jueves, 4 de marzo de 2010

Violencia

Autor imagen: Jeffrey Micheal Harp


Dicen que toda violencia es irracional, y que ésta es necesaria, en ocasiones, para hacer frente a circunstancias irracionales, tales como la defensa propia, la supervivencia y el mismo nacimiento.

Pues bien, yo a eso no tengo nada que objetar. Efectivamente, no sé si se le puede llamar violencia exactamente, pero, desde luego, para nacer se requiere una "lucha" importante por parte del niño para venir a este mundo (aunque a veces se describen nacimientos plácidos con ciertas técnicas, algunas de ellas procedentes de la India).

En cuanto a que si para sobrevivir debemos de matar, si es necesario para ello, seguramente es asi.

Dicho esto, yo no creo que haya habido ninguna guerra en la historia que pueda estar justificada por ese principio.

Otra cosa es que se inicien guerras para reforzar una identidad, bien sea mediante la expansión o la creación de un estado. Y es aquí cuando quiero pensar que esto es evitable, no solo evitable, sino necesario para prevenir un posible desastre mundial.

De hecho ya hay quienes preven o pronostican una guerra de proporciones catastróficas para la Humanidad. Algunos quieren verla en el enfrentamiento entre la identidad islámica y la occidental.

Hay quien dice que después de ese gran desastre, los seres humanos aprenderemos, por primera vez en nuestra historia, que todos somos iguales y pertenecemos a una más importante y profunda identidad, aquella que nos hace a todos humanos.

Bueno, de momento, esto es todo lo que se me ocurre.

Supongo que todo esto requerirá un mayor esfuerzo de reflexión y comprensión de lo que quiero decir, y de la posibilidad de que una nueva conciencia humana, realmente haga ridícula cualquier guerra a causa de la defensa de una identidad particular, para reforzarla con su expansión o con la creación de un estado.

Carlos Ignacio



14 comentarios:

El Blog de Clau dijo...

Siempre estuve segura de que si una mañana se parase un extraterrestre en una esquina de la Quinta avenida, las cosas cambiarían radicalmente para el ser humano,y se terminarían tantas guerras que históricamente han tenido como trasfondo las diferencias religiosas o pecuniarias(ya sea petroleo, oro, billetes etc).Ya veríamos que mas o menos oscuritos de piel, más o menos amarillos, nos parecemos bastante.

Carlos Ignacio dijo...

Eso creo yo, Clau, de hacho se está diciendo ultimamente que todos procedemos de un grupo de unos millares de personas que vivian en Africa hace 60.000 años.

Un saxofonista en mi salón azul dijo...

Hola Mr.!
A mí me ha conmovido tu reflexión, tal vez porque la creo muy mía...
Me ha gustado tu blog.
Nos leemos, vale?
Un beso grande.
LADY JONES

Carlos Ignacio dijo...

Me alegro de que te haya gustado Lady Jones.

Tu blog también me ha gustado a mi.

Nos leemos.

Un beso

LUNA dijo...

Amigo Carlos Ignacio, lo primero, agradecer tu visita a mi blog, aunque silenciosa....Bienvenido, espero que te encuentres cómodo en mi rincón de amigos.

Sobre este posts (luego me daré una vuelta por anteriores, para conocerte mejor) parto de que no partidaria para nada de la violencia, ni siquiera de voz.

El hombre, se supone que es un ser racional, que está dotado de inteligencia y de la palabra para entenderse.

Luego, también se ha dotado de leyes, para vivir socialmente.
Pero tiene poca memoria histórica....
Después de todas las batallas, raciales, políticas, religiosas, todas ellas en nombre de la justicia o de la fé, por supuesto, sigue tropezando en la misma piedra.

No creo que después de OTRO enfrentamiento de orden religioso, recapacitara....
Lo mejor sería que aprendiera DEFINITIVAMENTE, el gran significado de la TOLERANCIA Y EL RESPETO...
Pongamos cada uno nuestra parte ¿no?
Un abrazo

Antoniatenea dijo...

