martes, 26 de noviembre de 2013

Ego (Yo como objeto) (2º)



El Ego, al menos cuando yo me refiero a él, se trata de una construcción ilusoria, pero que es útil a fines de organización social y el trabajo.

El ego no es más que la imagen que tenemos de nosotros mismos, que lo mismo que tenemos una podriamos tener otra; y esa imagen se ve sustentada por unos pensamients repetivos que apuntalan la identidad, apuntalan la imagen que tenemos de nosotros mismos.

Es una ficción útil, yo a eso no le llamaría entidad, al menos no una entidad consistente, ya que tenemos que estar todo el día reforzándola para que no se nos caiga; de hecho cuando reforzamos un extremo de él, la otra parte del ego empieza a flojear y tenemos que gastar el 90 por ciento de nuestra energía a sostener esa ficción, sólo porque nos sentimos cómodos con una identidad, la que sea, y todo porque no estamos en contacto consistente con la fuente de identidad verdadera, el "Yo como experiencia".

Los pensamientos y emociones que apuntalan el ego o identidad, aunque te parezca de momento incomprensible, no son ni cosas personales, la mayor parte de todos esos fenomenos, pensamientos y emociones están condicionados por el ambiente y las experiencias que hemos tenido en el pasado, es una historia que nos contamos sobre nosotros mismos; y en realidad podriamos contarnos una historia diferente.

2 comentarios:

Manuel Adlert dijo...

Yo con el ego suelo tener el problema de que hay veces que me doy cuenta de que no lo conozco muy bien, incluso me sorprende. Y como considero que es importante conocernos a nosotros mismos, intento distanciarme para conseguir más objetividad. Una forma de distanciarse es la ironía, incluso la burla. Otra cosa que me pasa es que cuando veo algunas personas con el "ego subido" que se consideran en posesión de la verdad, siento un rechazo y trato de combatirlo con la práctica de la duda metódica.

Rafael San Andrés Renedo dijo...

¿No conoces tu ego muy bien? ni falta que te hace, pasa de él si puedes.

Bueno, no es que se pueda pasar de él asi como asi, pero conviene observarlo desde cierta distancia, tal y como dices, y darse cuenta que tú no eres lo que observas, sino el observador, el sujeto, y eso no lo puedes ver ni nombrar, sólo puedes vivirlo y disfrutarlo.

En cuanto a tu último comentario...el ego subido se nos cuela a todos de vez en cuando...

Un abrazo y enhorabuena por esos cuadros tan impresionantes.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...