lunes, 12 de abril de 2010

Hoy les voy a abrir los ojos



Hoy les voy a abrir los ojos. Por primera vez se van a topar ustedes con el motivo por el cual la humanidad va de mal en peor.

Sepan ustedes que la Humanidad se basa desde tiempo inmemorial sobre los valores de la fuerza, el control y el poder.

Es verdad que siempre han habido sabios y verdaderamente iluminados que han propuesto otros valores como el de la compasión y el amor, sin embargo siempre han fracasado estrepitosamente y la sociedad ha seguido en todo momento funcionando con los valores antes mencionados.

La misma Iglesia cuyo valor fundamental es el amor, vemos a lo largo de la historia que siempre ha funcionado con los valores del culto a la influencia y la imposición de una u otra manera.

Pueden ustedes hacer las revoluciones que quieran, que siempre se llegará al mismo resultado. El dominio, la fuerza y el poder de los unos sobre los otros o de los otros sobre los unos.

Tengo que decirles a ustedes que los valores sobre los que nos basamos están en sintonía con los valores de los psicópatas antisociales. Lo único que hacen éstos es llevarlo hasta sus últimas consecuencias.

Y digo yo...¿todo esto se podría cambiar?

Pues miren ustedes, viendo lo poco que ha aprendido la Humanidad sobre las desastrosas consecuencia de la guerras a lo largo de los siglos y viendo cómo nos movemos más por sentimientos irracionales que otra cosa, me veo obligado a ser más bien pesimista y a reconocer que nuestra estupidez puede estar tan arraigada, que hasta es posible que la podamos encontrar algún día...¡en nuestro mismísimo código genético!

10 comentarios:

patricia dijo...

Carlos Ignacio, lo que dices tiene la apariencia de una verdad, sin embargo, si lo miras bien, se trata de una danza, de un equilibrio perfecto, lo uno necesita de lo otro para seguir existiendo, es el Yin y el Yan, como el dios Abraxas o el propio Shiva, donde destrucción y creación se manifiestan constantemente.
besos.

osane dijo...

Tienes bastante razón, todo es una sinrazón.
El poder interpreta las leyes a su conveniencia puntual de cada momento.
Los poderosos juegan con tanta ventaja que es casi imposible ganar posiciones y nos arrastran a todos hacia donde quieren llevarnos.
Cada día mas competitivos, individualistas, dentro de una carrera donde el tiempo es lo único que no se puede comprar.
Nos falta tiempo, para pensar, para organizarnos y si es necesario para plantarnos.
Nos han sometido, es la triste realidad.
Besos

Olaf dijo...

En esta ocasión tendrás que disculparme Carlos, pero tu cosmovisión me parece bastante esotérica y hecha por la borda a la ciencia, sobre todo a las Ciencias Sociales que tanto han avanzado en la explicación de los acontecimientos del mundo.

Te sugiero leas a k. Marx, F. Engels, Wilhelm Reich, Jorge Veraza, incluso historiadores como eric hobsbawm, entro otros.

CORAZÓN VERDE dijo...

Sabes te doy la razón es posible que se encuentre en el código genetico quizás lo podamos encontrar algún día y entonces tengamos el razonamiento del por que se emplea la ley de la selva en la mayoría de los casos

Ex-compi dijo...

EStoy de acuerdo, esos son los tres pilares de la humanidad, por mucha neotecnología, androides humanso, y demás nueva población en marcha.

Carlos Ignacio dijo...

Parece interesante lo que planteas, Patricia, ya lo echaré un vistazo y lo consideraré la próxima vez que hable sobre este asunto.

Besos

Carlos Ignacio dijo...

Creo entrenderte, Osane, es la intuición de que algo no va bien y no sabemos muy bien qué, pero que tiene que ver algo con el poder.

Besos

Carlos Ignacio dijo...

Tomo nota de tu comentario, Olaf, gracias.

Un cordial saludo

Carlos Ignacio dijo...

Sí, Corazón Verde, parece que aun nos regimos en el fondo por la ley de la selva.

Yo diria que lo nuestro es aun más perverso que la ley de la selva. Los animales, los gorilas, por ejemplo, son capaces que parar a tiempo antes de que las cosas vayan a mayores, aunque también se ha visto en chimpances comportamientos crueles, en fin, que la inteligencia nos hace más crueles y destructivos.

De todos modos, no debemos perder de vista la heroicidad y generosidad de la que es capaz la ciudadania normal.

Un saludo muy afectuoso

Carlos Ignacio dijo...

Eso creo yo, ex-compi, parece que aun no llegamos a hacer una autocrítica descarnada de nuestra especie, y la tecnologia avanza y avanza, lo que no está claro es que avance nuestra calidad emocional...

Un saludo muy cordial

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...