martes, 30 de marzo de 2010

Qué bonito es todo...



Qué bonito es todo cuando uno se siente enamorado.

Surge lo mejor de uno mismo. Te sientes seguro y duermes mejor.

Se llena la mente de proyectos y se es feliz simplemente soñando...

La soledad encuentra un oasis...

Pero ay, amigos, a ciertas edades todo resulta muy difícil, y la vida, tarde o temprano, te enseña los dientes.

Y de nuevo caes en el abismo y...tienes que partir de cero.

Sé por experiencia, que es verdad aquello de que cuando se cierra una puerta se abre una ventana.

Un nuevo renacer y una nueva ilusión.

Hace poco leí que la vida es injusta pero buena, y que un amor que hay que mantener en secreto, no merece la pena.

¿Cómo? ¿que a qué viene esto? pues para darles las buenas noches

lunes, 29 de marzo de 2010

¿Cuál es la pregunta correcta?


Cuál de estas dos es la pregunta correcta poco antes de morir

¿Que he hecho yo de mi vida?

o

¿Qué ha hecho la vida de mi?


Venga, pónganse un poco en situación, aunque no sea una situación para echar cohetes.

Carlos Ignacio



domingo, 28 de marzo de 2010

Estar vivo...


Estar vivo dentro de 5000 millones de años. En vísperas de la gran explosión del sol que pondrá fin a la existencia de la tierra.

Para entonces se tiene que tener información de los destinos de nuestra Humanidad. Se sabrá hasta donde pudimos llegar. Se pondrá completar una Historia que jamás hemos podido ni intuir.

¿Se imaginan Ustedes? ¡dentro de 5000 millones de años! y pensar que en un suspiro, o sea, en unos 10.000 años, hemos pasado de las cavernas a Internet...pasando por un paseo por la Luna...empleo de la energía atómica...

Es inimaginable, por eso me gustaría vivir en ese tiempo, tiempo en el que se habrán desentrañado todos los misterios que siempre nos dejaron perplejos y boquiabiertos.

Se sabrá hasta que punto fuimos estúpidos o inteligentes.

Buenos días.

Carlos Ignacio



sábado, 27 de marzo de 2010

Navegamos...


Navegamos sobre un mundo inconsciente, un mar de poderosas corrientes, donde lo consciente es, en gran medida, solo una barca a la deriva.

A veces no sabemos por qué tomamos ciertas decisiones, y nos pueden parecer ajenas a toda lógica personal o que obedecen al azar. Sin embargo muchas de esas decisiones provienen del mundo inconsciente, que tiene su propia lógica.

Yo no sé que es lo que va a ser de mi, pero sé que estará completamente determinado, así que no tengo que sentirme ni orgulloso ni avergonzado de mi mismo.

Si meto la pata, lo pagaré, y si acierto, disfrutaré de las consecuencias, eso es todo.
 


miércoles, 24 de marzo de 2010

Hola a todos


Estoy tratando de imaginar alguna cosa que pudiera dar lugar a algún pequeño debate y no se me acaba de ocurrir nada.

Tendría que ser algo común a todos, algo que todos pudieran mirar desde perspectivas diferentes, pero todos de acuerdo en que aquello de lo que se habla existe.

Y no acabo de darme cuenta de qué podría ser.

Ahora mismo me está viniendo a la cabeza aquella historia india en la que se cuenta que siete sabios ciegos fueron reunidos para que entraran en una habitación y explicasen qué es lo que allí había.

Lo que colocaron en la habitación fue un elefante, de manera que mientras que un sabio venia a decir que el elefante era una cosa alargada, como una serpiente, porque sencillamente estaba palpando la trompa, otro definía el elefante como una espada al tocar solo un colmillo y el otro lo definía como una columna al rastrear una pata, etc (no me acuerdo que es lo que describían los demás).

Total, que no sé a qué viene todo esto, porque no he acabado de aclararme sobre qué podríamos discutir.

