viernes, 28 de mayo de 2010

Juegos psicológicos de efectos negativos


Cada uno de nosotros tenemos un esquema de relación interpersonal básica representada en nuestra mente.

De distintas maneras y de forma inconsciente, tendemos a provocar en el otro un tipo de relación que se ajuste al esquema básico que tenemos.

Se va perfilando o ensallando unas relaciónes u otras, y la que perdura es aquella en la que se ajustan dos esquemas básicos de relación interpersonal complementarios.

Como ejemplo grosero tenemos el encaje que se produce entre una personalidad sádica y otra masoquista.

Pero dejémos de momento este último caso, del que tal vez nos ocupemos en algún otro escrito.

El mayor desequilibrio se manifiesta en las personas cuando de manera compulsiva tienden a fomentar o provocar un tipo de relación estereotipado y rígido.

En este caso, la persona tiende a provocar, casi siempre, las mismas reacciones.

Por ejemplo, alguien ataca o intenta provocar de una manera más o menos disimulada y compulsiva, si no resulta, lo hace de manera más notoria y, si hace falta, insiste hasta provocar en el otro una respuesta airada, si se da el caso.

A partir de ahi se produce un círculo vicioso que resulta muy dificil desenmarañar una vez iniciado.

De esta manera se llega a jugar un mismo juego. Juego provocado por una persona resentida que pone un cebo y otra, más bien "tontorrona", que lo coge.

Ante la estupidez o la envidia sólo cabe la huida, o sea, el alejamiento.




5 comentarios:

Antoniatenea dijo...

Creo que te he entendido y me ha gustado , aunque me ha costado un poco.
No hay cosa que vaya mejor en las relaciones que dejar al otro volar por donde el otro quiera. Normalmente uno se siente atraido por el otro por cómo es ..y después de una larga relación resulta que esa misma persona quiere cambiar al otro para hacerlo a su medida, qué contradicción y qué error enorme.
Por eso Sabina en una canción dice una frase que me encanta:
"Mi manera de comprometerme fue darme a la fuga"
Besos!!!

osane dijo...

Pues a mi me vas a perdonar pero no he entendido ni papa.

Un beso.

NV BALLESTEROS dijo...

Ay!!! Deja ver si te puedo dejar un comentario coherente....Si voy estar con una persona resentida que me va poniendo trampas para ver como reaciono porque quiere pelear o sacar cualquier otro instinto bajo de mi la verdad como dice Antonienta citando a Sabina me doy a la fuga....Y si llego amar a un hombre lo voy a querer como es sin estar pensando en cambiarlo, porque si necesito cambiar algo en El...No creo que funcione porque la que estoy mal soy Yo.... no es el hombre que Yo necesito si le tengo que cambiar algo.....Al hombre que Yo ame lo querre con defectos y virtudes....

Besos

CORAZÓN VERDE dijo...

Hola Carlos espero que estés bien, sabes el amor no es una prisión yo creo que es justamente lo contrario la libertad por que cuando es verdadero siempre vuelve por mucho que vuele, también es aceptar y querer a esa persona tal y como es por que siemplemente te gusta todo lo que hay en esa persona, bueno no se si yo lo he explicado bien pero es como yo lo siento, te deseo un feliz fin de semana.

Creo que Antoniatenea lo ha explicado estupendamente bien

osane dijo...

Te he vuelto a leer con atención y ahora tengo mas elementos de juicio
Soy de la opinión de que hemos de participar en aquello que nos hace felices o que nos hacen sonreír. En el instante en que una cosa nos provoca estrés mejor dejarlo correr.
Si alguien nos quiere cambiar y vemos que tiene razón, nuestro instinto de superación hará que recojamos la crítica constructiva y modifiquemos, pero quizás no es así y resulta que nos gustan nuestros valores y nuestra forma de ser y eso es algo a lo que no debemos renunciar nunca.
En cuanto a preguntas y respuestas tontorronas, pues mientras sea divertido no le veo el problema.
A mi lo que me parece triste es el regodeo en las cosas amargas que además no tienen ninguna importancia.
Ese solo es mi punto de vista claro, que no tiene porque ser el correcto.
Suelo expresarme con corrección, pero si se me tira el guante siempre lo recojo, hasta el final.
Y es que quien nada debe nada teme y es libre. Tampoco es posible agradar a todo el mundo y el sabor agridulce siempre va a estar presente en nuestras vidas.
Es algo que tenemos que asumir.
Te mando un beso dominguero

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...