lunes, 25 de julio de 2016

Retiro espiritual radical


El retiro espiritual radical no es una experiencia interpersonal, sino una experiencia individual.

Los ejercicios espirituales definitivos no se hacen en "retiros", charlas, ejercicios grupales, ni en conversaciones con gurús. Ese tipo de experiencias lo que hacen es, más bien, anestesiar el ego, el yo neurótico, el cual espera condiciones menos favorables para ponerse en primera plana y ocultar la esencia que todos compartimos.

Bien es verdad, sin embargo, que lo que se denominan retiros espirituales pueden ser ocasiones para comprender y vislumbrar lo que es el espíritu o verdadero yo.

El ejercicio espiritual final es exponerse al peor enemigo, es decir, a "uno mismo", e intentar elevar el espíritu guiado por la comprensión y la intención de asentarse en la verdadera identidad, o sea, en la consciencia libre por la que todo discurre y todo se acepta; donde hay quietud, donde no hay aversión ni nada a lo que aferrarse.

Es asentarse en la zona de no-mente, es decir, en el espacio por donde transcurre la mente, por donde aparecen las formas siempre cambiantes, es el espacio que rodea y contiene a todo el miedo a la muerte y sensación de carencia; y ese espacio o capacidad es, en definitiva, el yo verdadero, el "ojo" que ve desde el silencio y la quietud.

Schubert "Serenade"
https://www.youtube.com/watch?v=ZpA0l2WB86E

domingo, 17 de julio de 2016

Lo que tiene más valor y cómo acceder a ello


Si tu mente decide condenarte, que es lo que suele pasar cuando otros deciden condenarte, desaprobarte, o no darte valor ni reconocimiento, ábrele las puertas a tu consciencia libre, a tu presencia, lo único valioso compartido por todos.

Hay algo más importante que si eres capaz o no eres capaz de hacer algo, que si tienes mucho o poco, que si sabes o no sabes, que si te sabes defender o no te sabes defender, que si aciertas o te aquivocas, que si pierdes o ganas, que si controlas o no controlas, que si te aceptan o rechazan, que si estás al día o desfasado; e incluso hay algo más importante que el amparo o el desamparo.

El Espíritu es algo que tiene más valor que la aprobación de cualquiera, el Espíritu es el testigo de todo, el testigo de ese "algo", del mundo, mundo compuesto por un conjunto de percepciones, pensamientos y sentimientos.

El secreto para acceder a Él, es decir, a la consciencia libre, es no reaccionar irreflexivamente ante la actividad de la mente y el mundo, o sea, ante las percepciones, pensamientos y emociones-sentimientos, todo lo cual va fluyendo siempre como las aguas de un rio. Asentamos nuestra atención en su contemplación y respondemos guiados por nuestra intuición.

Los movimientos mentales de atracción y aversión te sacan de la quietud, te alejan de lo que tiene más valor, te alejan del Espíritu.

No tienes por qué sentirte nunca desamparado; el Espíritu no te abandona ni te abandonará jamás.

Adagio en sol menor - Albinoni
https://www.youtube.com/watch?v=UeKI8L9nOsg

viernes, 8 de julio de 2016

Viaje a la verdadera identidad


Mi viaje empezó aproximadamente a los 25 años, cuando aprendí que no somos ni el cuerpo, ni el pensamiento, ni el sentimiento; que somos algo ilimitado, que somos Libertad, tal y como lo explicó Eugenio D´Ors en su memoria, el año de 1908, leida en el III congreso internacional de Filosofía celebrado en Heidelberg y recogida en un librito que se tituló "Religio est Libertas", publicado en Madrid en 1925.

En el segundo cuatrimestre de 1982, publiqué en el boletín informativo nº 31 del IMQ de Bilbao mi primer artículo en el que concluía que el ser humano busca, frecuentemente, una solución religiosa a la incertidumbre de su identidad.

Posteriormente comprendí la diferencia entre "yo como sujeto" y "yo como objeto" gracias a un artículo de Barry E. Wolfe, publicado en la revista "Journal of Psychotherapy Integration" en Diciembre de 1995.

Me di cuenta de que el "yo como sujeto" del que hablaba Barry E. Wolfe era la Libertad de la que hablaba Eugenio D´Dors.

Cuando empecé a identifcarme con el "yo como sujeto", es decir, con la conscienca libre, fue en el primer trimestre de 2011, cuando realicé el curso de Mindfulness con Andrés Martín Asuero en el Colegio de Médicos de Vizcaya, en Bilbao.

A partir de ahí comencé a desarrollar las ideas que han ido vertiéndose en este blog, como un intento de hacer comprensible un artículo que publiqué en la Revista de la Academia Vasca de Ciencias de la Salud Mental, GOZE, en Diciembre de 1997, donde intenté delimitar los conceptos de "yo como sujeto" "yo como objeto" y "yo como experiencia"

Como resultado del esfuerzo realizado en el blog estos últimos 5 años, podemos dar una explicación, relativamente fácil de entender, de lo que aqui se denomina "yo como agente" "yo como objeto" y "yo como experiencia".

Sin embargo, al final del camino, nos encontramos con que no hay nada valioso en lo escrito, en las teorias ni en las explicaciones de conceptos que no sean simples dedos que apuntan a la luna.

Lo único realmente valioso es la experiencia del yo como experiencia misma, y esto último va más allá de nuestro pequeño yo, del personaje que creemos que somos con sus procesos mentales. Es algo que se encuentra en todos nosotros y es lo único valioso, la consciencia libre, el espacio en el que se va representando el cambio constante, el testigo del destino del cuerpo-mente que habitamos como parte del destino del Universo.

lunes, 4 de julio de 2016

Un libro de autoayuda para tu inconsciente


¿Qué me dicen de los libros que se supone que te enseñan a ser más inteligente o más feliz?

Los mejores libros de autoayuda, en lo que a mi respecta, son los que te dicen con qué te tienes que identificar para sufrir menos.

Estos últimos te enseñan a dirigir la atención, es decir, a poner la energía en aquello con lo que conviene que te identifiques para liberarte de los sufrimientos que provoca la identificación con la mente.

Tal vez la comprensión de esto último provenga, más bien, de algún tipo de gracia en algún determinado momento y lugar. Se trataría de vislumbrar la propia esencia, la consciencia libre que somos.

La mayor parte de los libros de autoayuda pretenden darte lo que prometen a base de meterte datos en la "cabeza".

¡Y eso no funciona sin más! Muchas veces su lectura se reduce al disfrute de una ilusión que se desvanece con el tiempo.

Lo que sí funciona es la intuición que te dirige la atención hacia aquello que la intuición misma considera importante, lo asimila y después lo pone en funcionamiento.

Algunas veces un libro de autoayuda es un buen reforzador, o puede dar luz, en relación a lo que ya se estaba elaborando en el propio inconsciente desde hace años.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...