miércoles, 17 de febrero de 2010

Buenos días

Autor imagen: Monet


Bueno, pues para empezar les diré que ser estúpido e inteligente no es incompatible.

Aquí me tienen a mi que soy tan inteligente que me doy cuenta de mi propia estupidez.

Pero yo no tengo ninguna culpa, La vida me hizo así.

Por eso yo no soy de los que se pregunta, qué estoy haciendo de mi vida, sino qué es lo que está haciendo la vida de mi.

¿Cómo ven esta absurda existencia, bellas criaturas?

Carlos Ignacio



8 comentarios:

Felix Casanova Briceño dijo...

Carlos Ignacio...

A mi siempre me consideraron inteligente, pero también me considero muy, muy estupido, así que no tengo más remedio que estar de acuerdo contigo, amigo.

Un fuerte abrazo

Carlos Ignacio dijo...

Hola, Felix, qué alegrón me das cada vez que te veo aparecer.

Siempre haces que me sienta bien con tus comentarios.

Un saludo, pero que muy cordial

CORAZÓN VERDE dijo...

Quizás darse cuenta de las cosas precisamente es no ser estúpido y darse cuenta de la estupidez es la clave o la varita mágica para empezar a darde cuenta de muchas cosas más, por que yo también soy una gran estupida

Carlos Ignacio dijo...

Corazón verde...por lo que he estado leyendo en tu blog, supongo que dirás o harás alguna estupidez, como todos, pero eso de que eres una gran estúpida lo descartaria por completo.

Muy acertados tus comentarios

Un saludo muy cordial

libro dijo...

Se dice que hay varios tipos de inteligencia.Una es la que nos permite aprender algo,otra es la inteligencia emocional.Esta permite a ciertos individuos manejarse mejor entre sus pares.Que esta inteligencia"emocional" le falle a una persona, no es suficiente para que se autocalifique de estúpido.Puede ser sensible, indeciso, enfin hay una serie de emociones humanas que aunque no esten bien acomodadas no quitan valor a esa persona.Simplemente reacomodarlas puede contribuir a la propia felicidad.Pero no te preocupes Carlos, que todos en algún momento hemos sentido eso.Es más hay gente que tiene el "arte"de hacernos sentir muy tontos,esa seguramente no es la gente que mas nos favorece.Debemos rodearnos de quienes sin llegar a adularnos no nos hagan sentir mal.
Un beso
Clau

Carlos Ignacio dijo...

Bueno, Clau, te agradezco tus comentarios y tu apoyo.

También es acertado lo de indicar que debemos de rodearnos de gente que nos haga sentir bien.

Yo no quiero decir exactamente que sea estúpido, solo que reconozco mi estupidez al reconocer que muchas veces meto la pata, soy en ocasiones un poco bocazas o indiscreto de cuando en cuando. Son fallos humanos que no tengo inconveniente en reconocer.

De lo bueno que pueda tener no me ocupo tanto, esas cosas a disfrutarlas, yo y los demás, y ya está.

También queria resaltar la paradoja de contener en uno mismo aspectos de inteligencia y de estupidez al mismo tiempo.

No es malo confesarnos de los fallos que podamos tener. Eso dice también algo bueno de nosotros...

Un abrazo

osane dijo...

Si te sirve de consuelo yo desde hace algún tiempo tengo la sensación de estar haciendo el gilipollas.

Te diré un secreto: si ser gilipollas es ser uno mismo, franco, consecuente y andar con los sentimientos por bandera, me encanta ser gilipollas, así me estrelle.

No te conozco, pero no se por qué me parece que te comprendo. No eres estúpido, es tu naturaleza y me da que eres de naturaleza bondadosa y eso se da a confusión muchas veces por desgracia.
Un beso

Carlos Ignacio dijo...

Pues probablemente seamos de la misma raza, Osane

Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...