Estoy contigo: ningún nacionalismo ni afán de ser propietarios de tierras ni de riquezas de otros pueblos,ni por defensa de ninguna religión se justifica jamás una guerra. Para mi quitar la vida sólo está justificado cuando te juegas la tuya o te quitas la tuya porque así lo has decidido y no te de repelús en decirlo.. Si te viene alguien detrás para matarte, antes tú que él, lo tengo clarísimo y no creo que dudase un instante.Una cosa es ser pacifista y otra poner la otra mejilla, por mucho que lo diga la Biclia no soy de las que dejaría mi mejilla para ser abofeteada.
Un beso!

SANDRA... dijo...

Buenas tardes Carlos espero estes bien paso a dejarte mi saludo, te dejo un verso muy bonito..

( El mundo necesita rosas y no espinas , puentes y no muros, unir y no dividir
amor y no odio, paz y no guerra , amistad y no enemistad, pero de lo que mas necesita el mundo, es de Vos para hacer la diferencia )

Que tengas un bello fin de semana abrazosss y besosss
Sandra.

El Gaucho Santillán dijo...

La reflexiòn es buena. el problema, es que si no tenemos animosidad alguna hacia los demàs, ni establecemos fronteras, ni nos defendemos, somos pasto de los Bush, las Thatcher, los Stalin.

Descendemos de los mismos, pero no somos iguales.

Saludos

Carlos Ignacio dijo...

Amiga Luna, por su puesto que me sentiré cómodo en tu rincón de amigos, tan lleno de colorido y gracia cordobesa.

Me temo que solo escarmentamos con grandes desastres. Tal vez nos falta la puntilla después de las dos últimas espantosas guerras mundiales. Tal vez estemos padeciendo ya la tercera, la de la vencida.
Un abrazo

Carlos Ignacio dijo...

Tienes razón, Antoniatenea, si alguien te quiere quitar la vida, se la quitaremos a él sin dudarlo, si podemos.

Lo del repelús lo digo tal vez porque en cualquier caso no seria plato de buen gusto.

Besos

Carlos Ignacio dijo...

Gracias por dejar esos versos tan bonitos en este lugar, Sandra.

Solo decirte que me ha encantado visitarte y que lo he pasado muy bien leyendo "El secreto de Einstein".

Abrazos y besos igualmente para ti.

Carlos Ignacio dijo...

Gaucho Santillán, soy consciente de cual es la situación actual y que de momento no podemos hacer otra cosa que ir sembrando aqui y allá una nueva conciencia, sin garantia ninguna de que sirva para algo.

De hecho no parece que sirvieran de mucho en su momento las enseñanzas de Jesús o Buda, por poner dos ejemplos.

Seguimos como siempre a pesar de los mensajes de los grandes sabios de la Historia.

Me temo que tal vez debamos pasar por una experiencia extremadamente amarga que nos sirva de escarmiento, de manera que, después de la cual, serian impensables actitudes como las de las personas que mencionas.

Un abrazo

osane dijo...

Todos los comentarios me parecen preciosos y llenos de buenos deseos que comparto, pero para ser sincera pienso que el ser humano nace con un factor dominante y ambicioso que le lleva a luchar contra los otros para ser o tener mas, es algo histórico.
En lugares en paz como nuestro país, la lucha es de otro modo, lucha por ascender en el trabajo, competiciones deportivas, politizar debates sobre las corridas de toros para satanizar a los de siempre.
Sinceramente, pienso que hay cosas que no tienen remedio y su base son la envidia y la ambición.
Un beso.

Carlos Ignacio dijo...

La envidia y la ambición...qué buenos temas,Osane, espero que no falten en este espacio, tarde o temprano.

De lo que se trata en este mensaje es de algo aun más terrible. Se trata de la tragedia de la violencia bélica.

Un beso

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...