Solo una pregunta ¿existiría el mundo si no quedara ni un solo ser humano sobre la tierra? (por supuesto, no vale imaginarse una clase de ojo divino que todo lo ve)

Bueno pues ahí queda todo eso, que no sé aun qué es lo que se podria hacer con todo ello, pero que sirva, al menos, para dar las buenas noches.

Carlos Ignacio




martes, 23 de marzo de 2010

Aquí me tienen...


Aquí me tienen, para lo que quieran mandar. Me gustan los retos y, en este blog, hay que echarle mucha cabeza para comprender. Comprender el origen de la guerra, de la formación de identidades, de lo vital que es sentir una identidad para ser feliz.

No hay cosa más importante que comprender las cosas de la identidad. En el fondo es el origen de todas las guerras y, curiosamente, todas las identidades son lo mismo. Una herramienta para vivir de una manera determinada.

Qué más da lo que seamos o no seamos. En todo caso somos personas con muchas cosas en común, y el problema de la vida es el mismo para todos.

lunes, 22 de marzo de 2010

Maite maite maitia


Cuando aún era yo estudiante, le escuché a Urko, precisamente, en el salón de actos de la misma Universidad en la que yo estudiaba.

Iba cantando sus canciones, una a una, con gran éxito. Una multitud de gente le escuchábamos extasiados.

En un momento determinado, empezó a dar alguna explicación en castellano, sobre una de sus canciones, y alguien le espetó desde el público: "¡Euskaraz!" (¡En vascuence!)

Urko respondió a esa voz: "Euskeraz ere egiten da faszismo" (En vascuence también se hace fascismo), y siguió adelante con su explicación.

Espero que les guste esta canción, la escuché allí mismo.

Carlos Ignacio





domingo, 21 de marzo de 2010

Que canten los niños



Un niño...un niño más viene al mundo. Un trocito de carne que a penas podia respirar...lleva mi sangre y es el siguiente eslabón de una historia interminable de placer y dolor.

Son las cuatro de la tarde de un domingo de septiembre, una emoción desconocida me embarga...

Hoy es un hombre, un hombre trabajador y enamorado, del que yo me siento muy orgulloso.


https://www.youtube.com/watch?v=dWoPBhy3GCw

Estoy convencido...


Estoy convencido de que en el fondo de cada corazón duro y aguerrido hay un niño al que siempre es bueno permitirle que se entregue confiado a la noche, y para eso, nada mejor que una nana.

(Dedicada a mi hija Maite)

Carlos Ignacio





Trastorno de Personalidad



Hay un signo que es patognomónico en los trastornos de personalidad.

La actitud emocional y el comportamiento de piñón fijo. La rigidez.

Todos podemos expresar diferentes emociones y actitudes. Algunas de ellas antipáticas e injustas. La persona normal es capaz de cambiar el rumbo y, a través de la retroalimentación social, puede cambiar y presentar otras facetas más adecuadas de su personalidad para la situación en cuestión.

La persona normal puede equivocarse y lo puede hacer mucho, pero es precisamente esa flexibilidad lo que le da el carácter de normalidad.

La persona con dificultades en esa fina modulación que le sirve para orientarse, para variar el sentido de su comportamiento, es la persona que actúa como con piñón fijo y es la que da una impresión de rigidez. Ahí tenemos el problema.

La cuestión clave no es meter la pata, equivocarse o reaccionar de manera anormal en múltiples ocasiones, sino la capacidad de mantener esa sensibilidad que le sirve a uno para ajustar su comportamiento, de manera más adecuada, sirviéndose de la información social que va recibiendo, para regularlo o modularlo de la manera más conforme a una situación particular.

sábado, 20 de marzo de 2010

El amor

La Historia de la felicidad de nuestra especie


Hasta ahora cuando se ha querido hacer Historia de la Humanidad siempre se ha escrito desde la óptica de aquella minoría que esclavizó a la gran mayoría desde un primer momento.

