viernes, 31 de octubre de 2014

Estabilidad emocional


Hay temporadas en que uno está menos despierto, bien sea por depresión, estrés u otros problemas; no obstante es de esperar que se mantengan situciones en la que se intente practicar la presencia; como por ejemplo al ir a dormir, hablar con la gente, estando en la naturaleza o cuando percibimos sufrimiento.

Una de esas temporadas en que uno está bajo un estado más bien depresivo, se encuentra a merced de las historias que uno se ha estado diciendo a sí mismo a lo largo de la vida en semejantes circunstancias. Es como entrar en una espiral regresiva que te absorve y te aleja de todo el avance que se ha estado haciendo. Provoca desánimo, falta de fe y desesperación en mitad de una gran confusión.

La estabilidad emocional puede tener que ver con la capacidad de sentir casi simultaneamente una gama amplia de sentimientos, incluyendo el enfado, miedo, tristeza y gozo y todo ello alejado, lo más posible, de las correspondientes explicaciones o historias en relación a cada uno de esos sentimientos.

jueves, 30 de octubre de 2014

Trampas de principiante


Una trampa típica del principiante sería el negar la situación de vida, exigirse a sí mismo el no penasr en ella para nada, y pretender que con el momento presente ya se estaría en el paraiso y que no sería necesario nada más. Tal vez la mayor trampa consistiría en creer que esto es posible y obsesionarse con ello. Permitirse descansar de "intentarlo", es también parte del proceso.

En esta fase aún no se tiene claro que uno no puede dormirse en los laureles. Todo va cambiando, es mutable y no hay un fundamento sólido en ningún momento. Tanto las circunstancias externas como los estados mentales se suceden unos a otros constantemente. Nunca podemos decir "ya he llegado". El camino incierto es lo cierto.

No pueden dejar de molestarnos, en bastantes ocasiones, el mundo exterior o los recuerdos, o más bien, la interpretación que hacemos de todo ello, los condicionamientos mentales.

La clave está en permitirse, de vez en cuando, no rellenar el presente con ninguna actividad externa ni actividad interna mental, poniéndose uno, cada vez más, en contacto directo con la vida misma.

Algunos de los más importantes y persistentes enemigos de la práctica de la presencia, o mindfulness, podrían ser:

-El rechazo de las las tres marcas de la existencia (impermanencia, ausencia de identidad del yo y sufrimiento)

-El condicionamiento del pasado, con sus recuerdos y reacciones emocionales, como los sentimientos de culpa, por ejemplo.

-La regresión psicológica.

- La falta de fe, o más bien, el olvido de los efectos de la práctica de la presencia o consciencia espaciosa del presente, el cual nos acercaría a la consciencia pura y la libertad.

En resumen, el rechazo de lo que es, la inercia mental y el olvido.


Auto-desprecio

 
Cuando se dispone de baja autoestima, auto-desconfianza y vergüenza tóxica, uno no se desprecia porque se esté culpando por esto o aquello, sino que no puede dejar de culparse por cualquier cosa porque se desprecia o se odia a sí mismo.

sábado, 25 de octubre de 2014

Para ti, donostiarra (o de algún lugar cercano)


Esta tarde, mientras empezaba a anochecer, he mirado a través de la ventana, desde mi sillón favorito, y me he dejado llevar por una bandada de pájaros que ponía vida y contraste a un precioso cielo azul.

Me he ido con ellos, con los pájaros, volando por encima de árboles y campanarios.

Una forma, como otra cualquiera, de aliviar la tristeza que se me estaba instalando en el cuerpo.

De repente me han venido algunos pensamientos, unos pensamientos que me susurraban lo bien que voy a estar el año que viene cuando se resuelva...¡sí, eso!

¿Cómo? ¿el año que viene?

¡Pero si sólo tengo este momento!

Prefiero antes el fluir de la tristeza, en este momento, que la mejor y más prometedora idea.


Mira que canción más bonita, donostiarra, espero que te guste :-)

https://www.youtube.com/watch?v=3xN5MCL8dfw

viernes, 24 de octubre de 2014

El " no puedo vivir conmigo mismo" de Eckhart Tolle

El "no puedo vivir conmigo mismo" de Eckhart Tolle, mientras tenía su famosa experiencia a los 29 años, parece hacer referencia a una identificación importante para él hasta ese momento.

