viernes, 22 de noviembre de 2013

Ante la corrupción

Hay un motivo por el cual este caso nos tiene hipnotizados a todos y, a mi modo de ver, esto es así por algo mucho más importante que porque sea, o no, perteneciente a la casa real en calidad de marido de una infanta.

Hay algo que guardamos todos en nuestro interior, lo cual no nos gusta reconocer...

Nos vemos reflejados en las cosas que hacen los demás pero, en vez de ser conscientes de que no es más que un reflejo, preferimos creer que la villania reside fuera de nosotros.

En el caso Urdangarin no sólo vemos una villania sino que resulta más grotesca al expresarse a través de alguien, el cual no se tendría que quejar de todo lo que la vida le ofrecía.

¿Por qué? nos preguntamos todos.

Y todo apunta a una verdad fundamental que queda descarnada en casos como éste

Y la verdad es que todos albergamos en nuestro interior unos deseos de amor poder y libertad infinitos, insaciables por definición.

Estos deseos junto con la pirámide de necesidades de Maslow, dirigen el "Yo como agente" de cada cual, todo lo cual se va actualizando dependiendo de las características de cada uno, historia, identidad, condicinantes biológicos, etc.

¿Cómo? ¿que empiezo bien y acabo dando una paliza?

Pues nada, hasta que quede clara la diferencia entre los distintos "Yoes": "Yo como agente", "Yo como objeto" y "Yo como consciencia plena".

Resumiendo, que cada vez que asoma la codicia...nos recuerda a todos el dragón que llevamos dentro.

Buenas noches

4 comentarios:

SANDRA... dijo...

De acuerdo, nadie es tan malo ni tan bueno, todos llevamos algo de los dos dentro, depende a cual dejemos crecer más será quien nos domine. Besitosssssssssssssssssss.

Rafael San Andrés Renedo dijo...

Sí, Sandra, hay condicionantes que nos pueden poner en uno u otro camino, y quien no sea consciente de esto tal vez sea más vulnerable a las malas influencias...

Besos

Antoniatenea dijo...

Imagino a un rico chico guapo que además se casa con una princesa pero que no brilla con luz propia porque todo lo ha tenido en su mano siempre...la riqueza , el estatus social y la belleza y nace dentro de él una enorme necesidad de sorprender por su poco escrupulosa habilidad de generar para sí mismo y su família riquezas y ser considerado entonces una estrella

Las cosas que se nos dan casi gratis no las valoramos y este chico necesitaba aumentar su autoestima.

Qué asco me da todo esto incluyendo el asunto de la caz de osos emborrachados por el rey y de desgraciados elefantes...No puedo entender la admiración por la monarquía en una sociedad moderna en la que la pobreza nos está invadiendo.
Un escrito con sabiduría el tuyo, como siempre, Carlos!
Besos

Rafael San Andrés Renedo dijo...

Tú lo que estás insinuando, Antonia, es que no eres una apasionada monárquica, y ni siquiera juancarlista.

Estás dando a entender que no aplaudes con entusiasmo las cacerias del rey.

:-)) por supuesto que no te falta razón al indignarte con ciertas cosas.

Gracias por tus amables palabras y por tu alegria.

Besos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...