Se suele hablar de los grandes avances del Neolítico o de los imperios y solo se dice de pasada, y sin demasiado énfasis, que en aquella época solo un grupo muy reducido de personas atemorizaban y esclavizaban a una inmensa mayoría que, desde luego, no era más feliz que los antiguos recolectores.

El dia que se haga una Historia desde la óptica de aquellas masas aterrorizadas y esclavizadas comprenderemos verdaderamente la Historia de nuestra especie.

En la actualidad podemos presenciar un acúmulo de riqueza y avances tecnológicos asombrosos.

Pero ¿es nuestra especie más feliz? ¿más libre?

QUIERO LA HISTORIA DE LA FELICIDAD DE NUESTRA ESPECIE

Carlos Ignacio




viernes, 19 de marzo de 2010

Sálvese quien pueda


Los seres humanos tenemos aún muy arraigada la idea de que no todos somos iguales.

Desde que se inició la explotación del hombre por el hombre, allá por el Neolítico, con el invento de las clases políticas que debían controlar los excedentes, siempre ha habido seres que, a través de la coacción o amenaza, se han creído con más derechos o superiores, por el mero hecho de poder ejercer un poder sobre el pueblo.

Antes de esta época, los líderes eran líderes naturales. Eran aquellos que, por alguna característica especial, les hacían más útiles para la supervivencia del grupo.

Posteriormente, la formación de líderes que ostentaban un poder, no ya por ser más útiles para la supervivencia del grupo, sino porque tenían los medios para amedrentar a sus súbditos, ha pervertido de tal manera las relaciones humanas, que ha hecho imposible, hasta la fecha, el adquirir una conciencia de Especie compartida por todos.

Nos encontramos con la paradoja de que, siendo todos de la misma especie, nos comportamos como si no lo fuéramos.

En este momento parece como si lo vital fuera la demostración de nuestra superioridad ante los demás. Superioridad de las ideas de nuestro grupo en relación a las del grupo oponente, superioridad de nuestra raza con respecto a razas distintas, superioridad de ricos en relación a los pobres, superioridad de los seguidores del Betis ante los seguidores del Sevilla, yo que sé.....aquí parece que lo único importante son aquellos aspectos que tienen que ver con la superioridad y la capacidad de control sobre personas y cosas.

Pues bien, mientras sigamos con esta mentalidad, no habremos avanzado ni un solo ápice de cara a la consecución de una mayor felicidad para nuestra especie.




No se si a Usted le pasa lo mismo que a mi, que quiero llamar la atención en el blog.

A través de todos los medios posibles.

Nick llamativo, mensajes en cuyo contenido intento demostrar lo que sé, exhortaciones a un comportamiento más acertado, indicación sagaz de defectos y errores, redacción en la que se vea que tengo algo de formación o buen gusto, latiguillos repetitivos que impriman carácter, despedidas ocurrentes...

Si hace falta recurrir a alguna provocación, tampoco tengo inconveniente en utilizarla, si con ello alcanzo mi objetivo.

Yo lo hago para ser el que más destaque de todos. No me gusta que alguien sea más leído, tenga más respuestas o se le preste más atención que a mi y, si esto ocurre, me entran unos celos terribles y me dan ganas de criticar o burlar al competidor de la manera que pueda.

Todo ello para ser el más admirado y para que me digan cosas bonitas.

Mi ego se enaltece si constato que alguien expresa interés por mi.

Y si veo que otro es perseguido con cantos románticos o insinuaciones por parte de alguna señorita, me da por dentro como un pampurrio, y me invaden unas ganas tremendas de echar pestes contra el afortunado caballero.

Busco la superioridad, la victoria, derrotar al enemigo...

Esperen, que tengo que ir a releer mi mensaje titulado SALVESE QUIEN PUEDA.

Prometo aprendérmelo de memoria e intentar corregirme.

Yo no predico nada


Yo no predico nada, ni en cabeza ajena ni en cabeza propia. Yo solo expreso lo que creo que seria más conveniente para la Humanidad de la que me siento parte.

No sé si lo que propongo como mejor medida para un mundo mejor es viable o no. Probablemente no lo sea.

