martes, 26 de noviembre de 2013

Ego (Yo como objeto) (3º)


El pasado no es todo lo que tenemos, en realidad el pasado ya ha pasado y sólo nos queda el pensamiento de su recuerdo y las interpretaciones que queramos dar de lo que creemos recordar que nos ha sucedido, que siguen siendo pensamientos y emociones asociadas a ellos.

Si en este mismo momento te relajas, te haces consciente del momento presente, te pones en contacto con la consciencia o atiendes a la atención misma de lo que estás percibiendo en este momento, sin pensamientos ¿dónde queda tu historia?, cuando uno se funde con el aqui y el ahora completamente desaparece el ego, y esto es algo que nos pasa de forma natural bastantes veces, momentos en que nos olvidamos de todo y quedamos presa de la belleza que percibimos en un momento determinado o estamos fluyendo con lo que hacemos.

El presente no es el pasado en busca de futuro, cuando en este momento te mueve el pasado pensando en un futuro "salvador" te pierdes el presente (Yo como consciencia plena), no lo vives.

El futuro será lo que tenga que ser, idealmente se irá desplegando en él todo el arsenal de potencialidades con que llegamos a este mundo (Yo como agente), pero si tienes la mente puesta en el futuro, es decir, estás pensando en el futuro, sigues perdiéndote el aqui y el ahora, el momento presente.

El pensamiento está bien para las cosas que tenemos que hacer, los problemas que tenemos que resolver en la vida práctica, pero más del 90% del pensamiento es inútil y es la "toxina" que nos impide vivir el momento que estamos viviendo, el único momento que hay, no podemos vivir otro momento que no sea éste, y si lo perdemos no estamos viviendo, estamos como soñando, un sueño que nos cuesta muy caro.

Lo único permanente es la consciencia misma y delante de ella se van desarrollando todo tipo de fenómenos que van y vienen, como los pensamientos, emociones, situaciones, episodios, sucedidos, traumas, éxitos y todo tipo de fenómenos, la consciencia es testigo también de cómo vamos evolucionando y cambiando con el tiempo; nada es estático salvo la consciencia misma. La consciencia es testigo de cómo todo va cambiando constantemente.

La identidad, cualquier identidad, por muy firme que parezca, es poca cosa comparado con la consciencia misma, que es el espacio donde se asienta cualquier tipo de identidad; las identidades pueden verse afectadas por muchos factores, pero la consciencia está siempre ahi...

 El ego puede ser colectivo, y se forma de la misma manera que el ego individual, o sea, sensación de separación (yo/nosotros estoy/estamos aqui y el mundo ahi) me hago con una identidad (compartida por gran número de personas) y como yo/nosotros estamos frente al mundo tenemos que defendernos porque el mundo "amenaza" mi/nuestra identidad, sensación que nos sirve para reforzarla.

Este es el origen de todo miedo, la sensación de que nuestra identidad puede verse atacada, con lo que pensamos que si se destruyera pereceriamos, por lo tanto necesitamos, primero reforzar la identidad topándonos con enemigos, y después luchar contra ellos porque nos sentimos amenazados.

En esta dinámica se haya el origen de los conflictos, tal y como yo y muchos otros lo vemos.

La esperanza es que hoy en dia hay más y más personas que van desplazando su identidad desde la imagen que tenemos de nosotros mismos a la consciencia, o sea , el yo soy...seguido de silencio.


Feliz fin de semana

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...