domingo, 8 de mayo de 2011

Diferencias entre la Tesis sobre el Self y la Psicologia Transpersonal



La Psicología Transpersonal aspira a dar con el Espíritu; lo tiene en cuenta, lo fomenta e intenta transcender los enfoques tradicionales, los cuales, ignorando al Espíritu o malinterpretándolo, no intervendrian más allá de los procesos mentales comunmente considerados patológicos.

Las diferencias teóricas de mi Tesis con esta Escuela tienen que ver con el mismo concepto de Espíritu realmente. No lo definimos de la misma manera y tenemos visiones diferentes de lo que es o no es.

 El concepto de Espíritu vendria a superponerse a lo que yo llamo "Yo como  agente" y su definición, la cual es desarrollada en la presente Tesis, difiere de lo que los transpersonalistas denominan Espíritu.

Según los transpersonalistas el Espíritu sería siempre una "cosa" muy buena, cosa que no tiene por qué ser siempre asi, ni mucho menos, bajo mi concepción de lo que es el Espíritu o "Yo como agente". 

Los deseos infinitos de amor poder y libertad ("Yo como agente") han dado lugar en la Historia a las mayores heroicidades, asi como a las mayores atrocidades.

El "Yo como agente" o Espíritu vendria marcado o determinado por las metas a corto, medio y largo plazo, cuyo significado profundo permaneceria inconsciente y probablemente seguirian los designios o prioridades de la pirámide de Maslow y mi definición del "Yo como agente" o Espíritu.

Por otra parte, según mi forma de verlo, al Espíritu o "Yo como agente" no habria forma de percibirlo de ninguna manera, mientras que los transpersonalistas quieren "verlo" (o vivirlo)  en ciertas experiencias que según mi teoria, no dejarian de ser más que manifestaciones del "Yo como experiencia".

El Espíritu es lo que guia nuestros pasos. Los objetivos latentes, proyección inconsciente de uno mismo hacia el futuro.

Ya sabemos a qué aspira el Espíritu. El Espíritu no se conforma con menos que con lo infinito, lo absoluto, el todo. Y esto útimo puede tener un signo positivo o negativo dependiendo del sentido al que se dirigen sus fuerzas.

El Espíritu del Bien y el Espíritu del Mal conviven en el interior de todos nosotros y dependiendo de las circunstancias biológicas, personales y sociológicas podria actualizarse uno u otro.

La creación y la destrucción van de la mano; vida y muerte; amor y  desamor; libertad y soledad; generosidad y codicia...

2 comentarios:

Manuel Adlert dijo...

En todo ésto del espíritu yo, al menos, tenemos muchos prejuicios. De niño recibí una educación católica, en la adolescencia, fui dejando de lado estas creencias, y en la juventud fui marxista. Aprendí a contraponer espíritu-materia, en el sentido de dar prioridad a la materia. Lo que ahora pienso sobre el tema se resume en: mis pensamientos, mis deseos, mis recuerdos, mi personalidad ... todo ...proviene de mis neuronas ..... cuando mis neuronas mueran muere mi espíritu, muere mi alma , incluso pienso que el día de mi muerte ... será el fin del mundo.
Por cierto, Rafael, si te gusta algún cuadro mío para ilustrar tus artículos, puedes cogerlo, para mi será un honor.

Rafael San Andrés dijo...

Gracias, Manuel.

Mi concepto de espíritu es bastante materialista y sólo deja tal vez un resquicio a la transcendencia, pero según la forma en que yo lo defino no tendria tampoco por qué ser asi.

Seria basicamente el deseo de satisfacción infinita de amor poder y libertad.

Dicho asi no hay por qué pensar que eso tenga que transcender, pero no deja de ser inquietante la pregunta de por qué, unos animales como nosotros (por muy racionales que nos pongan) deba de tener semejantes aspiraciones.

La verdad es que me gustan tus cuadros.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...