viernes, 14 de febrero de 2014

Sueños lúcidos


Este es un fenómeno extraordianariamente interesante al que , segun mi opinión, no se le ha prestado la suficiente atención.

Un sueño lúcido se produce en el momento en el que una persona se da cuenta de que está soñando, con lo que, a partir de ahí, el sueño se vive de forma diferente.

Sigue siendo un sueño, pero se vive con más intensidad y se añade a él una característica muy importante, una característica propia de la vida en vigilia, la consciencia de un "Yo".

A partir de ese momento, la persona que está soñando, toma el control del sueño, siendo capaz de dirigir la atención. Las facultades ejecutivas del individo se actulizan, y pone en acción su voluntad de llevar el sueño por donde él quiere, pudiendo vivir el mundo del sueño con todas sus potencialidades "extraordinarias".

Estas facultades ejecutivas son las que dirigen la atención, son capaces de llevar a cabo planes con arreglo a unas metas e inician la acción. Es la parte directiva de lo que hemos denominado el "Yo como agente", ese concepto derivado de un conocimiento científico hipotético exhaustivo de un individuo; al ser éste de una complejidad imposible de describir y tener un destino imprevisible, ese conocimiento científico vendría a ser inalcanzable en cualquier momento (siempre habria tiempos futuros en los que se alcanzarian mayores conocimientos de él); sólo podemos atestiguar que el "Yo como agente",está ahi, sabiendo, a la vez, que nunca lo podemos conocer.

Fíjense que en un sueño normal está presente una cierta experiencia, inconsciente de sí misma, y en el sueño lúcido, parece surgir un "Yo"

Cuando decimos "Yo", nos podemos estar refiriendo a cosas diferentes, y lo más comun es que nos refiramos al "Yo como objeto", el cual no es más que una ínfima parte de lo que hemos denominado "Yo como agente".

El "Yo como objeto" es lo que solemos decir cuando nos preguntan quién somos; nuestro nombre, procedencia, residencia, profesión y detalles de nuestra propia historia, la que nos contamos a nosotros mismos, con sus fracasos, éxitos, acontecimientos "importantes", asi como todo el conjunto de imagenes que tengamos de nosotros mismos, nuestro autoconcepto y todas aquellas "cosas" con las que nos identificamos; comunidades, personas, posesiones, pensamientos, emociones, voz interior etc.

El "Yo como experiencia" es la consciencia testigo de sí misma y del momento presente; una consciencia de los fenómenos que estén ocurriendo aqui y ahora, tanto dentro (sensaciones corporales, pensamientos y emociones) como fuera (percepciones sensoriales).

Resulta muy curioso que mientras soñamos, normalmente se trata de una simple experiencia durante la cual, la idea de un yo está muy debilitada, no teniendo ningún control sobre lo que ocurre en el sueño; yo diría que es una experiencia como la que podría tener cualquier animal no humano. Los distintos "yoes" descritos parecen desaparecer; no hay una imagen clara de sí mismo, propia del "Yo como objeto", no hay ningún control sobre el foco de atención por parte un "Yo como agente", ni existe una consciencia de que uno está viviendo esa experiencia en ese momento, es decir, no hay un "Yo como experiencia".

Sin embargo, en los sueños lúcidos, o sea, en aquellos en los cuales el individuo es consciente de que está soñando, aparece el "Yo" en sus tres conceptos.

El sujeto es consciente del presente y vive por tanto el sueño con más intensidad, con más viveza y detalle, es decir, está presente el "Yo como experiencia". Puede dirigir el foco de atención y controlar a su gusto el sueño, lo cual es la actividad fundamental del "Yo como agente" y se recupera un recuerdo de la idea del yo con su historia, deseos, memoria de otros sueños etc.

La diferencia entre un sueño normal y un sueño lúcido parece ser la emergencia de un "Yo", propio de la vigilia, en el sueño lúcido.

¿Tendriamos que despertar de un sueño lúcido lo mismo que tendriamos que despertar de nuestro estado de vigilia habitual?

Música para disolver el ego y soñar...

http://www.youtube.com/watch?v=W8yenFBRNAI

6 comentarios:

El Gaucho Santillán dijo...

Ciertamente, existen los "sueños lùcidos".

Me suele pasar que estoy en medio de una pesadilla, y me digo "No importa! esto es solo un sueño!" Y me sigo peleando con 20 beduinos en el desierto!

El "Yo, como objeto", tiene sentido de pertenencia o posesiòn, se me ocurre. Està atado a cosas materiales.

Un abrazo.

Carlos Ignacio dijo...

Hola, Gaucho Santillán

Tus visitas no sólo me llenan de alegria sino que me siento muy honrado con ellas.

Tus comentarios son siempre útiles para posteriores reflexiones.

Un abrazo

Anónimo dijo...

Hola

Me llamo Felicia , soy administradora de un directorio y tengo que decir que me ha gustado tu página, me encanta el contenido que publicas.
Por ello, me encantaría contar con tu sitio en mi directorio, consiguiendo que mis visitantes entren también en su web.

Si estás de acuerdo. Házmelo saber.

Suerte con tu web!



Mi correo es felicia.alvarado@hotmail.com

Carlos Ignacio dijo...

Hola Felicia

Gracias por tu valoración y encantado de ser parte de tu directorio.

Un cordial saludo

Esther dijo...

Hola Carlos Ignacio:
Me gusta mucho tu exposición, aunque despertar de cualquier tipo de sueño no es difícil, lo complicado es despertar de las experimentaciones de la vigilia a lo largo de la vida.
Un atento saludo.

Rafael San Andrés Renedo dijo...

Asi es Esther, lo difícil es despertar de verdad, pero aunque no es imposible, en todo caso, nos conformamos con ir creciendo en Presencia ¿eh? ;-)

Un beso

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...