domingo, 16 de marzo de 2014

Consciencia sin autoimagen


Lo que nos preguntamos ahora es, si podemos encontrar casos en los que puede haber un "yo como experiencia", pura consciencia, sin ser acompañado por una autoimagen, o sea, por un "yo como objeto".

Para empezar, nos resulta muy dificil imaginar que en el reino animal, no humano, no exista algun tipo de consciencia, algún tipo de yo, capaz de experimentar de alguna forma su presente.

Sin embargo sólo los seres humanos necesitamos representarnos mentalmente a nosotros mismos, a través de una autoimagen y autoconcepto; utilizando esta capacidad para el enriquecimiento de nuestra vida social a través de un lenguaje articulado, cosa que parece no ocurrir, que se sepa, en ningun otro ser viviente del planeta.

Queda claro, pues, que hay en este mundo consciencia, "yo como experiencia" carente de un "yo como objeto"o autoimagen.

Es justo lo que ocurre en el resto de los seres vivos, dejando a un lado nuestra especie.

Pero... ¿podemos encontrarnos también entre nosotros, los seres humanos, consciencia sin autoimagen? es decir ¿podemos encontrar disociados, como entidades distintas el "yo como experiencia" y el "yo como objeto"?

Bueno, podemos indicar dos casos interesantes en los que esto realmente se llega a producir.

En el síndrome de Cotard y en las experiencias místicas.

El síndrome de Cotard es un trastorno psiquiatrico raro, en el que el individuo niega su propia existencia; incluso puede llegar a dejar de emplear el término "yo". Puede decir de sí mismo que es algo que no tiene ninguna utilidad y que lo pueden tirar a la basura. El no existe para sí. Lo que contempla es algo muerto sin ningún sentido.

En este caso parecen presentarse, a su vez, separados un tipo de consciencia, al que como en el caso del resto de las especies podriamos llamar "Yo como experiencia" y, por otra parte, un "Yo como objeto", o sea, una autoimagen y autoconcepto, que en este caso parecen desaparecer.

En cuanto a las experiencias místicas, a través de técnicas como la meditación, en estado de profunda relajación, el individuo puede llegar a perder la noción de subjetividad e incluso de la propia corporalidad.

Algunos místicos, llegan a prescindir del término "yo", o sea, del pronombre en primera persona; pareciera que se desprenden de su "yo como objeto". Esto es lo que se puede llegar a alcanzar con la práctica de la meditación, o experimentando, de forma espontánea,  estados especiales de consciencia.

2 comentarios:

Esther dijo...

Hola Carlos Ignacio:
Muy curioso este tema.
Por la información q me ha llegado, según la sabiduría egipcia; omitir el "yo" todo lo posible al hablar, indica evitar el personalismo y tender mas al concepto de unidad, q parece ser uno de los aprendizajes q deberíamos ir adquiriendo en la medida q avanzamos.
Un abrazo.

Rafael San Andrés Renedo dijo...

Hola Esther, me parece muy interesante eso que apuntas de la sabiduria egipcia.

Es curioso la de cosas que el ser humano ha aprendido desde hace tanto tiempo y que aún no acaban de cuajar...

Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...