viernes, 22 de noviembre de 2013

El desconcierto



 
¿No se han sentido ustedes desconcertados en numerosas ocasiones?

De repente pasa algo y se les rompen los esquemas.

Es como un estrés por algo que pasa de forma súbita e inesperada que te saca de tu carril momentaneamente y da lugar a una cierta confusión, la cual puede algunas veces llegar a un minipánico que hace que estemos horas y a veces hasta dias dándole vueltas al inesperado acontecimiento.

Queremos que encaje lo que tal vez no tenga encaje en ese momento en nuestra cabeza; son esos momentos en que debemos abrir la mente a nuevas posibilidades, consideración de nuevas perspectivas y acomodación de nuevos datos que nos llegan desde afuera.

Algo se resquebraja; no gusta la sensación que produce, pero es mejor que le demos la bienvenida a esa desazón del alma; ya que te está indicando que tienes un ego que aún te preocupa demasiado. Es una estructura rígida en nuesta psique; una especie de fantasma al que tomamos por nosotros mismos; son aquellos pensamientos, situaciones, experiencias etc con las que nos identificamos en el pasado.

Son, en definitiva, barreras que nos separan de nuestro verdadero yo; fuente de toda alegria, amor, belleza, confianza, serenidad, quietud y silencio.

Es el vacio centro de nosotros mismos, fuente de la consciencia universal que se cristaliza en cada uno de nosotros.

Es un vacio luminoso; la luz de la consciencia que proyecta un mundo delante de nuestros ojos; moldeado por nuestro pasado, deseos y emociones.

La luz en todos nosotros es la misma; participamos todos de la misma divinidad, pero el proyector es diferente y cada uno tiene insertada en su mente su propia película.

Lo importante no es la película; que no habrá dos iguales por mucho que se parezcan, sino la luz de la consciencia gracias a la cual vemos lo que vemos; sin consciencia no hay película.

Asi que cada vez que nos desconcertamos; que no encontramos sentido a nuestra película por unos momentos, nos ponemos más cerca de la gran verdad que consiste en que lo único que hay en el fondo de todos nosotros es la misma luz; la luz de la consciencia.


Buenas noches

2 comentarios:

NVBallesteros dijo...

A veces se nos nuble la conciencia y la luz es tan lejana... Besos

Rafael San Andrés Renedo dijo...

Sí, NVBallesteros...algunas veces tenemos que nadar entre la confusión, y eso duele...

Hay que mantener la fe

Un beso

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...