martes, 4 de mayo de 2010

El inefable dolor


Cuando te duele el pecho por una pena...

fíjate en el plexo solar, allí se deposita el bienestar.

Y cuando te duele el estómago por la angustia

fíjate en lo que siente tu pecho


Carlos Ignacio, en mitad de la multitud, manteniendo su singularidad.

Carlos Ignacio




8 comentarios:

osane dijo...

A mi a veces me duele el alma y no se donde fijarme que no soy creyente.
Hay dolores que hay que intentar evadir, a veces se puede, a veces no.
Un beso

Duna dijo...

Buen cambio...Cualquier dolor es malo, y mas el del corazón y el alma.
Besos

Alalba dijo...

Es dificil explicar esos dolores que acongojan nuestra alma...esos que solo curamos cuando aceptamos la realidad...

Muaks.

NV BALLESTEROS dijo...

Me duele el alma, trato de distraerla pero nada funciona...


Besos

Mery Larrinua dijo...

...que dificil cuando duele el alma...
un abrazo

CORAZÓN VERDE dijo...

Se muy bien lo que es cuando duele el alma Carlos, pero todo pasa, ya se que hay malos momentos pero no son para siempre, un abrazo, también se de lo que habla bellestero no es fácil distraer el alma para que no duela, pero todo pasa no va a ser para siempre, el tiempo va haciendo el dolor más leve, de alguna forma va curando, un abrazo

CORAZÓN VERDE dijo...

pase para saber como estás y te he traido un pensmiento:
El aprendizaje interior

Un hombre puede realizar proezas asombrosas
y abarcar un gran cúmulo de conocimientos y,
no obstante, no comprenderse a sí mismo.
Pero el sufrimiento lleva al hombre a mirar en su interior.
Si tiene éxito, entonces allí, dentro de él,
estará el comienzo de su aprendizaje.
Si lo permitimos,
el dolor puede ser una especie de crisol
que puede refinarnos y renovarnos.

Soren Kierkegaard

Un abrazo y te mando todo mi cariño

Patricia 333 dijo...

A mi me han dolido los 2 me voy a fijar muy bien


Un beso

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...