jueves, 21 de abril de 2016

Las dos formas de no hacer nada

Yo no soy lo experienciado sino lo que está experienciando o la experiencia. Yo no soy lo observado sino la observación.

Lo observado, es decir el "yo como objeto" o ego, es algo dinámico, fluido, multiforme, inestable, con imagenes diversas acompañadas de sentimientos, ideas, juicios, creencias y expectativas, todo lo cual va fluyendo como un rio.

El proceso de identificación por parte del individuo hace que todos estos fenómenos se vivan como algo real, compacto o estable.

Estos fenómenos que se van presentando continuamente los tenemos asociados a nuestro sentido del yo y es eso los que les da un carácter de permanencia, permanencia ilusoria.

Hay dos formas de no hacer nada; la ensoñación diurna y la alerta consciente, es decir, la atención al "yo como experiencia", o sea, al yo testigo de todos estos fenómenos, subjetivos u objetivos, que se van presentando ante él.

La actividad es llevada a cabo por el "yo como agente" a través de mecanismos, en su gran mayoría, inconscientes.

6 comentarios:

RECOMENZAR dijo...

Volviste te extrañaba!!!!!! Y como estas en Google es más dificil visitarte
¿ Estás Bien ?
Tu escrito no lo entiendo mucho
Me resulta complejo para mi mente que es muy simple
Beso

Rafael San Andres Renedo dijo...

Estoy bien, Mucha, Gracias

Veo que sigues viva ¡muy viva!

Un fuerte abrazo

Lola Barea dijo...

Pienso que siempre se hace algo, incluso el gesto de cruzar los brazos...ya no es hacer nada.
Hola Rafael, me ha gustado tu poema, muy bueno.

Saludos.

Lola.

Rafael San Andres Renedo dijo...

Me alegro mucho que te gustara lo que escribí, Lola. Tus haikus me inspiraron a mi.

TRamos - dijo...

Leído y releído, muy interesante y reflexiva. GRACIAS-

Besos muchos,


TRamos

Rafael San Andres Renedo dijo...

Gracias a ti por esta positiva valoración, TRamos

Es una alegria para mi este reencuentro

Besos tantos como esos o más

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...