jueves, 15 de julio de 2010

Crisis


Hay un momento en la vida en el que hay que apostar.

Sí, hay un momento crucial en que hemos de arriesgarnos sin tener todos los cabos atados. Sin tener una absoluta seguridad sobre las consecuencias de nuestra decisión.

No puede ser todo consciente. Hay un momento en la vida en que debemos de dejar que sea nuestro inconsciente quien decida. Al fin y al cabo en él reside el secreto de la supervivencia.

Tal vez pidamos demasiado a nuestro conocimiento consciente. Le pedimos seguridad a una instancia que no la puede tener por principio ¿quién es conocedor de todos los factores que incidirán en nuestro futuro?

El quid de la cuaestión está en el miedo. El miedo nos paraliza.

Pero, ay amigos, el miedo es el enemigo número uno de la felicidad y del amor.


2 comentarios:

Alma Inquieta dijo...

Hola Carlos!

Nada mas cierto...!

"...el miedo es el enemigo número uno de la felicidad y del amor"

Yo solo me arrepiento de lo que no hago...! Porque jamás sabré como iba a salir...

Me encantó tu escrito.

Un beso.

El Gaucho Santillán dijo...

Cierto. buena reflexiòn.

El miedo, y la comodidad de lo conocido.

somos animales de costumbre.

Un abrazo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...