viernes, 23 de enero de 2015

Miedo a descorrer el velo


La identificación con la mente es la identificación con una auto-imagen, con la voz interior, con los procesos de pensamiento, emoción y memoria,  y con la función disociativa de ensoñación diurna.

Todo ello es una identificación compensatoria por la convicción de ser insuficiente, convicción proveniente de la angustia básica sentida en algún momento de la infancia.

Es la imaginación la que se encarga de rellenar con contenido "conveniente" todo el movimiento de la mente con la que nos identificamos.

Entre nosotros y el mundo se encuentra el velo del ego o "Yo como objeto", con todas sus identificaciones de todo tipo.

El ego son todas las identificaciones que realiza un ente humano, "Yo como agente", que le apartan de su ser. En realidad, hasta el "Yo como agente", el ente que somos, no es más que una parte más del mundo que se presenta fugaz ante lo más profundo de nosotros, el ser o "Yo como experiencia", esa consciencia espaciosa, informe, ese silencio y quietud ante el cual el Universo baila.

En otro apartado hemos diferenciado un ego neurótico, un ego social y un ego personal.

El ego personal es el que se alberga en un ente humano saludable con una buena autoestima y bien adaptado a su medio ambiente, pudiendo en estas condiciones realizar sus potencialidades. Este es el objetivo habitual de los diferentes tipos de psicoterapia.

Sin embargo sólo una crisis existencial puede dar lugar a un inicio de acercamiento al ser.

Nos da miedo descorrer ese velo en las crisis porque creemos que detrás no hay nada.

Tal vez más allá se encuentre lo sagrado
https://www.youtube.com/watch?v=v1mQT1u_45I

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...