jueves, 27 de febrero de 2014

La voluntad


Es necesaria la voluntad para llevar a cabo aquello que pensamos que es bueno para nosotros o el grupo al que pertenecemos.

Algunas veces necesitamos realizar cambios o iniciar nuevos hábitos que creemos positivos. Para ello nos ayudamos de la consciencia.

El primer ejercicio es fortalecer la consciencia. Concretamente la conciencia del presente.

Pero debemos tener claro que el fortalecimiento de la conciencia del presente nos ayudará, porque si no no tendriamos la voluntad suficiente para realizar los ejercicios adecuados para fortalecerla.

Por eso es importante disponer de un buen marco teorico sobre el que apoyar las ideas que apuntalarán la nueva actividad (los ejercicios), la cual será impulsada por la voluntad.

Debido a nuestra complicación de tener nosotros esos otros yoes ("Yo como objeto" que atiende a nuestro pasado, el cual, a la vez, es una ínfima parte del "Yo como agente" que atiende a nuestro futuro), se ha producido un alejamiento o disminución de la sensibilidad del presente (Yo como experiencia) para arrojarnos a una profunda confusión mental. Una especie de marasmo de identidades en conflicto, miedos imaginarios y deseos insaciables, todo lo cual genera la neurosis del ser humano, impidiendo o frenando ésta, a su vez, el desarrollo de las potencialidades naturales de la persona.

Necesitamos retomar nuestra capacidad de estar aqui y ahora, reforzar la consciencia, porque ésta tiene, entre otras, las siguientes funciones:

"Ser concientes del momento nos da ventajas como el aprendizaje, adaptación del comportamiento, búsqueda de la novedad. Elegimos entre las opciones de apareamiento que se nos presentan, podemos evitar a los depredadores y estar realmente presentes en las relaciones sociales. Sobre todo nos ayuda a escuchar" (Bernard Baars)

Yo añadiría una función de la práctica de la consciencia plena, o sea, una ventaja cuando crecemos en presencia, ventaja aún más básica para nosotros, hoy en día, que las expuestas por Bernard Baars, a saber; se crearía un estado o espacio interior más favorable para el desarrollo de nuestras potencialidades alojadas en el "Yo como agente", liberándose éste lo más posible del "Yo como objeto" o ego; este último supone un continuo bloqueo de la actualización de los dones y capacidades propias de la persona.

La forma más eficaz de liberarse o de reducir el impacto del ego sería la reflexión y posterior fortalecimiento del "Yo como experiencia" a través de la vivencia del presente, la aceptación de la forma que tome el aqui y el ahora, tanto exterior como interiormente.

Pero como todo, si queremos realizar un cambio, si queremos aumentar nuestra capacidad de atención, abriendo todos nuestros sentidos al presente, debemos practicar, y esto requiere voluntad.

9 comentarios:

Jose dijo...

Si, Carlos es necesario tener mucha fe y una gran voluntad para, primero anteponer a nuestro yo y nuestro ego,la humildad de saber escuchar.

Es mucho el tiempo que me perdí de disfrutar de tus comentarios,y no sé el motivo.

Carlos Ignacio dijo...

Me alegra mucho verte de nuevo por aqui, Jose.

No te preocupes, una vez que me visites y ya estás registrado en la memoria de este blog, de lo que te estoy muy agradecido.

Un abrazo

Gladys dijo...

Muy sabio tu tema amigo sin voluntad no podemos lograr ninguna meta, sin voluntad y conosimiento de una mismo nada es posible muy interesante como siempre amigo me encantan tus temas.
Un gran abrazo que tengas una linda semana.

Carlos Ignacio dijo...

Un gran abrazo, Gladys, que tengas tú también una bonita semana.

Siempre me alegran tus apariciones y comentarios.

Duna dijo...

Primero decirte que es cierto, he estado como ausente...(como diría Becquer), pero viene tu escrito "como anillo al dedo" para la expreiencia por la que yo he pasado.
No sé como lo haces, pero parece que tenemos una sincronía mental, que aun sin hablar, logramos estar en el mismo plano justo en el mismo momento.

Digamos que yo he pasado por las "garras de un depredador", de un ser que no sabe amar, y que me ha "usado".
Esto me generó una rabia que me estaba dañando mucho, con lo cual , resultaba doblemente dañada.
Saqué fuerzas, fortalecí mi fe en mi misma, y salí a flote.
Te diré mi teoría. Los torrentes subterráneos de amor, hacen caer los muros que no tienen cimientos, y salen a flote siempre victoriosos.
La confianza en uno mismo, es el primer paso a dar. Todo lo que necesitamos lo tenemos dentro de nosotros mismos, y creo que el gran error de esta sociedad es buscar en los demás lo que necesitamos.

También las alimañas tienen su importancia, porque si bien son depredadoras, enaltecen a quin sale ileso de sus garras...;)

Ya me tienes de nuevo aquí, y si ves que me despisto, por favor, dame un toque como has hecho...

Muchos besos, y muchas gracias.

Carlos Ignacio dijo...

Hola, Duna, no sabes cómo me alegro de que les encuentres alguna utilidad a mis escritos.

En realidad yo estoy hoy en dia más bien orientado hacia lo práctico, si bien para tener voluntad para llevar a cabo alguna práctica es necesario un buen marco teórico que la sustente.

Encuentro que tu teoria es acertada y me alegro un montón de que hayas salido al fin trinfante de la prueba a la que al parecer has estado sometida.

Muchos besos

Antoniatenea dijo...

De todos modos, la voluntad del estar aquí y ahora y sumergirte en el momento puro...recuperar eso, debería ser extraño..es recuperar los primeros tiempos de la niñez donde uno podía abstraerse en un juego o en un cuento totalmente...hemos avanzado?? nuestro cerebro complejo nos complica la vida , verdad?..Sería tan sencillo estar por lo que has de estar...pero las interferencias de toda esa pandilla de "yos" nos hace perdernos , algunos incluso desarrollando una neurosis cuando no consiguen un equilibrio.
Un gustazo leerte!

Esther dijo...

Es verdad Carlos Ignacio, y cuando tenemos un objetivo, aunque sea el "yo como objeto", ese estímulo nos refuerza la voluntad para no abandonar ante cualquier dificultad.

Un abrazo.

Rafael San Andrés Renedo dijo...

Asi es, Esther, cuando comprendemos bien el objetivo al que queremos llegar obtenemos el estímulo necesario para no claudicar.

Besotes

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...