Sé perfectamente que la mayor parte de las personas que han sido traumatizadas o maltratadas alojan dentro de su sistema nervioso una huella y a través de ella, la necesidad de dar lo que se recibió. Y es este hecho lo que me hace especialmente pesimista con mis propios planteamientos prácticos, que no precisamente morales.

Ahora bien, sé que hay auténticos héroes, no digo que yo sea uno de ellos, que absorben todo ese sufrimiento, se lo quedan para sí, lo contienen pacientemente y renuncian a través de la reflexión y un esfuerzo personal muy grande, para hacer que no siga la bola.

Carlos Ignacio




jueves, 18 de marzo de 2010

Qué hemos hecho para merecer esto



Parece ser que gran parte de la existencia de nuestra especie se ha orientado de una manera más bien inconsciente, como lo hacen más o menos hoy en día los grandes primates.

Muchas veces me he preguntado sobre el origen de nuestra consciencia, y no es fácil establecer fechas.

Nos vemos tentados siempre a echar mano de mitos, como el mito de la expulsión del Paraíso, para establecer el momento de su nacimiento.

Tal vez la consecuencia del "pecado" fue el nacimiento del tipo de consciencia que tenemos ahora.

Antes de la expulsión, vida feliz inconsciente, con ignorancia de la propia muerte. No había conflictos internos, ya que nos orientaban los instintos. Vivíamos de acuerdo con las leyes de la Naturaleza. ¿En qué consistió el pecado?

Este seria un buen tema de discusión.

Qué hemos hecho para merecer esto. Sentimientos de culpabilidad...vergüenza...inseguridad...

No es lógico vivir tan tensionados, y con tanto miedo, para dos putos días que vamos a vivir

¡A mi que me devuelvan al Paraíso!

Carlos Ignacio




miércoles, 17 de marzo de 2010

¿ Quienes somos ?





¿Quienes somos? ¿quién soy yo? a que es una pregunta que siempre resulta algo misteriosa...

Bueno, pues por una parte somos nuestra identidad, pero no nacemos con ella.

Paralelamente a esto, somos un sujeto padeciente, y este sujeto nos acompaña, antes y después de ser la identidad que tengamos en un momento determinado, y por todos los años que Ustedes quieran.

Somos un sujeto padeciente cuando nacemos, cuando aun no tenemos identidad, y somos el mismo sujeto padeciente, si al final de nuestra vida tenemos la desgracia de sufrir Alzheimer, en la que la identidad se diluye como un azucarillo en un vaso de agua.

Desde mi punto de vista, nos une a todos, más ese sujeto padeciente que nos hace iguales y desnudos ante el universo, que la identidad, que por muy profunda y objetivada que llegue a ser, es más frágil, temporal y de alguna forma efímera, si la comparamos con la eterna experiencia ancestral de ser sujetos padecientes, todos nosotros, desde que dimos nuestros primeros pasos sobre el planeta tierra.

martes, 16 de marzo de 2010

Himnos



Qué emocionantes son a veces los himnos ¡casi todos lo himnos!, sean cuales fueren las causas que cantan.

Cómo se encienden los corazones al compás de los tambores que acompañan a los más queridos.

No obstante, llegará un día en que los himnos se conviertan en algo íntimo, bello e inocuo. Algo familiar, algo que tenga que ver más con el amor que con la guerra.

Escuchen, por ejemplo...

Carlos Ignacio





lunes, 15 de marzo de 2010

Presentación



Buenas tardes, damas y caballeros

Aun no sé para qué sirve esto del blog. Alguien a quien le gustaban mis escritos le pareció buena la idea de recopilarlos aqui, para que no se perdieran, y a mi me pareció perfecto.

No tengo palabras para agradecer este detalle, pero por circunstancias que no vienen al caso, no me podrán seguir ayudando.

La cosa es que ahora estoy yo solo ante el peligro, y no sé qué hacer con esto.

La idea que yo tenia, era la de ir guardando mis ocurrencias.

