lunes, 11 de junio de 2012

¿ Por qué nos cuesta tanto, a veces, aceptar que las cosas han pasado de la forma en que lo han hecho ?

Muchas veces nos hubiera gustado que las cosas no hubieran ocurrido o que hubieran ocurrido de otra manera, pero lo cierto es que lo han hecho como lo han hecho y ya no hay vuelta atrás.

Cuando ocurren cosas que no nos gustan, reaccionamos con emociones que nos corroen, las cuales nos llevan a querer enmendar las cosas realizando actos o diciendo cosas que nos producen la ilusión de que aquello acontecido desaparece, lo cual no solo no es verdad, sino que después de los actos que hemos considerado correctores, aquellos aconteciminetos no deseados nos persiguen y se instalan en nuestra mente de forma más contundente; de alguna manera se acoplan a nuestro sistema y forman parte de nosotros; llegan a formar parte de nuestra identidad....

Nuestras reacciones nos van formando ese yo ilusorio que creemos tan importante...

Estas palabras han surgido de mi boca y sé que transmiten la sabiduria de siglos y más siglos.

¿Que por qué he escrito esto?

Por necesidad de comunicar lo que llevo dentro. Mi corazón sufre con acontecimientos recientes no deseados y quiero dejar fluir la emociones negativas que me producen para seguir adelante sin más equipaje que el que ya llevaba encima.

Buenos dias

2 comentarios:

Alexander Strauffon dijo...

El cambio no siempre es facilmente asimilable.

Que te sea favorable superar esos acontecimientos dificiles que mencionas.

Rafael San Andrés Renedo dijo...

Gracias, Alexander, me alegro verte de nuevo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...