viernes, 4 de abril de 2014

Los mensajes del "Yo como agente"


Ya hemos explicado que al "Yo como agente" no se le podria conocer dada su extrema complejidad. Lo hemos definido como ese "Yo científico", resultado de un hipotético análisis exhaustivo de todos los componentes corporales y mentales de la persona, incluyendo su dinámica hasta el punto de poder predecir su destino.

Lo que podriamos decir de alguien valiéndonos de todos los métodos de estudio actuales no sería suficiente, aunque los métodos de estudio actuales han llegado a ser muy sofisticados, con todo tipo de test psicológicos, biológicos, genéticos, tablas diagnósticas y descriptivas, posibilidad de utilizar los más avanzados aparatos tecnológicos, resonancia magnética, PET etc todo ello y otros medios más avanzados que pudieran ir surgiendo, para apoyar entrevistas e historias clínicas en profundidad.

Habría que incluir también para el estudio del "Yo como agente" o la persona total, un estudio de su autoimagen y autoconcepto, miedos y deseos en relación a la identidad, bien para defenderla o para reforzarla...todo ello propio del "Yo como objeto" o Ego, el cual formaria una ínfima parte del "Yo como agente" o yo total real con toda su dinámica a lo largo de la vida.

Bien, imagínense toda la información que podriamos obtener de alguien con objeto de poder decirle al final "quién es".

Sin embargo, todas las conclusiones de hoy en dia quedarían obsoletas dentro de 50 años, o en menos tiempo, probablemente. Hasta las tablas diagnósticas y descriptivas de la personalidad podrian variar notablemente, acercándose un poco más a la "verdad" sobre quién es la persona a la que estamos examinando a través de una tecnologia cada vez más avanzada.

Podemos imaginar que no se llegaría nunca a un punto insuperable de definición de la persona que tenemos bajo nuestro examen, en el futuro siempre se podrían hacer nuevas aportaciones de información más detallada o descubrimiento de nuevas áreas de investigación.

La conclusión a la que nos vemos forzados a llegar es que el "Yo como agente" será siempre incognoscible, y que por muchos avances que pudieramos utilizar para aprehenderlo, sólo servirán para dar una información incompleta, parcial, sesgada, con tantos puntos ciegos que al final la conclusión del supuesto estudio de la persona, daría un resultado completamente distorsionado de la "hipotética verdad" de lo que es.

Sin embargo hay una forma de recibir información en cada momento, procedente del "Yo como agente", aunque no le podamos conocer. Se trataría de los mensajes que nos envia, através de las sensaciones sentidas, sentimientos, emociones y demás reacciones corporales.

El "Yo como agente" nos enviaría dos tipos de mensajes; los mensajes provenientes del "Yo como objeto" o ego y los mensajes más profundos que apuntarían a sus capacidades y dones especiales.

Los segundos mensajes llevarian a su actualización, una vez libre el individuo de las constricciones del "Yo como objeto", el cual, debido a los conflictos emocionales que contiene y su división interna con los aspectos de auto-rechazo y autoodio, funcionarían como un obstáculo o bloqueo del desarrollo sano y realización personal y espirutual del individuo.

Los primeros mensajes son de caracter doloroso; este dolor está compuesto de una mezcla de miedo, rabia, impotencia y falta de plenitud, emociones que no pudieron ser metabolizadas y quedaron enquistadas desde la infancia cuando el niño se vió enfrentado, por primera vez, a comportamientos de rechazo o abandono que no pudieron ser entendidos ni tolerados en su momento, dando lugar a una desconfianza en sí mismo, inseguridad y sentimientos de autorrechazo hacia esta autoimagen degradada, la cual tiende a compensarse con el tiempo por medio de una imagen idealizada de sí.

Es necesario sentir primero y aceptar estos mensajes dolorosos antes de poder recibir los más profundos y sustanciosos mensajes sobre las capacidades y dones especiales, propios de cada "Yo como agente", asi como antes de poder disfrutar de su capacidad de amar y gozo de vivir.

Una bonita canción a juego
http://www.youtube.com/watch?v=5iofSKo14C0

2 comentarios:

Esther dijo...

Si, como si tuviésemos que "sembrar" de alguna forma con esfuerzo antes de llegar a adquirir el objetivo.
He observado que ocurre en casi todos los aspectos de la vida, por ejemplo, al comenzar un trabajo,después de unos estudios o preparación profesional, uno tiene que hacer practicas o trabajar gratis un tiempo... como si la vida te exigiera ese precio para llegar a una actividad y un sueldo mas seguros.
También en otros aspectos; amor, amistades, familia etc, para madurar y crecer como personas quizas.

Un abrazo.

Rafael San Andrés Renedo dijo...

Es un gusto leer tus comentarios, Esther. Es cierto lo que dices, uno recoge lo que va sembrando, aunque en esta entrada en lo que hago hincapié es en la necesidad de acoger lo que nos va llegando del inconsciente, lo cual a veces no es muy agradable; sin embargo es necesario sentirlo y aceptarlo, mirándolo todo desde cierta distancia para seguir hacia adelante.

Un abrazo con beso

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...