Tal vez no aspire a más que intentar comunicarme de alguna manera.

A partir de ahora no sé qué es lo que voy a escribir, porque, hasta ahora, lo que se ha insertado aqui, no han sido más que escritos que fueron publicados por mi en distintos foros.

Pues nada, de momento, un abrazo para todos ¡y que Dios reparta suerte!


Carlos

domingo, 14 de marzo de 2010

El Sujeto



Parece ser que esto de la globalización tiene sus peligros. Si se hunde el Imperio, se va con él el resto de la Humanidad.

En fin, que estos temas ya me están saturando un poco.

Ultimamente estoy algo más transcendental y me estoy preguntando el por qué soy yo el sujeto del sufrimiento que le corresponde al cuarto hijo de mis padres.

Todos somos sujetos de un sufrimiento potencial. Ahora podemos estar felices, pero llevamos con nosotros la vulnerabilidad de sufrir un tormento el día de mañana por la causa que fuere.

Quién es éste que está dentro de mi, padeciendo las limitaciones de mi intelecto, de mis defectos, de la falta de fuerzas, de otras deficiencias enojosas, quién es éste que se pregunta por qué estoy aquí, tan expuesto a posibles sufrimientos.

Cómo es posible que la materia se haya organizado para ser consciente de sí misma y sufrir de esta manera.


No...a la consciencia no le duele nada (corrección hecha el 26-2-2016)


Cosa extraña el Universo...

sábado, 13 de marzo de 2010

Qué difícil...


Qué difícil resulta a veces escribir un mensaje.

Para empezar, uno no sabe muy bien quién será el destinatario, y por otra, tampoco quiere quedar mal, ni decir nada que no sea correcto o defendible.

También es verdad que la gente lo ha escrito casi todo, quiero decir, casi todo lo que opina, y parecen secarse las ideas o los materiales de comentario.

Pero para mi esto va más allá de los comentarios políticos o nacionales.

Esto para mi es un medio de expresión y una forma de dejar un testimonio de que uno existe para alguien.

Me gustaría ser un poeta y escribir aquí poemas conmovedores. Me gustaría tener una mente privilegiada y transmitir ideas que pudieran dejar al personal pensando.

Pero solo puedo dejar mi actual aburrimiento y desearles muy buenas noches.

Por cierto...¿no estaremos aún en un momento muy primitivo de la Historia?

Supongo que llegará un dia en el que se mire hacia atrás y se nos mire con pena y angustia a todos los seres humanos que tan expuestos hemos estado a las guerras, el hambre, las atrocidades, las enfermedades...

¿Será posible un mundo mejor al que hemos heredado? o por el contrario...

¿Nos comerá nuestra propia tecnología?

Bueno, y nada más, que Ustedes lo pasen bien.


Carlos Ignacio




viernes, 12 de marzo de 2010

Aquí andamos



Aquí andamos, medio autistas en mitad de un fin de semana lleno de recuerdos. La música me consuela y me trae retazos de la familia a mi memoria.

Es cuando se está solo, cuando se deja libre el sentimiento, cuando fluye el alma sin ningún impedimento, es cuando se está solo que se olvida todo lo demás y el amor desea ocupar de nuevo aquel lugar.

Disfruten de esta joyita que en su dia me descubrió mi hija.

Carlos Ignacio





jueves, 11 de marzo de 2010

El conocimiento...


El conocimiento y saber occidental van dirigidos al dominio del mundo que nos rodea.

Hay otro tipo de saberes, que nos vienen de oriente, y que van más bien dirigidos a alcanzar la paz del ser humano consigo mismo, a través de otras vias diferentes a las que intentan alcanzar la felicidad por medio del logro del control del mundo.

Tal vez el budismo pudiera dar respuesta a esta cuestión. Creo que en el corazón del budismo se halla la ambición de renunciar al deseo. Va dirigido a contrarrestar la codicia y encuentra en la pasividad una sabiduria no entendida en occidente.

