domingo, 20 de abril de 2014

La infelicidad


Lo malo de la infelicidad es que tiende a aferrarse a la consciencia y absorbe nuestra atención.

Además puede provocar la activación de partes de nosotros mismos que odian estos estados mentales, es decir, los estados mentales de infelicidad, y esto es lo mismo que decir que uno pasa a odiarse a sí mismo cuando no se siente bien o está insatisfecho.

Esto seguirá siendo así mientras el individuo se sienta incapaz de obtener por sí mismo la satisfacción que cree que necesita y, simultáneamente, carezca de esperanza de que ésta le llegue a través de una ayuda exterior altamente valorada.

¿Salida?

El poder de la renuncia siempre está ahí:

Cuando deseamos algo porque lo consideramos muy importante, o indispensable, hacemos todo lo posible por conseguirlo, pero si no lo logramos, nos sentimos desesperados, y pasamos a un estado en el que lo que esperamos es que, lo que necesitamos, nos sea facilitado con ayuda externa; si esto último tampoco se produce, nos sentimos desvalidos.

Cuando ambos sentimientos se combinan, o sea, desesperación y desvalimiento, se queda el organismo cuerpo-mente vulnerable a todo tipo de trastornos.

Sólo la renuncia a aquello que estábamos deseando, o más bien necesitando, nos puede sacar de esa situación tan propicia a la enfermedad.


Este proceso puede ser acelerado con la práctica de una intensa presencia:


En la época en la que estaba formándome en mi especialidad, asistí a un curso completo de "entrenamiento autógeno", dirigido por el Dr. José Luis González de Rivera en el servicio en el que yo trabajaba.

Eran unos ejercicios muy concretos de relajación a través de las sensaciones de peso y calor en las extremidades, junto con otros ejercicios más, los cuales se suponía que te debían de llevar a un estado mental al que se le denominaba "estado autógeno". Se trataba de la técnica de relajación de Schultz.

Yo llegué a ese estado al que se pretendía llegar, y me di cuenta de que, de forma natural, llegaba a él en determinadas circunstancias en las que me quedaba como anclado completamente en las sensaciones del presente, con la vista relajada y vagamente dirigida al infinito, con una atención que podríamos llamar flotante y solía producirse bajo el influjo de algunos estímulos como una puesta de sol, reflejos etc.

¿No notan que les afecta de alguna manera especial la percepción de la imagen de arriba?

Tal vez noten que entran en el estado del que les hablo, el estado autógeno, porque sin pretenderlo se hacen conscientes de su respiración, la cual se hace más profunda, y se quedan como suspendidos por las sensaciones que les vienen aqui y ahora.

Se quedan como anclados en lo que sienten; su cuerpo, su tono emocional, y los estímulos que captan sus órganos sensoriales.

No se trataría de ningún trance hipnótico, ya que en este último se produce un estrechamiento de la conciencia; mientras que en este estado del que estamos hablando lo que se produce es en realidad una ampliación de la consciencia a todos los estímulos del momento presente.

Podríamos decir que es un instante en el que se vive intensamente el "yo como experiencia". El estado autógeno sería, pues, su realización; la realización del "yo como experiencia".

No solamente se puede alcanzar un estado de intensa presencia practicando el entrenamiento
autógeno.

Algunos años antes de este curso pude comprobar los similares beneficios de la técnica de Roger Vittoz, quien trató a Alber Einstein, el cual la valoró muy favorablemente.

Recientemente he practicado Mindfulness con Andrés Martin Asuero, obteniendo los mismos resultados.

En realidad se vienen utilizando técnicas de meditación, la cuales tienen como denominador común la práctica de la presencia, desde hace miles de años en todo el mundo, especialmente en Oriente.

En todo caso conviene tener claro que lo esencial es la práctica de la presencia, para lo cual, al final, no es necesario método alguno.

9 comentarios:

NVBallesteros dijo...

Creo que esta que la vives se puede juzgar a uno mismo...Besos

Rafael San Andrés Renedo dijo...

Me temo que no entiendo qué quieres decir, NVBallesteros.

Una alegria muy grande volver a verte. Espero que todo te vaya bien...

Besos

Alexander Strauffon dijo...

La desdicha es uno, a su vez.

Rafael San Andrés Renedo dijo...

La desdicha es uno hasta que deja de ser uno y se identifica con otra cosa más grande.

Saludos, Alexander

Pamela Ruiz dijo...

Muy interesante.

Beso

1. Todos trabajamos con un infinito poder.

2. El Secreto es la Ley de Atracción

3. Lo que está pasando en tu mente, es lo que estás atrayendo.

4. Somos como magnetos - lo semejante atrae a lo semejante. Te conviertes en
lo que piensas.

5. Cada pensamiento tiene una frecuencia. Los pensamientos envían una
energía magnética.

6. La gente piensa en lo que no desea y atrae más de lo mismo.

7. Pensamiento = creación. Si estos pensamientos están anexados a emociones
poderosas (buenas o malas) eso agiliza la creación.

8. Tú atraes tus pensamientos dominantes.

9. Aquellos que hablan más sobre enfermedad tienen enfermedad, Aquellos que
más hablan de prosperidad, la tienen, etc.

10. Esto no es solamente un 'deseo'.

11. No puedes tener un universo sin que la mente participe en eso.

12. Elije tus pensamientos con cuidado. Eres una obra maestra de tu vida.

13. Los pensamientos no manifiestan la realidad de inmediato, lo que está
bien imagina que viéramos un cuadro de un elefante y éste apareciera
instantáneamente.

14. TODO en tu vida lo has atraído... Acepta este hecho. Es verdad.

15. Tus pensamientos causan tus sentimientos.

16. No necesitamos complicar todas las 'razones' detrás de nuestras
emociones. Es mucho más simple que eso. Existen dos categorías: buenos
sentimientos y malos sentimientos.

17. Pensamientos que traen buenos sentimientos significa que Estás en el
camino correcto. Pensamientos que traen malos sentimientos, significa que no
estás en el camino correcto.

18. Cualquier cosa que estés sintiendo es un reflejo perfecto de lo que está
en proceso de llegar a ser.

19. Obtienes exactamente lo que estás SINTIENDO.

20 Sentimientos felices atraerán más circunstancias felices.

Pamela Ruiz dijo...

Vuelvo y te leo, me ha venido muy bien.

Deberías escribir más.

Beso.

Rafael San Andrés Renedo dijo...

Me alegro de tu vuelta y de que te haya venido bien leer la entrada, Pamela; gracias por tu ánimo.

Besos

Anónimo dijo...

My partner and I stumbled over here from a different web address
and thought I may as well check things out. I like what I see so now i'm following you.
Look forward to looking over your web page yet again.

Review my webpage - Body Shop

Anónimo dijo...

It is not my first time to pay a quick visit this web page,
i am visiting this web page dailly and obtain pleasant data from here
daily.

Stop by my weblog; Tragus Piercings

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...