viernes, 3 de abril de 2015

De la infelicidad a la depresión y de la depresión a la felicidad

 

El mundo no está diseñado para darnos satisfación consistente y permanente. Esta circunstancia nos produce infelicidad.

Estamos a merced del flujo y reflujo de la realidad representada en nosotros por el insondable "Yo como agente"; los otros "yoes", el "Yo como objeto" y el "Yo como experiencia", son mecanismos de supervivencia ante la incertidumbre de la vida.

El mecanismo de supervivencia natural sería el "Yo como experiencia", mientras que el "Yo como objeto" sería un artificio engañoso propio del ser humano.

Exigimos al mundo lo que no nos puede dar y, al comprobar que no nos da lo que esperamos, nos culpamos a nosotros mismos o reprochamos al mundo su imperfección y nos deprimimos.

Sólo cuando dejamos de exigir al mundo lo imposible, dejamos de interpretar nuestro dolor y nos abrimos a lo único real, estable y maravilloso que hay dentro de nosotros, a saber, el ser fuente y contenedor de lo que estamos presenciando, podemos sentir, al fin, el gozo y alegria de vivir.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...