viernes, 18 de julio de 2014

El despertar espiritual


El foco de la atención, normalmente, tiende a quedarse fijado en ideas, imágenes, recuerdos, deseos, impresiones mentales y emocionales de todo tipo, produciendo el individuo (organismo cuerpo-mente, o" yo como agente") una identidad formada con la mente, el "yo como objeto" o ego.

El secreto del despertar espiritual es la liberación del foco de atención, transformándolo en consciencia espaciosa, consciente de sí misma, es la identificación con el "yo como experiencia", es el despertar de la consciencia.

La mejor forma de ayudar a la voluntad a ejercitar la presencia necesaria para el cambio de identificación, es el darse cuenta de cómo los ejercicios de mindfulness mejoran el estado mental. La práctica misma sirve de refuerzo.

Hay que tener en cuenta, sin embargo, las veces en que la práctica de la presencia nos pone en contacto con emociones dolorosas provenientes del subconsciente.

Es importante advertir al "caminante" sobre los fenómenos de avance y retroceso propios del proceso y que tanto desconciertan y desaniman cuando se desconoce esta dinámica

También hay que considerar la posibilidad de que la práctica del mindfulness no llegue a dar lugar a una experiencia personal capaz de poner en marcha la motivación para seguir en solitario este proceso de despertar.

Nos identificamos con el "pensador" de los pensamientos, con el "generador" de la imágenes y ensoñaciones etc , o sea, con el "yo como objeto", cuando lo que somos, en realidad, es el conocedor, el "yo como experiencia" de toda esa actividad automática, condicionada, detrás de la cual, no hay ningún pensador ni generador personal de imágenes ni ensoñaciones.

Tal vez el problema es que no es fácil el cambio de gravitación de la identidad, del "yo como objeto" al "yo como experiencia", por lo que el despertar puede verse afectado, en ocasiones, por resistencias insuperables.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...