domingo, 21 de marzo de 2010

Trastorno de Personalidad



Hay un signo que es patognomónico en los trastornos de personalidad.

La actitud emocional y el comportamiento de piñón fijo. La rigidez.

Todos podemos expresar diferentes emociones y actitudes. Algunas de ellas antipáticas e injustas. La persona normal es capaz de cambiar el rumbo y, a través de la retroalimentación social, puede cambiar y presentar otras facetas más adecuadas de su personalidad para la situación en cuestión.

La persona normal puede equivocarse y lo puede hacer mucho, pero es precisamente esa flexibilidad lo que le da el carácter de normalidad.

La persona con dificultades en esa fina modulación que le sirve para orientarse, para variar el sentido de su comportamiento, es la persona que actúa como con piñón fijo y es la que da una impresión de rigidez. Ahí tenemos el problema.

La cuestión clave no es meter la pata, equivocarse o reaccionar de manera anormal en múltiples ocasiones, sino la capacidad de mantener esa sensibilidad que le sirve a uno para ajustar su comportamiento, de manera más adecuada, sirviéndose de la información social que va recibiendo, para regularlo o modularlo de la manera más conforme a una situación particular.

3 comentarios:

Marina-Emer dijo...

gracias por seguir mi blog ..acabo de hacerme seguidora del tuyo ...suerte Un abrazo.
Marina

Carlos Ignacio dijo...

Encantado, Marina, un abrazo.

Andrea dijo...

Vaya normal que soy, las meteduras de pata y los errores los disfrutaré más complacida..
Un abrazo fuerte, Carlos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...