miércoles, 22 de julio de 2015

Ejercicios para despertar


Uno se da cuenta, después de realizar ciertos ejercicios, de que todo lo que percibe, incluidas las otras personas, son parte de uno mismo.

Los demás son figuras que flotan en el mar de la consciencia y son parte de ella; si se sienten admitidas se hacen amables.

Para esto es preciso desenfocar la atención desde una forma, figura u objeto hacia el contexto.

El principal problema es la inercia de muchos años de tratar de encontrar la solución a la angustia pensando o buscando la manera de hacer algo efectivo que la alivie, en definitiva, pensando.

Ya hemos descubierto que la única salida es la presencia y aceptación de lo que hay, pero los estados regresivos tienden a llevarnos a los hábitos y comportamientos que hemos tenido toda la vida ¡pensar!

El Yo como experiencia es el ser lo que aparece en la experiencia inmediata, nos convertimos en el mundo y todo el mundo. Los hábitos de pensar mencionados hacen que la vivencia del Yo como experiencia se disfrute durante un cierto tiempo hasta que se produce un cansancio; se impone la inercia y se vuelve a reposar en el Yo como objeto formado por pensamientos.

Lo que se ve en la tele estimula el Yo como objeto, mientras que la percepción del aparato de televisión te lleva a la experiencia inmediata, como cuando te fijas en el espejo en vez de fijarte en la figura que refleja. Lo que lees y el libro mismo, lo que dice la persona y la persona misma etc

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...