Hay otras vias de alcanzar la felicidad distintas al placer del control de nuestro mundo (más o menos inmediato).

Está el camino de la resignación, la pérdida del interés en las cuestiones materiales, la renuncia al poder e incluso del amor apasionado (no sé si no me estaré pasando...)

Bueno, son solo unas pinceladas.

Carlos Ignacio




miércoles, 10 de marzo de 2010

Nuestra especie


No sé qué pasa con nuestra especie, que no acaba de evolucionar o de ser mejor que las otras especies de animales.

Más bien ha llegado a ser peor, por cuanto es más inteligente y tiene en su poder mayores capacidades de hacer daño a los demás; a los de su propia especie, a las ajenas, y al mismo planeta tierra.

Sin embargo han aparecido de forma muy excepcional y episódica auténticos iluminados que han predicado en el desierto. Jesús, Buda y algunos más.

Estos no han tenido ningún éxito. La especie ha seguido siendo igual de destructiva y vengativa. Sigue buscando la felicidad a través de la venganza y el control del Otro.

No acabamos de superar a las demás especies. Solo les superamos en capacidad de control y destrucción.

Cuando alguien hable de "iluminados", por favor, que lo haga refiriéndose a los verdaderamente iluminados. Pobres fracasados y crucificados.

Carlos Ignacio




¿ Libre albedrio ?


Yo estoy convencido de que todo lo que ha ocurrido y vaya a ocurrir en el futuro está completamente determinado. Las decisiones que creemos tomar, ya las ha tomado la naturaleza antes por nosotros y lo único que los queda es la ilusión del libre albedrío.

Ya sé, ya sé, este es un tema muy discutido y siempre hay quien defiende el libre albedrío, pero recientes investigaciones nos apoyan a todos los que creemos que el libre albedrío no es más que una ilusión.

Parece ser que algunos científicos han podido detectar cambios significativos en el cerebro 10 segundos antes de que la persona tome una decisión. Es como si el cerebro la tomara ya antes de hacernos conscientes de ella.

Todo tiene su por qué. Yo por ejemplo ahora mismo estoy solo, vale ¿tengo que culparme a mi mismo por ello? ¿tengo que sentirme mal conmigo mismo?

Que acostumbrados estamos a "por qué no haces eso o aquello", "solo si te lo propusieras..."

Pero en realidad nos encontramos que si vas por un camino; mal. Si vas por el contrario; también mal.

¿No han tenido Ustedes esa sensación de que hagas lo que hagas te has de arrepentir?

Carlos Ignacio




martes, 9 de marzo de 2010

Lo más que podemos hacer...


Lo máximo que podemos hacer es tratar de no sufrir más de lo que nos corresponde.

El amor ayuda mucho y el coraje para luchar contra todo lo que nos aparte de él.

Carlos Ignacio




lunes, 8 de marzo de 2010

Se pueden mejorar las leyes, pero...

Autor imagen: Salvador Dalí


Se pueden mejorar las leyes, se pueden introducir formulas más equitativas, se pueden aumentar los derechos de determinada gente, al menos por escrito, pero en el fondo seguimos siendo los mismos, con todas nuestras deficiencias.

No se puede decir que no se haya avanzado con respecto a los derechos en general, ahí tenéis por ejemplo las mejoras a que dio lugar la revolución francesa, la revolución rusa derrocando a una tiranía.

Sin embargo después de seguir dando vueltas y más vueltas a la rueda, se aprovechan todos los resquicios para que los que están en el poder abusen de los menos afortunados.

Creen los menos afortunados que el mundo será mejor cuando ellos sean los afortunados, pero ya no se puede confiar en eso. Hay algo más profundo que debemos considerar.

Tal vez algunos sabios e iluminados han dado algunas respuestas, pero sin éxito hasta el momento.

Carlos Ignacio



domingo, 7 de marzo de 2010

Cuantos avances...


Cuántos avances tecnológicos, cuántos progresos en organización social y política. Cuantas ciudades y monumentos. Cuánto arte y cultura acumulada a lo largo de los siglos.

