miércoles, 10 de febrero de 2010

Jorge Bush

Autor imagen: Joan Miró


Jajajaja menudo cachondeo. Si alguien le llama así aquí, desde luego, sería tan patético que el interesado no tendría más remedio que reírse, cómo no, igual que nos reímos de una ridícula ocurrencia ocasional. Otra cosa es que tuviera que tragar con el Jorge Bush porque sí, porque así es bautizado por el personal.

Me parece que no lo entienden. No se trata de uno exija que le llamen por la forma nacional o nombre dicho en lengua de origen. Por ejemplo, aquí en mi País hay gente cuyo nombre es Juan José y quiere que le llamen como se llama, o sea, Juan José, y no Jon Joseba.

¿Ustedes creen que sería de recibo imponerle a Ibarretxe, porque sí, el nombre que se nos ocurra, y como sabemos que es vasco, llamarle porque nos sale de los huevos Jon Joseba?

A ver si lo entienden, a la gente hay que llamarle por su nombre, no por el que, o la forma, que a nosotros nos salga de los caprichos.

Si es que se dicen cosas que a uno le hacen gracia, y por otra parte no deja de ser curioso todo lo que hay que esforzarse para explicar que llamar a alguien de forma distinta a como se llama es un abuso.

Por cierto, si sus parejas les ponen algún mote o les llaman por algún nombrecito, a no ser que sea el típico "cariño" o cosas por el estilo, es un signo de abuso, abuso que con seguridad se irá actualizando con el tiempo.

Carlos Ignacio



2 comentarios:

jnj dijo...

Llevas más razón que un santo. Seguro que a esos irreverentes proclives a la traducción de nombres nunca se les ocurriría decir que han visto tal o cual película de Pablo Nuevohombre, ni siquiera que han oído tal o cual canción de los Pistolas de Sexo o de los Soltera de Hierro.

Un abrazo de un Juanjo (que no Jonjo, claro).

Carlos Ignacio dijo...

Jajaja, lo has expuesto de una manera muy gráfica, Juanjo

Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...