Probablemente llevaba un tiempo desligándose de esa imagen siguiendo un camino de progresión y regresión con las correspondientes depresiones asociadas al proceso, hasta que se desidentificó completamente.

Para desidentificarse de alguien ayuda el llegar a una visión más "realista" de esa persona. En realidad nadie tiene una imagen tan interesante como para que lo tengamos que confundir con lo que somos.

No podemos vivir con la condición de que esa persona esté ahí, en nuestra mente, la vida no está en ella, o mejor dicho, está también en ella pero no somos nosotros. La vida sólo puede ser vivida directamente.

miércoles, 22 de octubre de 2014

¿Y por qué en vez de impecabilidad no le llamamos libertad?


Según Carlos Castaneda, la impecabilidad es el uso correcto de la energia

Para Castaneda ser impecable implica erradicar las situaciones que consumen gran cantidad de nuestra energía, como por ejemplo, no tener un objetivo claro de qué queremos lograr, o permitir que la opinión o el juicio de otras personas nos influyan al punto de afectar nuestros patrones de comportamiento (yo diría que esto guarda relación con la falta de confianza en uno mismo).

Pero para él, lo que más energia consume es la importancia personal.

El segundo concepto a tener en cuenta, pues, relacionado con el de impecabilidad, es el de la importancia personal. Carlos Castaneda la señala como nuestro mayor enemigo, ya que acostumbramos tomar las actitudes de otras personas o lo que nos dicen en forma personal. Este mecanismo provoca que nos sintamos ofendidos por las cosas que quienes nos rodean hacen o dejan de hacer, dicen o dejan de decir. Como resultado, pasamos gran parte de nuestro tiempo enojados o disgustados con alguien.

La importancia personal suele provocar malos entendidos y situaciones incómodas que, nuevamente, atentan contra nuestro buen manejo de la energía, ya que la desperdiciamos en un esfuerzo denodado por tener razón para convencer al otro, en vez de, simplemente, escucharlo, tratar de comprender qué quiere decir con sus palabras, entablar una conexión, sopesar la respuesta que estamos recibiendo y apostar a una comunicación fluida, desde una posición más relajada.

La importancia personal es una de las actividades que más energía nos consume. Vale la pena incluirla en uno de los primeros puestos de nuestro inventario estratégico para ser impecables y así gozar del número incalculable de posibilidades nuevas que se abrirán ante nuestros ojos al disponer de una mayor cantidad de energía.

A mi modo de ver podriamos expresarlo del siguiente modo:

La idea de ser impecable, de Castaneda, haría referencia a la capacidad del individuo de disfrutar de la máxima libertad en la utilización de la energía.

El mayor consumidor de energía del individuo es su propio ego. Por lo tanto es fundamental saber lo que es el ego y cómo funciona. El ego es un patrón de pensamientos, emociones y reacciones, con los cuales el individuo se identifica, los cuales mantienen la ilusión de que uno es alguien especial e importante, separado del mundo y de los demás, y para ello requiere una cantidad enorme de energia que queda cautiva de dicha actividad ilusoria.

A mayor confianza en sí mismo y menor ego, mayor libertad, con mejor uso de la energia, la cual se emplearía, en este caso, en la puesta en marcha espontánea de las propias potencialidades y dones en vez de emplearla en apuntalar el ego.

Con respecto a la primera idea de Castaneda, de derroche de energía, por no tener un objetivo claro, hay que decir que uno no se da cuenta de lo que quiere pensando en ello, sino liberándose del ego y dejando que la vida actúe a través de su "Yo como agente".

Las dos herramientas fundamentales para la realización personal y, por lo tanto, para el cultivo de una mayor libertad y mejor provecho de la energía serían la exposición a las situaciones temidas, las cuales generan confianza en uno mismo, y el crecimiento en presencia, el cual serviría para ir erosionando el ego.

