sábado, 17 de abril de 2010

Silencio sádico


A veces el silencio puede esconder grandes dosis de sadismo.

Es ese mutismo ocasional y selectivo por parte de alguien que nos hace sentir tremendamente frustrados, desorientados y solos en medio de una hostilidad que se puede mascar en el aire.

Me parece que con esto es suficiente. Creo que se puede entender y la mayoría puede tal vez revivir alguna que otra experiencia parecida.

Buenas tardes.

Carlos Ignacio




18 comentarios:

Duna dijo...

Mira Carlos, cada vez que vengo me siento mas identificada con tus letras. Parece que adivinas lo que estoy sintiendo y por lo que estoy pasando.
No soporto el silencio cruel.

Se pueden sentir muchas cosas, e incluso necesidad o ganas de estar en silencio. Pero ¿porqué no decir la causa?. Se dice la causa, se respeta a esa persona y listo.
Pero cuando alguien te impone un silencio forzado, eso...es agónico.

Me das siempre en el clavo.
Feliz fin de semana.
Un beso

Duna dijo...

Una cosa mas.
Son dos cosas las que me hacen sufrir muchísimo.
Una el silencio incomprendido, e impuesto.
Segunda la soledad acompañada.

Perdóname, me apetecía soltarlo, y me lo has puesto muy fácil.
Besos Carlos.

osane dijo...

Nosotros tenemos la potestad de asumir o no asumir un silencio impuesto, de asumir una retirada si algo no nos hace felices.
Es absurdo lamentarse, somos dueños de nuestra vida y si pasamos tiempo esperando a que algo cambie es solo culpa nuestra, nuestra decisión de acatar lo que nos imponen.
Se puede querer a los demás pero no a costa de perder nuestra libertad y nuestra identidad.
Basta de lamentaciones y agarrar el toro por los cuernos, la vida es muy corta. Carpe diem.

Besos.

eltauromquico dijo...

Mujer, me agrada cuando callas
Y muestras solo la sonrisa
Pues esos ojos hablan
Mas que todas las palabras...

Carlos Ignacio dijo...

Me alegro de que estos mensajes pudieran servir para algo, Duna.

Cuando alguien sufre el mutismo de otro, es cuando tal vez se haga más dura la soledad acompañada.

El mutismo no es "no hablar", es algo hostil que se transmite sin palabras.

Un cordial saludo

Carlos Ignacio dijo...

"Se puede querer a los demás pero no a costa de perder nuestra libertad y nuestra identidad".

Bueno, Osane, cuando amamos a alguien y las cosas no van mal, sí debemos de hacer dejación de algún grado de libertad y establecer una nueva identidad en la que el ser amado pudiera tener alguna influencia.

No somos lo mismo solos que amando...

Besos

Carlos Ignacio dijo...

eltauromquico, ¡ esos silencios quiero yo !

Alma Inquieta dijo...

Hola Carlos!

Muy bueno lo que escribiste.
Hay silencios que gritan... es verdad!

Un beso y buen fin de semana.

Felix Casanova dijo...

Carlos Ignacio...

Hay dos tipos de silencios, el sádico, el que es peor que unas palabras de reproche, y el silencio de la mirada, de los gestos..., como tú, ese silencio quiero yo¡

Un fuerte abrazo

NV BALLESTEROS dijo...

Siento que tienes toda la razón es muy cruel que cuando mandas un mensaje jamás recibas respuesta...

Besos

Antoniatenea dijo...

Carlos, te entiendo muy bien y lo has expresado de forma muy precisa y honda.
Recuerdo especialmente una mirada al teléfono, y éste empeñado en no sonar...hay dolor detrás de ese silencio.Ese desconcierto y esa espera que te inflinje ese silencio en esos... instantes... minutos u horas...es peor que escuchar algo que no quieres oir.
Besos!

Mucha de la Torre dijo...

El silencio es una forma de enojo por lo menos para mi...y lo prefiero a los gritos...besos me encantan tus escritos

Carlos Ignacio dijo...

Es verdad, Alma Inquieta

Un beso y feliz domingo

Carlos Ignacio dijo...

Sí, Felix, que tengamos muchos de los segundos silencios.

Un saludo muy cordial

Carlos Ignacio dijo...

Sí, NV BALLESTEROS, las aclaraciones o respuestas son necesarios. Si no es todo más duro.

Besos

Carlos Ignacio dijo...

Asi es Antoniatenea.

Es mejor cualquier comunicación, antes que el silencio en ciertos momentos críticos.

Besos

Carlos Ignacio dijo...

Gracias, Mucha, y a mi me encantan esos pequeños relatos dichos como los dices ¡ tan vivos !

Besos

Belkis dijo...

Más que silencio sádico le llamaría indiferencia, y esto hace más daño que una aversión declarada. Debemos sacar fuerzas de donde sea para cubrirnos de impermeabilidad e impedir que estas actitudes mojen el devenir de nuestras vidas.
Un abrazo muy grande Carlos Ignacio

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...