domingo, 6 de junio de 2010

El milagro de la palabra



Qué difícil resulta a veces el cristalizar pensamientos o sentimientos en palabras.

Sin embargo no hay mejor medicina, a parte de ir al gimnasio, que traducir en palabras exactas y acertadas lo que uno lleva en su interior, en ese mundo caótico de los pensamientos y sentimientos más íntimos.

¡Cuánto sufrimiento provocado por aquello que nunca fue dicho!

Pero hay momentos de lucidez y se produce el milagro. Hay momentos en que fluye la palabra en los lugares y situaciones más inesperadas, a veces en los sueños.

Una vez me pasó a mi jugando al mus con un amigo. Solíamos hablar mientras jugábamos y en una de esas partidas vespertinas de domingo, pude expresar algo que jamás había expresado antes con tanta claridad y exactitud. Sentí un alivio extraño.

Desde entonces, le llamamos a nuestro juego el psicomus.

3 comentarios:

Primavera en Otoño dijo...

Cuando podemos llevar el mensaje de nuestras palabras a buen puerto nos invade una rara sensación de libertad, y a mi personalmente, también de felicidad...
Un abrazo.
Otoño

Andrea dijo...

Madrugada de visitas, arrastro un reguero de magia que no puedo con él; parece que todos se han confabulado en decirme hoy, lo que no atinaba a expresar ...o a encontrar(me)
Lo tengo sentado en el quicio de la boca, como tímido, dudando... digo o no digo?

Pues, aquí lo digo: me ha gustado visitarte esta noche.

Un abrazo,
A.-

Antoniatenea dijo...

De repente me han venido ganas de jugar con vosotros a ese psicomus!!
Muy interesante lo que escibes, es siempre original.
Besos!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...