domingo, 6 de julio de 2014

Reflexión inútil...¿o no?


Si el vivir plenamente el momento presente tiene todas esas grandes ventajas, ¿por qué no lo vivimos más a menudo?

¿La causa podría ser porque somos, en realidad, esclavos de los automatismos condicionados de nuestro cerebro, automatismos condicionados bien por nuestra historia personal y/o por la mente colectiva social?

¿Porque seríamos adictos a algún tipo de estímulo proporcionado por la ensoñación, tal como lo explica Eli Somer?

¿Podría ser, como dijo Sigmund Freud, porque escapamos del "león" arrojándonos al "precipicio" que se halla a nuestras espaldas?

¿Se trata, más bien, como explicaba Karen Horney, de un "pacto con el diablo" en el que le venderíamos el alma (Yo como experiencia) a cambio de pensamientos, fantasias e imaginaciones capaces de darnos una identidad ideal para compensar la angustia básica?

¿O es como opina Eckhar Tolle un estadío de la evolución humana, la cual ha requerido que el ser humano, hasta ahora, haya funcionado identificándose con su "Yo como objeto", o ego, para pasar de oruga a mariposa y descansar, al final, como mariposa, en su transcendente identificación con el Ser o "Yo como experiencia"?

Quién sabe, igual se trata de que aún nos seguimos creyendo el cuento que la serpiente les contó a nuestros primeros padres, Adán y Eva; sí, esa historia de que si uno prueba el fruto del árbol del bien y del mal, y empieza a juzgar, se hace igual a Dios.

El gran engaño de la serpiente fue hacerles creer que no eran parte de Dios y que, para llegar a serlo, deberían llegar a conseguir algún tipo de logro. Tal vez en algún momento de la infancia llegamos a creer lo mismo y lo vamos pasando de generación en generación.

https://www.youtube.com/watch?v=cmiJgrdDJb8

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...