La ventaja de denominar "capacidad de libertad" a esta condición que describe Carlos Castaneda como "impecabilidad" es que la capacidad de libertad sugiere una función, un proceso, mientras que la palabra impecabilidad está relacionada con un adjetivo, el de impecable, que viene a ser una etiqueta o pensamiento que el ego puede utilizar para apropiarse de una identificación más.




*Las referencias a Carlos Castaneda están sacadas del blog de Merlina Meiler, la cual hace referencia, a su vez, al libro de aquél "El fuego interior"

lunes, 20 de octubre de 2014

La "silenciosa" condena


 La felicidad, o satisfacción con la vida, está relacionada con la calidad y cantidad de vida social que se disfrute junto con una buena autoestima, la cual suele estar relacionada con lo anterior.

La cuestión es que a muchos no les es concedida esa condición y son conscientes de ser menos felices y creen, por lo tanto, que así son percibidos por los demás, todo lo cual genera sentimientos de vergüenza.

Aceptar que a uno le ha tocado poco pastel, sin sentir culpa por ello, puede ser una bendición para el "desafortunado".

Es el "yo como objeto" o ego quien se compara con los demás, no el "yo como experiencia".

¡Qué importante es discriminar entre el silencio de la pura consciencia y la "silenciosa" condena que proviene del ego!

sábado, 18 de octubre de 2014

El mayor enemigo de la actividad despierta


El mayor enemigo de la actividad despierta o madura es la instalación de un estado emocional regresivo como puede ser una depresión, donde no dejan de repetirse los mismos guiones de un ego del pasado que quedó fijo en la memoria inconsciente y nos mantiene ausentes por disminución en la energía psíquica que afecta a la capacidad de atención.

Esto es lo peor de un estado depresivo que, de alguna manera, le deja a uno inconsciente.

Como dice John Welwood: "La depresión comienza en el momento en que nos sentimos culpables de no poder mantener a ralla al sufrimiento, de sentirnos vulnerables o tristes, de no poder descansar en los laureles, de que el trabajo, las relaciones o cualquier otra situación mundana no nos proporcione la plenitud" (Psicologia del despertar)

En definitiva, la depresión se agudizaría cuando a la vez de encontrarnos con dificultades que disminuyen nuestra capacidad de atención, por un estado de infelicidad que nos sobrepasa, nos sentimos culpables por ello.

jueves, 16 de octubre de 2014

Basta ya de palabras y a dormir

 
 
Reconoco que las cosas no han sido como a mi me hubieran gustado que fuesen y que al no aceptar lo ocurrido siento dolor.

La aceptación de ese dolor me puede liberar de todo aquello que no acepté en su debido momento.

De esa manera dejo de estar en deuda con el pasado, por lo que puedo vivir más plenamente el presente.

Tal vez a continuación surja el miedo, un miedo que debe ser aceptado y disuelto en la consciencia, para poder seguir espontaneamente los designios del espíritu.

¿Y qué pasa cuando uno se ve sobrepasado por la infelicidad?

En esas condiciones, lo que le apetece a uno es dejar de pensar y dormir.

miércoles, 15 de octubre de 2014

Bullicio mental



Hay veces en que practicamente toda la consciencia está "confundida" con los fenómenos que se van presentando en la mente, fenómenos tanto del mundo exterior como del mundo interior.

En estos casos no queda espacio; el espacio está repleto de "objetos" y no hay lugar para la consciencia de la consciencia misma, la cual es el espacio, espacio, en este caso, relleno de cosas.

Durante un tiempo no somos conscientes de que esto está ocurriendo y nos hallamos prisioneros de contínuos automatismos condicionados. Nos hallamos inmersos en mitad de un bullicio mental.

Afortunadamente llega un momento, tarde o temprano, en que nos damos cuenta de que nuestra consciencia está cautiva; en ese momento, podemos aprovechar esta reflexión para liberarla.

Conviene aprovechar dicha reflexión, aún cuando se trate de una experiencia fugaz, o se haya estado en pleno bullicio mental durante mucho tiempo. Se trata simplemente de un darse cuenta.

