miércoles, 10 de marzo de 2010

Nuestra especie


No sé qué pasa con nuestra especie, que no acaba de evolucionar o de ser mejor que las otras especies de animales.

Más bien ha llegado a ser peor, por cuanto es más inteligente y tiene en su poder mayores capacidades de hacer daño a los demás; a los de su propia especie, a las ajenas, y al mismo planeta tierra.

Sin embargo han aparecido de forma muy excepcional y episódica auténticos iluminados que han predicado en el desierto. Jesús, Buda y algunos más.

Estos no han tenido ningún éxito. La especie ha seguido siendo igual de destructiva y vengativa. Sigue buscando la felicidad a través de la venganza y el control del Otro.

No acabamos de superar a las demás especies. Solo les superamos en capacidad de control y destrucción.

Cuando alguien hable de "iluminados", por favor, que lo haga refiriéndose a los verdaderamente iluminados. Pobres fracasados y crucificados.

Carlos Ignacio




10 comentarios:

LUNA dijo...

El ser humano es una especie llena de contradicciones.
Es capaz de componer música, poesía, pintar, esculpir, y acometer las más grandes hazañas.

Es capaz de contruir, de inventar, de investigar, de modificar las cosas en beneficio de todos sus congéneres.

Pero como bien dices, es capaz de convertir las cosas en contra de su misma especie.
Por sentimientos bajos, primitivos, destructivos.

La envidia, la avaricia y la ambición es capaz de nublarle los ojos, el entendimientos y la razón, hasta alcanzar los más bajos instintos...
Y SOBRETODO ES CAPAZ DE TROPEZAR UN SIN FIN DE VECES EN LA MISMA PIEDRA.....

La historia de la humanidad asi lo avala.
Y para protegerse de si mismo, se ha creado Dioses a quienes temer, obedecer y seguir ciegamente, obcecadamente, hasta el exterminio...

Si, somos una especie de vida muy complicada...
Besitos

Carlos Ignacio dijo...

Cierto, Luna, el heroismo y capacidades de nuestra especie también están ahi.

Tal vez es este un momento decisivo, un tiempo en el que se demostrará si somos más constructivos que destructivos.

Besos

B dijo...

A ganância nos complica.
Se fôssemos simples seríamos de acordo com a sobrevivência de uma forma que :
-não nos classificássemos
-não nos comparássemos
-não competíssemos
Humanóides apenas e, sim, os mais pobres são os simples e por isso mais abertos à luz.
Obrigada.

Carlos Ignacio dijo...

Gracias por tu comentario, B, me parece muy oportuna tu intervención, tal vez algún dia lo que dices sea lo normal en nuestro mundo.

Seriamos mejores y habriamos superado los comportamientos que hemos venido teniendo de siempre la Humanidad.

Besos

Jose dijo...

Efectivamente somos unos pobres fracasados,unos por querer lo que desean al precio que sea ,y otros por conseguir mas poder sin mirar
a quien puede perjudicar.

Siempre aprenderemos si nos fijásemos en otras especies.

Un saludo

Carlos Ignacio dijo...

Palabras para meditar las tuyas, José.

Un saludo muy cordial

CORAZÓN VERDE dijo...

Sabes Carlos he llegado a una triste conclusión y es que la maldad humana no tiene limites, al poseer la inteligencia la utilizamos mal y hacemos daño, entonces eso no es inteligencia es maldad ya que la inteligencia mayor consiste en ser feliz y hacer feliz a los demás y entre todos hacer de esta vida un paraiso por que es aqui donde se vive el cielo y el infierno, es decir la felicidad y el dolor, pero esto es lo de siempre no puede cambiar por que el ser humano no cambia y el cambio depende de nosotros

osane dijo...

"Quien se mete a redentor termina crucificado", es una máxima a lo largo de la historia.
Siempre hay un Judas que lo vende.
Un beso

Carlos Ignacio dijo...

Esperemos que el ser humano cambie, Corazón Verde, aunque sea por razones de supervivencia...

Besos

Carlos Ignacio dijo...

Sí, Osane, no están los tiempos para ir de mártir por ahi...

O nos salvamos todos, o todos crucificados.

Besos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...