Y con todo... seguimos como al principio de los tiempos. La misma codicia, la misma ira y resentimiento, la misma envidia y deseos de poder.

No podemos evitar el dirigirnos al abismo eterno de la guerra. No hemos aprendido nada.

Se abusa como en la antigüedad y nada nos parece más importante que el poder, el éxito y la "victoria".

De nada han servido las enseñanzas de los pocos iluminados que nos han enseñado algún camino.

Seguimos rodeados de egoismo, prepotencia e indiferencia hacia los demás.

No parece el hombre de hoy más compasivo de lo que lo era en la antigüedad.

Los avances tecnológicos nos llevarán a la ruina si no van a ir acompañados de los avances emocionales que nos puedan hacer mejores que antaño.

Carlos Ignacio




sábado, 6 de marzo de 2010


Acabo de ver una película en la que el chico bueno cuenta que decía su madre: "No puede pasar de largo nada que realmente te corresponda".

Usted qué sabe lo que puede surgir mañana. Sí, nos podemos morir antes, incluso ahora mismo, pero mientras estamos vivos nunca se sabe lo que puede ocurrir.

Carlos Ignacio




viernes, 5 de marzo de 2010

No todas las parejas se separan


No todas las parejas se separan, de hecho, en el caso más pesimista, el 50% de ellas no se separa nunca.

Por otra parte, el tema depende de las personalidades de ambos. Si alguno de ellos, o los dos, propenden al desprecio, mal pronóstico, desde luego.

Pero los hay, a los que podemos llamar "maestros del amor". Aquellos que saben mantener la ilusión, que tienden a ser optimistas con sus parejas, que tienen una mirada positiva ante las dificultades y que saben valorar lo que es la pareja, algo que está por encima de los dos, y a lo que están dispuestos a someter su pequeño yo.

Se someten a aquello que les hace felices, o sea, a la unión de ambos.


Carlos Ignacio




jueves, 4 de marzo de 2010

Violencia

Autor imagen: Jeffrey Micheal Harp


Dicen que toda violencia es irracional, y que ésta es necesaria, en ocasiones, para hacer frente a circunstancias irracionales, tales como la defensa propia, la supervivencia y el mismo nacimiento.

Pues bien, yo a eso no tengo nada que objetar. Efectivamente, no sé si se le puede llamar violencia exactamente, pero, desde luego, para nacer se requiere una "lucha" importante por parte del niño para venir a este mundo (aunque a veces se describen nacimientos plácidos con ciertas técnicas, algunas de ellas procedentes de la India).

En cuanto a que si para sobrevivir debemos de matar, si es necesario para ello, seguramente es asi.

Dicho esto, yo no creo que haya habido ninguna guerra en la historia que pueda estar justificada por ese principio.

Otra cosa es que se inicien guerras para reforzar una identidad, bien sea mediante la expansión o la creación de un estado. Y es aquí cuando quiero pensar que esto es evitable, no solo evitable, sino necesario para prevenir un posible desastre mundial.

De hecho ya hay quienes preven o pronostican una guerra de proporciones catastróficas para la Humanidad. Algunos quieren verla en el enfrentamiento entre la identidad islámica y la occidental.

Hay quien dice que después de ese gran desastre, los seres humanos aprenderemos, por primera vez en nuestra historia, que todos somos iguales y pertenecemos a una más importante y profunda identidad, aquella que nos hace a todos humanos.

Bueno, de momento, esto es todo lo que se me ocurre.

Supongo que todo esto requerirá un mayor esfuerzo de reflexión y comprensión de lo que quiero decir, y de la posibilidad de que una nueva conciencia humana, realmente haga ridícula cualquier guerra a causa de la defensa de una identidad particular, para reforzarla con su expansión o con la creación de un estado.

Carlos Ignacio



La conciencia



Cualquier cosa que alivie la conciencia a mi no me parece mal.