El avance personal hacia la madurez, o hacia una mayor paz espiritual, puede consistir perfectamente en que cada vez pone uno menos de su parte para ir en la dirección del bullicio mental.

Esto último quiere decir que, cada vez que la vida te ofrece la oportunidad de elegir entre la presencia o el pensamiento improductivo, la elección se decanta siempre por una presencia capaz de disolver el dolor propio del bullicio mental.

domingo, 12 de octubre de 2014

Más allá de la vergüenza


Necesitamos darnos cuenta de nuestra propia vergüenza para empezar a disolverla, para ello es necesario exponerse a ella y aceptarla sin temor ni tristeza.

La vergüenza disminuye a la luz de las relaciones que no la generan. Tal vez la soledad sea un desierto inevitable, por un tiempo, para aquellos que se quieran liberar de antiguas relaciones tóxicas.

Es fundamental darse cuenta de que nadie es mejor ni peor que nadie. Todos somos en el fondo consciencia pura, un "yo como experiencia", un trocito de consciencia universal al que también podemos llamar  "Presencia".

En cualquier caso, pongamos el nombre que pongamos a lo que somos en lo más profundo, no servirá más que para indicar el espacio en el que se desenvuelve el "yo como objeto" o Ego, y ese espacio... no se puede denominar realmente, solo se puede vivir, es el espacio donde se presenta el "yo avergonzado", es la Presencia misma que está más allá de la propia auto-imagen, incluso más allá de cualquier imagen, pensamiento, emoción, sensación o percepción.

viernes, 10 de octubre de 2014

La regresión es el precio de un progreso


La regresión se puede producir, en ocasiones, cuando se encuentra uno con un desafio, real o imaginario, que provoca miedo, ansiedad o ira. Aqui nos ocupamos del desafio que supone un progreso.

Dentro de un proceso psíquico que comporta una trayectoria o un desarrollo, se designa por regresión un retorno en sentido inverso, a partir de un punto ya alcanzado, hasta otro situado anteriormente.

En sentido formal, la regresión designa el paso a modos de expresión y de comportamiento de un nivel inferior, desde el punto de vista de la complejidad, de la estructuración y de la diferenciación (Laplanche & Pontalis)

La regresión es un mecanismo de defensa psíquico que consistente en la vuelta a un nivel anterior del desarrollo.

Se puede saber todo lo que hay que saber sobre la realización del yo verdadero, sobre la maduración, sobre lo que significa un progreso personal; sin embargo todo esto no va a eliminar las regresiones que le ponen a uno, una y otra vez, en ese estado desesperante de caos y confusión propio de la regresión, después de que el individuo experimenta un progreso real hacia su madurez personal. Un progreso es un desafio al sistema homeostático anterior y puede producir mucha ansiedad debido al conflicto interior, ese desgarro entre dos fuerzas que se oponen, el progreso y la regresión.

La ansiedad atrae la atención hacia ella, ¡y de qué manera!

Para dirigir la atención, en estas condiciones, al momento presente, para poder seguir progresando, hay que pasar por una sensación de "absurdo" al renunciar a hacer algo por eliminarla, es como permitir que esté ahi como amenazando detrás de la espalda. Esto es lo que habrá que intentar hacer, una y otra vez, cada vez que el monstruo de la regresión se quiera presentar, para poder seguir avanzando.

miércoles, 8 de octubre de 2014

Cuando el maestro ya no es necesario


El funcionamiento del Self  (Yo como agente, Yo como experiencia y Ego) suele variar con respecto a la edad.

En la primera parte de la vida necesitamos maestros que nos enseñen a reflexionar y experiencias que nos faciliten la consecución de una razonable confianza en nosotros mismos. Ésta es la mejor manera de alimentar una autoestima cuando ésta es más bien negativa, o de afianzarla cuando ésta resulta ser más bien positiva.

"La autoestima es un silencioso respeto por uno mismo" (Dr. Elkins)

En la última parte de la vida es especialmente importante aprender a practicar el Yo como presencia, o lo que es lo mismo, el "Yo como experiencia", dejando que éste vaya surfeando por todo el proceso de envejecimiento, es decir, a través del camino hacia la extinción del "Yo como objeto" o Ego.

