros estas sensaciones, aliviándonos solo temporalmente de ellas.
Al final se mantiene de forma crónica este sentimiento y se hereda de generación en generación.

Hasta los actos más depravados de crueldad y abuso tienen sus raíces en esta dinámica. "Hacer que el otro sienta lo que nosotros no queremos sentir, la vergüenza e impotencia"

domingo, 24 de enero de 2010

¿El poder da la felicidad?


Esta es la ilusión más perjudicial que el ser humano ha tenido jamás.La idea más perniciosa y que más catástrofes ha causado.

El poder no puede dar nunca la felicidad porque es sencillamente insaciable.Uno puede saciarse solamente con el amor y el sentimiento de inclusión en un grupo mayor, en donde uno pueda poner en práctica y desarrollar las habilidades que le son propias.

El sentimiento de aprecio y respeto dentro de un ambiente y con la sensación de que uno se dirige a una meta que merece la pena, es lo único que nos puede saciar.

El demonio siempre nos susurrará al oído que alcanzar más poder es una buena meta, pero en verdad os digo que la única meta que merece la pena es el logro de una conciencia universal donde todos nos podamos salvar. Todos sin exclusiones.

 

jueves, 21 de enero de 2010

Confidencias


Autor imagen: Joan Miró

Parece que hay en el fondo un ser vulnerable, sensible y con un profundo complejo de debilidad que necesita ser compensado con una buena dosis de soberbia.
Lo dramático del caso es que uno en esta situación necesita ayuda pero la soberbia se alza como un poderoso enemigo para que esta ayuda pueda ser debidamente aceptada.
El individuo puede terminar con un sentimiento de soledad lacerante, junto con la impresión de ser incapaz de poder salir de ella, por miedo a sentirse terriblemente herido en su narcisismo o a merced del otro ante el cual teme sentirse como una auténtica marioneta.

miércoles, 20 de enero de 2010

Identidad




Esto de la identidad...qué cosa más seria.

Es lo que nos diferencia de los demás, de lo que nos hace únicos o lo que nos integra en un grupo humano que comparte un cierto aspecto de nuestra identidad.

Sin embargo...¿no será más importante todo aquellos que nos hace iguales a todos los seres humanos?

Al fin y al cabo todos procedemos de la misma madre africana que vivió hace unos 300000 años.

Todos tenemos el mismo corazón, de una forma parecida y realizando en todos las mismas funciones.

Todos sentimos el mismo miedo ante lo desconocido o ante el dolor.

Todos nos sentimos miserables cuando carecemos de amor...

Cuántas cosas hacen que seamos iguales y tal vez...qué pocas las que nos hacen diferentes.

Geneticamente hablando, la verdad es que todos nosotros tenemos una semejanza impresionante con respecto a un chimpancé.

¿No estaremos exagerando la nota con que si somos vascos, catalanes o españoles?

Veríais como nos aglutinábamos todos clamando al unísono el mismo grito desgarrador ante el terror que vernos ante la tesitura de tener que encararnos con los extraterrestres.

¿Es todo un engaño?


Autor imagen: Oscar Dominguez



Se suele escuchar a veces que uno puede estar enamorado de la forma de escribir de alguien, pero que cuando conoce al autor se lleva una sorpresa monumental y se puede encontrar con un borde insoportable.

Esto ha ocurrido muchas veces en el mundo de la literatura. Gente que ha seguido con devoción los libros y artículos de alguien, pero que al conocer al novelista o articulista en cuestión se ha llevado una gran decepción.

Yo siempre he creído que los foros eran un buen sitio para conocer a los demás, porque a través de lo que escribe el personal se le puede llegar a conocer e incluso a enamorarse.

Por eso un foro me ha parecido siempre un lugar más idóneo que un chat para hacer amigos o, incluso, para encontrar pareja si se diera el caso.

No hace mucho tiempo (ayer mismo) alguien me expresó su decepción al "conocerme" después de haber leído algunos de mis mensajes a lo largo de estos últimos años.

Me pregunto qué hay detrás de las formas más o menos bellas de escribir, de los pensamientos que se vierten de forma escrita.

¿Es todo un engaño?
 



martes, 19 de enero de 2010

Masoquismo


Autor imagen: Kandinsky



Un signo que nos puede indicar que sufrimos de un masoquismo crónico es el meterse en historias que ya desde un principio se ve que no tienen otro destino que el fracaso.

En inglés se viene a decir algo asi como "selfdefeating behavior".

lunes, 18 de enero de 2010

Todos y cada uno de nosotros.



Todos y cada uno de nosotros no somos nada más que un trocito de Universo.
Todos nosotros estamos hechos de los mismos componentes que formaron hace muchos miles de millones de años estrellas que explotaron.

¿Creen ustedes que es lógico que tengamos que pasar con miedo este soplo de tiempo que durará nuestra existencia?

Somos tan efímeros... Una estela fugaz del Universo que no deja de seguir hacia adelante.

A veces me pregunto por qué es tan importante la dignidad...o mejor dicho, el sentimiento de dignidad, que tal vez no sean exactamente lo mismo, tal vez me estaré refiriendo al orgullo.

La vida es difícil, muy difícil. La cuestión es que no nos damos cuenta que somos nosotros mismos quienes la hacemos aun más difícil y dolorosa.

Afortunadamente hay momentos de tregua. Nos invaden sentimientos de paz, amor y esperanza.

 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...