Bastante tenemos que sufrir con todo lo que tenemos que pagar por nuestros errores y deficiencias, para que encima tengamos que torturarnos más a nosotros mismos con autorreproches.

Por otra parte, un sano análisis de conciencia, un descubrimiento de nuestra estupidez y demás déficits, conlleva un cierto alivio simultáneo, a pesar de lo descubierto en nosotros mismos.

Si no hay ese componente de placer parejo a la iluminación de nuestras sombras, la "conciencia" me parece insana porque no aporta nada a excepción de un inútil autosufrimiento.

miércoles, 3 de marzo de 2010

Poder



No sé qué tiene el poder que cuando uno llega a él se siente con necesidad de reforzarlo con signos de grandeza.

Por lo visto la tendencia es a ponerse uno una pirámide de nada para demostrar su propia divinidad.

Si nos dan cuerda, lo mismo nos montamos un Taj Mahal para que se vea que somos los putos amos.

Carlos Ignacio




No somos ni mejor ni peor que nadie


En el fondo lo importante está ahí y no lo podemos perder de vista. Todos somos parte del Universo. Todos formamos una Unidad. Solo la presencia de los extraterrestres nos dejarían esa impresión de manera muy viva y emocional, de lo contrario tenemos que hacer verdaderos esfuerzos para darnos cuenta de eso, de que todos somos uno.

No es fácil ponerse en el lugar del otro y ver las cosas desde su perspectiva.

Y con eso no quiero decir que el amor por nuestra tierra no sea bello, pero a veces es tanto que no podemos entender el amor que sienten los demás por la suya, nos cegamos y guerreamos por aspectos de nuestra identidad, que son importantes, pero más allá de la identidad está el espíritu, espíritu idéntico en todo ser humano.

No somos ni mejor ni peor que nadie.






martes, 2 de marzo de 2010

Algunas veces...


Algunas veces caemos presas de oasis engañosos en esta vida.

Muchas veces estamos sedientos, hambrientos, cansados, y de repente aparecen sirenas que nos prometen el oro y el moro.

Pero en realidad no hay ni oro ni moro.

Carlos Ignacio




lunes, 1 de marzo de 2010

Mente y espíritu



Lo que se abre al otro es nuestra mente. El Espíritu, completamente pasivo, es aquella parte de nosotros, testigo de nuestras acciones e interacciones. Es esa parte de nosotros que tiene que aguantar como actuamos e interactuamos, la que no está conforme con nada más que con lo perfecto, con Dios.

Preguntas

Autor imagen: Montserrat Gudiol


Lo importante es que la pregunta sea buena, las mejores preguntas te llevan ya al conocimiento de la respuesta, pero si hacemos una mala pregunta, la confusión aumenta con el tiempo y se sigue haciendo la misma pregunta for ever and ever.

Vamos a ver si me explico. Hay preguntas en las que se ha demostrado que para que uno las responda con cierta seguridad, debe contar con todo un tinglado ideológico detrás y un montón de gente apoyando dicha opinión. Por ejemplo veanse las relativas al aborto, la eutanasia, divorcio etc y es que son preguntas que exigen una generalización que se da de tortas con una realidad variopinta y con muchos matices y condicionantes. Dándose el caso como se da en la realidad que a veces se debería estar en contra y otras a favor.

O sea que al final nos encontramos en la realidad que en ciertos casos tiene uno razón y en otras el contrario.

La pregunta de...pene grande es importante o no, viene a ser ese tipo de preguntas malas que piden una generalización.

Lo que nos pone cachondos a las personas son muchas cosas y cada uno tiene sus predilecciones y caprichos, a parte de lo que las modas puedan dictar.

De manera que si, admitimos que una polla larga y gorda forma parte de todos aquellos factores capaces de estimular el deseo y el placer en la mujer. En unas más que en otras.

Sin embargo hay otros factores capaces de conseguir lo mismo y desde luego...seguramente, para la mayoría, no hay mayor afrodisiaco que ...ESTAR ENAMORADO.

Carlos Ignacio



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...