Esto es prepararse gozosamente para la muerte; esto es el despertar del sueño del mundo y de  la propia historia. Uno deja de necesitar un maestro cuando empieza a buscar dentro de si, más allá de los fenómenos que se presentan ante la consciencia.

La cuestión es que, para empezar a buscar dentro de sí, uno debe de empezar a esforzarse por estar presente y esto es una experiencia anodina en un primer momento. Esto último hace que sea verdaderamente difícil darse cuenta de la importancia del procedimiento.

En realidad la persona se encuentra, en un momento determinado, dentro de un estado de cierta intensidad de ausencia o presencia, dependiendo del grado de regresión o progresión. Lo primero es valorar el estado en que se encuentra uno y después tratar de dar un pasito hacia una menor ausencia o una mayor presencia.

El maestro ya no es necesario desde el momento en que uno ha comprendido y asimilado profundamente que la presencia es la via regia hacia la liberación personal, hacia la madurez, hacia la autorrealización, y está dispuesto, por lo tanto, a practicarla hasta la muerte.



lunes, 6 de octubre de 2014

Estado mental de identificación con la experiencia inmediata


Hay que considerar que las personas nos comportamos de acuerdo con el estado mental en el que nos encontramos en cada momento.

“La Función Reflexiva se define como la capacidad para imaginar y pensar acerca
de los estados mentales, tanto en uno mismo como en los demás, al servicio de construir
modelos realistas de por qué razón tiene lugar tal comportamiento, pensamiento o
sentimiento”

(Bouchard et al., 2008)

Para empezar me parece fundamental diferenciar entre el estado mental de "presencia sin juzgar", el de "presencia distorsionante" y la "ausencia disociativa" propia de la ensoñación diurna.

Es en el estado de "presencia sin juzgar" cuando se puede percibir mejor el estado mental, tanto de uno mismo como de los demás.

Un ejemplo de distorsión de la percepción de un estado mental propia de la "presencia distorsionante" sería la tendencia a interpretar buenas o malas intenciones y sentimientos detrás de los actos, tanto en uno mismo como en el otro, de forma gratuita, o más bien, siguiendo la influencia de factores mentales internos ajenos a la situación real; estos factores pueden proceder de deseos, recuerdos etc.

Verdaderamente, permancer en estado de aceptación, goce o entusiamo en un mundo limitado, cambiante y desafiante puede resultar paradógico. Sólo la distancia con respecto a las cosas, pensamientos, recuerdos, imaginaciones, emociones, personas y situaciones pude ayudar, y esto último implica una identificación con el observador, es decir, con el "Yo como experiencia", esto es a lo que en este artículo llamamos "presencia sin juzgar", es el estado mental de identificación con la experiencia inmediata.

sábado, 4 de octubre de 2014

Recomendación para daydreamers (ensoñadores diurnos)


La cuestión no es acabar con el ego, con nuestros "pecados", sino hacer que la paz sea mayor. Ama y haz lo que quieras. No hay que luchar contra la oscuridad, hay que encender la luz. No demos tanta importancia al ego, fíjémonos en la falta de presencia y sigamos el camino de salida a la luz, a la presencia.

Lo más importante que podemos hacer, el mayor acto de control, a saber, el desvio de la atención, lo podemos hacer estando acostados en la cama, aunque, en realidad, intentar realizar ese cambio de atención en la cama es todo un desafio, porque es ahí donde se puede precipitar la ensoñación diurna.

Creo que lo sensato es evitar las situaciones que dificultan el ejercicio de la libertad del foco de atención, como las situaciones o actividades que propician la ensoñación diurna y nos alejan del presente de manera radical.

En realidad lo primero es enterarse hacia dónde es bueno dirigir la atención, después buscar las condiciones que facilitan su libertad y, por último, hacer el esfuerzo de dirigirla hacia donde es conveniente, hacia el presente, hacia lo más profundo del presente, a la atención misma.

Y lo más importante, cuando "despiertes" sonrie y deja que fluya cualquier tipo de sentimiento de culpa.

https://www.youtube.com/watch?v=4Q_z2WkSKTc
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...