miércoles, 16 de junio de 2010

La rabia


Dejemos que la rabia sea lo que es, esto es, puro dolor.

Hay veces en que el dolor es tal que lo convertimos en rabia, rabia que desahogamos injustamente. Es como si quisieramos arrojarle al otro nuestro insoportable dolor. El dolor busca culpables para aliviarse.

Pero rara vez es justa esta transformación. Las cosas que nos pasan, nos pasan y la mayor parte de las veces no se puede saber con absoluta certeza los mecanismos o el origen que nos han llevado a semejante situación.

Las cosas que nos ocurren, nos ocurren a través de complejos factores que nunca llegamos a comprender.

¿ Se imaginan ustedes un mundo en el cual cada uno aceptara su propio dolor o malestar interno sin tratar de pasar al otro la patata caliente ? ¿ que cada uno se hiciera cargo de su propia frustración ?

La vida es como la bolsa, tiene altibajos y etapas diferentes. Cuando nos toca "bajar" sufrimos, cuando algo querido se termina sufrimos. Cuando pasamos de una fase a otra sufrimos y cuando se nos rompe un juguetito también.

Pérdida de seres queridos...diagnostico de una grave enfermedad...perdidas económicas o de estatus...todo ello nos hace sufrir.

Aceptar con dignidad el propio sufrimiento es tal vez el signo más fiable de la propia madurez


8 comentarios:

NV BALLESTEROS dijo...

Creo que es una forma de protegernos el que culpemos a otros de nuestro enojo... pero en nuestro corazón sabemos que no hay culpables.

Besos

Inés dijo...

Sería un mundo con menos sufrimientos innecesarios provocados por los que no se hacen cargo de sus frustraciones y las trasladan a los demás.
La foto del niño ese es terrible, ví tu enlace en el blog de Sakkarah y realmente me trajo esa imagen.

Un abrazo

Antoniatenea dijo...

Tienes mucha razón en lo que dices pero siendo verdaderamente prácticos, creo que negar la rabia cuando la tenemos no nos sirve de nada. Yo, lo siento mucho pero soy persona de que si tengo rabia ...es como un huracán y si tengo odio, lo tengo, aunque todos nos recomienden que es una cosa que no debemos tener nunca...lo siento..yo soy así, y lo único que puedo decir es que después de la tempestad suele venirme la calma y no me enstalo para nada ni en la rabia ni en el odio.
Besos!!

osane dijo...

La rabia es algo muy humano y humano es pedir perdón cuando nos equivocamos.
A menudo en un enfado decimos cosas terribles que no sentimos, pero la capacidad de perdonar en gente que se aprecia es infinita.
Un beso

Andrea BR dijo...

Creo que describes con mucha fidelidad el camino por el que todos alguna vez atravesamos ante situaciones que nos provocan dolor.
La necesidad de depositar en el otro la responsabilidad del mismo es muy humana y el ejercicio de toma de consciencia posterior y repartir responsabilidades también debe serlo.

El camino por sí solo es a veces muy duro como para cargar con más peso del necesario...

besos y buena noche Carlos,

A.

Antoniatenea dijo...

¿Me dejas publicar tu blog en mi facebook...es que a mi me encanta que a los demás también los hagas pensar...qué me dices?..sí, sí...no sé si no es mejor no pensar..pero también seria más aburrido, no?

Ex-compi dijo...

La rabia, desconocemos a veces, quién nos la ha pegado, pero esta en nuestro ser, y hace tanto daño.
quisiera que desapareciera de mi mundo, la maldita rabia, pero chico, ahí la tenemos. ¿será la impotencia humana?.

Mª Pilar dijo...

No creo que sea justo trasladar a otros nuestras frustaciones y nuestra rabia, creo que debemos asumir lo que nos pase y tratan de buscar lo que lo ha causado para tratar de paliar esa rabia que nos inunda.
Yo tengo un sistema, a mi me funciona, cuando tengo un disgusto grande que me causa frustación o indignación, salgo a la calle y ando deprisa, hasta cansarme, luego pienso con más tranquilidad y me sienta de maravilla.

Un abrazo

Pilar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...