lunes, 27 de abril de 2015

La meditación suprema

 
Mientras vivimos no solemos apreciar la percepción de nuestra presencia porque ésta no añade nada a nuestra autoimagen ilusoria, "Yo como objeto" o historia personal.

Por otro lado, la actividad mental, que es la que construye y mantiene a esa imagen ideal, tiene un poder de atracción sobre nosotros de carácter adictivo-compulsivo.

Esto último se entiende si tenemos en cuenta que la mayor parte de la imaginación suele funcionar como un mecanismo de defensa contra la angustia básica o herida primordial.

Lo trágico es que, cuando abandonamos la presencia, nos abandonamos a nosotros mismos, cambiando todo nuestro poder por la gloria que nos proporciona la imaginación.

Asi que, si queremos cambiar esta dinámica, primero es necesario reflexionar, comprender y, después, tomar la decisión de hacer que el tirón gravitacional se produzca en el sentido de la presencia; de lo que somos.

De lo contrario es posible que sea, poco antes de morir, cuando nos enteremos de quién somos de verdad.

La meditación suprema tal vez tenga lugar cuando estemos a las puertas de la muerte, porque es entonces cuando nos damos cuenta de que ya no queda tiempo para satisfacer los deseos de venganza que suelen nutrir al ego desde el inconsciente.

Sólo quedará tiempo para contemplarnos a nosotros mismos, o sea, la vida misma contemplándose a sí misma.

https://www.youtube.com/watch?v=Qne9op0VOjc

4 comentarios:

María dijo...

Tu entrada me hace reflexionar.

La meditación siempre viene bien a cualquier hora del día.

Un beso.

Paula Cruz Roggero dijo...

Creo que meditar es fundamental, pero es difícil ir tan profundo como lo propones.
Evidentemente la gloria nos fortalece aunque sea un espejismo, pero creo que necesitamos de ella en el mundo material. No se trata de gloria materialista sino de gloria en cualquier sentido, pero lógicamente cuando nos enfrentamos al espíritu en una alta meditación, nada de eso tiene sentido pues ahí vemos con claridad quienes somos.

Rafael San Andrés Renedo dijo...

A cualquier hora del día, María, así es.

Un beso

Rafael San Andrés Renedo dijo...

Exacto, Paula, quienes somos de verdad está más allá del mundanal ruido.

Gracias por tu participación

Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...